Alumna denuncia a Cesine ante la Agencia de Protección de Datos por publicar fotografías suyas sin permiso.

Una alumna de Cesine ha presentado una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos por lo que considera una vulneración de su intimidad y un uso no autorizado de su imagen por parte del centro.

Cesine ha publicado imágenes donde aparece la alumna, a pesar de contar con un documento escrito donde expresa su deseo de que su imagen no sea compartida en su página web ni en sus redes sociales.

Según ha explicado Laura, que se encuentra en su último año de carrera,, a lo largo del curso se han publicado imágenes suyas en varias ocasiones, ante lo que ha reclamado y se han eliminado algunas.

Pero esta vez, ha llevado el caso ante Protección de Datos ya que se han subido imágenes a la web y a redes sociales de un viaje de estudios a Nueva York. La joven volvió a reclamar la retirada, pero en esta ocasión la respuesta fue que “no iban a borrarlas”.

Ante esto, la estudiante ejerció su derecho de oposición el pasado 8 de marzo.

Cesine, como denuncia Laura, dijo que “no lo iban a tramitar”. Por ello, se puso en contacto con la Agencia de Protección de Datos, que le confirmaron la obligación de CESINE de eliminarlas. A partir de entonces, las trabas del centro para evitar retirar las imágenes han sido varias.

En primer lugar, solicitaron que la reclamación fuera enviada por email, al no querer aceptarlo en persona. A continuación, y tras un intercambio de correos electrónicos con la dirección del centro y el responsable de las imágenes, el pasado 4 de abril dijo que “se han eliminado todas las imágenes tuyas”, tanto de la web como de redes sociales. Sin embargo, no ha sido así.

Las imágenes siguen estando ahí, aunque con matices. Algunas de ellas se mantienen intactas y otras han vuelto a subirse, aunque ahora con el logo de Cesine en la cara de Laura.

Más allá de la imagen que esto pueda dar de la universidad, la estudiante sigue siendo reconocible, pues el logo no es lo suficientemente grande y “no tapa partes como la barbilla o el pelo”.

Tanto es así que “compañeros míos me han reconocido”, comentando lo ocurrido y logrando una atención que no deseaba. En redes sociales los estudiantes han criticado lo ocurrido.

Un comentario a estas imágenes en Instagram califica de “ridículos” y “manera cutre” la decisión de la universidad privada, “solo por saliros con la nuestra”.

Asimismo, señala que había “fotos para colgar donde no salía esa persona”, como puede apreciarse en su publicación en Facebook.

A esto se suma que durante una charla en el Salón de Actos, con más de 120 asistentes, esas mismas imágenes fueron mostradas durante todo el acto, donde Laura se encontraba en primera fila.

La actitud de CESINE y el hecho de que no haya eliminado completamente las imágenes, como ha solicitado Laura, está provocando a la joven un estado de ansiedad y estrés.

Laura Álvarez lleva un mes luchando para que su imagen no aparezca en las publicaciones de CESINE. Algo muy facil de hacer, como puede verse en la foto que abre este artículo donde la alumna ha sido eliminada totalmente.

Posiblemente CESINE, o algún cargo específico, necesite mas empatía con las reclamaciones de sus alumnos y clases de photoshop.