Lisboa, nacida para vivirla y soñarla

Lisboa se merece ese y mucho más. Hay que ir porque es una ciudad que merece ser vivida, pasear por sus calles y plazas y empaparse de la vida, de la nostalgia y de esa sensación de dejá vu que todos sentirán y que a ninguno dejará indiferente.

Sus monumentos, y museos no dejan a nadie indiferente, fijándose a la retina y permaneciendo para siempre en el recuerdo de las cosas bellas que despespiertan sentimientos de añoranza.

Pero también por la vida que se derrama a raudales en el día a día de sus mercados y mercadillos donde la humanidad de sus habitantes le harán sentirse uno más en un clima de cordialidad. Y hay que vivirla para disfrutar de ese patrimonio inmaterial de la humanidad que son los Fados . Escuchando un Fado en Lisboa, en buena compañía, sentirá el verdadero significado de aquella frase de Víctor Hugo donde afirmaba que “la melancolía es la felicidad de estar triste”. Qué mezcla tan única de sentimientos y qué forma tan mágica de expresarlos.

Y, por supuesto, también hay que soñarla y descansar de la intensidad de su vida.  Sentir la vida en sus calles bien merece un reposo.

Donde alojarse en Lisboa

Lisboa tiene una oferta hotelera como corresponde a una capital de su entidad e importancia.

Podrán encontrar un amplio abanico de lugares y consejos para alojarse pues cada viajer@ es diferente.

Encontrarán hoteles de lujo y con un encanto que en pocos lugares hallarán, porque Lisboa tiene un ambiente único. También podrán visitarla con niños, por es ciudad para todos.

Cada viaje y cada motivo es diferente, como distintos son los lugares que mejor se adaptan a ellos. Para acertar siempre recurran al especialista en viajes y alojamientos.

Visiten Expedia Hoteles y dejen que los profesionales se ocupen de la parte menos grata de su sueño. Ustedes a cumplirlos y vivirlos.