ARCA considera la ubicación alternativa a vuelta ostrera en la isla de solvay un despropósito carente del rigor que requiere una obra de interés general de este tipo

En un reciente escrito dirigido al Ministerio para la Transición Ecológica, y a requerimiento del mismo, ARCA ha contestado a la “Adenda al estudio de impacto ambiental para la alternativa a la E.D.A.R. de Vuelta Ostrera”. Reproducimos a continuación la valoración y los argumentos en los que se basa la postura de la Asociación:

Con la finalidad de colaborar en la pronta solución de la sustitución de la EDAR existente con sentencia de demolición firme desde el año 2005, ARCA ya presentó con anterioridad a la Confederación Hidrográfica del Cantábrico dos posibles ubicaciones. Estas ubicaciones partían de la premisa fundamental de mínima afección al medio ambiente y a la convivencia vecinal.

Se buscaron localizaciones situadas fuera del ámbito litoral como recomiendan las Directivas europeas, de los cauces naturales, de las zonas inundables, de las tierras fértiles y de los entornos residenciales; preferentemente en zonas muy antropizadas  donde la afección al paisaje natural fuera mínima. Del resultado de la cuidadosa selección efectuada por ARCA, dos fueron las propuestas: una en Hinojedo en terrenos actualmente de usados parcialmente por la empresa AZSA para almacenamiento, y otra en el puerto de Requejada, junto a otros usos industriales.

El documento de Adenda del Ministerio, aunque valora todas las ubicaciones propuestas por ARCA y otros, opta por elegir como menos nociva la situada en la Isla de Solvay, donde propone una solución de EDAR compacta con emisario submarino.

Después de casi 15 años de infructuoso debate, no podemos menos que mostrar nuestra decepción ante el documento técnico que presenta el ministerio, y los endebles argumentos que utiliza para desechar todas las propuestas  y optar por lo que consideramos un despropósito de solución.

La ubicación elegida en la isla de Solay no nos parece idónea y rechazamos de pleno los argumentos que el documento presenta para avalar la elección, por los siguientes motivos:

  • La isla de Solvay está situada en la confluencia fluvial de los ríos Cabo y Saja, un entorno que hubiera sido que gran valor ambiental si no se hubiera utilizado como almacén de material por la empresa SOLVAY. Un material altamente contaminado que los expertos recomiendan no tocar por las graves consecuencias ambientales que pudieran derivarse, ya que la retirada de este material no parece probable por el alto coste que supondría. No obstante, en el documento se recomienda esta ubicación sin evaluar los efectos que se podrían derivar del movimiento de tierras porque no ha hecho un análisis del tipo de rellenos, ni de la capacidad portante de los suelos. Durante la obra, por lo tanto, se podrían provocar graves afecciones ambientales por contaminación de las aguas.
  • El suelo elegido, es inundable con probabilidad baja (500 años) según el Sistema Nacional de Cartografía de Zonas Inundables, que no obstante requeriría de un estudio hidráulico de detalle para determinar con exactitud los límites de la inundabilidad y la altura que podría alcanzar la lámina de agua. Estos estudios deberían incluir los efectos que el cambio climático pudiera ocasionar en las zonas litorales, antes de tomar cualquier decisión al respecto.
  • La isla de Solvay está calificada como Conector litoral dentro de la Infraestructura Verde que constituye el Patrimonio Territorial propuesto en documento inicial de PROT elaborado por el Gobierno de Cantabria. (Plano MT.PT O1). Es un suelo de gran valor patrimonial que merece una recuperación y en absoluto es apto para situar la EDAR. Es importante destacar el valor ecológico de los ríos y sus desembocaduras, así como la necesidad biológica de preservar la calidad del agua de los ríos y del mar. Algo que sólo se recuerda cuando existen vertidos contaminantes con repercusión mediática pero que afecta a los ecosistemas marinos, la pesca, el agua potable e incluso a los bañistas de las playas.
  • Esta ubicación necesitaría realizar un puente sobre el rio Cabo con dos cruces de ría de 250 y 300m que ocasionará efectos ambientales en el cauce y los ecosistemas fluviales.
  • Por lo tanto, ARCA no considera procedente la ubicación elegida por el ministerio, y se remite a la propuesta ya  efectuada por ARCA en el entorno del Puerto de Requejada, que ha sido desechada por motivos ajenos al medio ambiente, al paisaje o a afecciones a los vecinos.

ARCA no propuso parcelas en concreto sino entornos favorables por lo que no es entendible que se excluya por motivos de tamaño, urbanísticos o empresariales ya que se requerirá un estudio en detalle de la zona para buscar la localización definitiva.

Una obra de interés general no requiere modificación del planeamiento, ya que es el planeamiento el que debe adaptarse como ya se ha hecho en otras ocasiones y no caben expectativas urbanísticas para desechar una ubicación.

En cuanto a la existencia del arroyo La Fuente del Valle y su obligada preservación como conector ecológico, nos remitimos a lo anteriormente dicho al no haber especificado la localización concreta.

Por último, cabe sugerir que la propuesta definitiva se realice sin emisario submarino, como se ha hecho en el caso de la depuradora de Suesa, ante la grave contaminación que ya soporta toda la costa en esa zona por los continuos vertidos ilegales de las empresas situadas en la Cuenca del Besaya.