La Unión Europea se derrumbará como un castillo de naipes si no reaccionamos

Aunque aun el 55% de los españoles cree que es positivo que España pertenezca a la Unión Europea, la inmensa mayoría considera que el camino es equivocado.

Tan solo el 20% cree que las cosas en la UE van “en la buena dirección”.

España lidera la lista de países que opinan que aquello que nos separa como europeos es más fuerte que lo que nos une.

Según ha publicado hoy el Eurobarómetro sólo un 24% de los españoles cree que su voz se escucha en la UE.

Y es que la mayoría de los españoles soñaban en que podríamos crear uno estados Unidos de Europa y el sueño se está viniendo abajo.

Para crear vínculos de unión no basta la economía. No bastan las subvenciones. No basta el mercado.

Muchos españoles echamos en falta una política cultural de intercambio entre nuestros pueblos y regiones.

Para amar algo primero hay que conocerlo. Para la inmensa mayoría de los españoles los pueblos europeos son unos perfectos desconocidos.

Los intereses económicos han primado sobre los sentimientos

La promoción de la idea de Unión Europea se basa en los intereses económicos. Olvidamos los sentimientos. El corazón y la pasión.

Poco conocemos de como sienten los pueblos de la Unión Europea. Las fiestas populares, la grastronomía, el folclore. Todo aquello que son las señas de identidad de los pueblos.

El problema es que la idea de Unión Europa está construyéndose en base a los intereses de las corporaciones económicas. Y estos intereses no interesan a los pueblos.

Para construir unidad se deben intercambiar sentimientos. Hasta la fecha poco o nada se ha hecho.

No existen lazos entre los pueblos y así no se construye nada. Los intereses económicos son variables y por tanto volubles y efímeros.

Construyamos la Europa de los pueblos. Conozcámonos. Conozcamos nuestras costumbres, nuestros platos típicos. Nuestros folclores.

Pasaron los tiempos de construir grandes Estados por intereses estratégicos o comerciales.

Solo el conocimiento mutuo de todos y cada uno de los pueblos podrá incentivar la idea de unión. Hasta que no se establezcan lazos humanos entre los pueblos de Europa solo conseguiremos perder el tiempo.

La Unión Europea camina en sentido equivocado y si pronto no se remedia, la Unión Europea se derrumbará como un castillo de naipes