La ruleta es uno de los juegos más afamados en los casinos, además de símbolo de muchos de ellos. Se trata de un juego de azar, por lo que las probabilidades de ganar no dependen de la intervención del jugador. Sin embargo, sí que existen algunas estrategias que te pueden ser de gran utilidad para ganar en las slots.

Sistema Martingala

Este método es probablemente el más extendido, es sencillo y permite al jugador, como mínimo, recuperar su inversión inicial. Consiste en realizar una apuesta pequeña a la combinación que nos permita cubrir casi el 50% de la probabilidad de ganar (excepto el margen de la casa): esto es, apostar a rojo o negro, par o impar o números 1-18/19-36. Si perdemos el giro, doblamos la apuesta. Por ejemplo, apostamos 1€ al negro. Si sale negro, ganamos 2€ y volvemos a apostar 1€ al negro en el siguiente giro. Si perdemos, apostamos 2€ la próxima vez.

De este modo, si mantenemos la apuesta al negro, por estadística acabará saliendo un número negro. Y, si cada vez que perdemos, apostamos el doble de la apuesta anterior, cuando ganemos supliremos todas las pérdidas y obtendremos además 1€ de ganancia neta. El único problema de este método es que perdamos la paciencia si tenemos una mala racha, pero si la mantienes siempre podrás recuperar tu inversión inicial.

Sistema Fibonacci

Este es otro de los métodos más populares que, como en el caso anterior, también se realiza sobre apuestas con alta probabilidad de ganancia (rojo/negro, par/impar, 1-18/19-36). Es un sistema progresivo de apuestas en el que el aumento de las mismas no es muy grande, lo que tiene un lado positivo y otro negativo: si tienes una mala racha te llevará más tiempo compensar tus pérdidas, pero al mismo tiempo las pérdidas serán menores con este sistema.

La estrategia está basada en la secuencia de Fibonacci, en el que cada número es la suma de los dos anteriores: 1 – 1 – 2 – 3 – 5 – 8 – 13 – 21 – 34 – 55 – 89, etc. Comenzamos con una apuesta de 1€ e iremos aumentando la apuesta dependiendo de si ganamos o perdemos. Cada vez que ganamos, retrocedemos dos pasos en la secuencia apostando esa cantidad, excepto si estamos en el primer número, en cuyo caso comenzamos de nuevo la secuencia. Este método, en general, permite jugar con apuestas pequeñas y ganar cantidades moderadas de dinero.

Sistema Paroli

Es el opuesto al método Martingala, ya que consiste en apostar más dinero cuando ganas y en reiniciar la apuesta cuando pierdes. La ventaja que presenta es que no dependes de un gran fondo para hacer tus apuestas, puesto que subes la apuesta con el dinero que has ganado en el giro previo. Para no obtener malos resultados, lo mejor es marcarse un objetivo específico y retirarse cuando consigas una racha positiva. Además, aquí no tienes que apostar siempre a lo mismo, ya que lo importante es conseguir buenas rachas. Con 1€ de apuesta inicial, doblando la apuesta cada vez que ganas, con 4 giros ganadores consecutivos ganarías 15€ netos, y si pierdes la pérdida sería tan solo de 1€ y volverías a empezar.

Sistema Óscar Grind

Esta estrategia toma su nombre de un jugador, llamado Óscar, que seguía un sistema de juego “grind”, como referencia a apuestas pequeñas que proporcionaban ganancias diarias.

Aquí volvemos a apostar a rojo/negro, par/impar, números altos/bajos, y establecemos un presupuesto máximo a invertir. En este caso, no aumentamos la apuesta hasta que no hemos obtenido de forma consecutiva una ganancia y una pérdida, momento en el que la apuesta se incrementa dos unidades.

Por ejemplo, si ganamos habiendo apostado 1€, aumentamos la apuesta a 2€. Si perdemos y después volvemos a tener un giro ganador de 1€, volvemos a apostar 2€. Si después volvemos a ganar, apostamos 4€, pero si perdemos, apostamos 3€. Es decir, el balance debe ser siempre +1.