Podemos cree que el PP “ha torpedeado la línea de flotación del Hospital de Valdecilla”

Podemos ha llamado hoy la atención sobre “el peligro que supone dejar al Partido Popular la gestión de la sanidad de Cantabria”. En la legislatura en la que gobernaron (2011-2015) privatizaron “nuestro buque insignia, el Hospital de Valdecilla” con un contrato de colaboración público privada que incrementó de forma importante el coste de finalización de la obra. Además hipotecó los presupuestos futuros de la autonomía, ha complicado la gestión del mismo porque la hace bicéfala (consejería y empresa Ferrovial), y está creando un sin número de problemas como se está comprobando y como vienen denunciando diferentes sectores profesionales que trabajan en el Hospital o como lo ocurrido con la obtención del permiso de ocupación.

Podemos afirma que el Partido Popular realizó este contrato “por ideología, no por necesidad”, ya que su propio programa electoral ya lo recogía textualmente: “fomentaremos la colaboración público-privada para la gestión de las infraestructuras y los servicios público”. “El Partido Popular”, afirma Luis del Piñal, “impuso unilateralmente este modelo de gestión público-privada, en el que la empresa siempre gana, al igual que la banca, sabiéndose ahora, gracias a un informe de la UC, que este modelo es, al menos, 102 millones de euros más caro que el modelo de gestión pública tradicional”

Desde Podemos explican que la Consejería es inquilina del Hospital de referencia de Cantabria, a la que el Partido Popular concedió la prebenda de poder incumplir gratuitamente el contrato firmado durante dos años, “incumplimientos que, por supuesto, pagará la ciudadanía cántabra”.

Además, ponen la atención en las múltiples denuncias interpuestas durante estos cuatro años en relación a la gestión que está llevando a cabo Ferrovial: precarización de las condiciones laborales de las personas trabajadoras, irregularidades en las reparaciones de materiales, incumplimientos de protocolos de calidad ambiental y falta de limpieza, “como si la limpieza no fuera un elemento esencial en la gestión de un hospital”.