Cada vez son más las personas que vuelven a usar este tipo de estufas para calentar sus casas. Puede que para muchas personas hablar de chimeneas de leña sea algo que les recuerde al pasado, cuando todavía no existían las calderas de gas o cuando las nuevas tecnologías no podían llegar a todos los rincones, bien por la falta de medios económicos, bien por las dificultades derivadas de los medios físicos. Sin embargo, las estufas y chimeneas de leña tienen una serie de ventajas que han hecho que en los últimos años hayan recuperado parte de su antigua popularidad y se hayan convertido en una opción más a disposición de los clientes, como una forma de calentar nuestro hogar gracias a un combustible mucho más económico y sostenible que el gas natural. Además, si tenemos en cuenta la facilidad, la rapidez y el bajo coste que conlleva su instalación junto con la posibilidad de convertirlas en un elemento decorativo más de nuestros hogares, sin duda alguna nos explicaremos por qué son cada vez más las familias que las eligen para sus casas.

¿Qué tipos de estufas y chimeneas de leña podemos encontrarnos?

En primer lugar, debemos saber que existen distintos tipos de estufas de leña en función del material en el que estén fabricadas y dependiendo del lugar que vayan a ocupar en nuestro hogar. De esta manera, las estufas y chimeneas de leña que no necesitan instalación de obra sino simplemente una conexión a la salida de humos suelen estar fabricadas en acero, en acero con interior refractario o en hierro fundido mientras que las típicas chimeneas de hogar o insert (que incorporan ventiladores para así poder canalizar el aire a otras habitaciones de la casa calentándolas a su vez) sí que necesitan un espacio físico que se deberá hacer por medio de una obra; si bien es cierto que este tipo de chimeneas aumentarán por cuatro la eficiencia calórica del hogar. Además, en general se trata de aparatos ligeros y económicos, con una combustión mucho más limpia y que calientan rápidamente el hogar, manteniendo el calor durante más tiempo, con una vida útil superior al de las calderas de gas y con una eficiencia térmica muy alta.

Por otro lado, en función de la potencia que busquemos, de las dimensiones que necesitemos y de la estética y el diseño que más nos guste, podremos elegir la estufa que mejor se adapte a nosotros dentro de la amplia gama de productos que encontramos. En ese sentido, es importante contar con una buena tienda como El Club del Fuego, donde no solo podamos adquirir las mejores marcas del mercado (como Carbel, Edilkamin, Ecoforest, Hergom, Bronpi, etc.) sino donde podamos tener todas las garantías de los fabricantes tanto de su producto como en lo que respecta al cumplimiento de la normativas de seguridad vigentes. Sin olvidarnos, claro está, de la mejor atención y asesoramiento del cliente a la hora de resolver nuestras dudas o problemas durante todo el proceso de compra, desde la elección del producto hasta su instalación.

Características de las estufas y chimeneas de leña

Siguiendo con este tema, a muchas personas les interesará saber algo más acerca de las características que nos ofrecen este tipo de productos. En primer lugar, cabe mencionar el gran rendimiento que podemos obtener con este tipo de estufas, cercano al 80 %, lo que significará un gran ahorro en calefacción a lo largo del año, lo que sin duda agradecerán los usuarios, especialmente aquellos que saben los gastos que conlleva tener una caldera de gas, tanto por la propia instalación en sí como por el precio de calentar la casa durante el invierno.

En segundo lugar, y como ya hemos mencionado antes, otra de las ventajas que tienen es la sostenibilidad de este tipo de estufas y chimeneas. De hecho, con ellas podremos calentar nuestras casas de una forma mucho más ecológica que con las calderas de gas e incluso los nuevos modelos más modernos han reducido de forma considerable el impacto que este tipo de estufas produce sobre el medio ambiente.

Además de todo eso, si queremos maximizar el rendimiento de nuestras estufas, lo más recomendable es deshollinarlas una vez al año ya que de esta manera el tiro de la estufa estará limpio y así tendremos la garantía de tener un aparato eficiente y que ahorre combustible. O, en otras palabras, un aparato con el que ahorremos dinero.

Uniendo pasado y presente: más allá de calentar nuestro hogar

Finalmente, no podíamos dejar de hablar de una de las características que sin duda valoran más los clientes: la vuelta a los productos tradicionales combinados con el diseño y la estética más moderna que también apuesta por la funcionalidad del aparato. Todo ello sin dejar de lado las innovaciones técnicas para conseguir así la mejor eficiencia energética.