Recordemos hoy la «movilización ciudadana» de poco mas de 100 santanderinos, encabezada por la asociación ecologista ARCA y el Grupo Alceda, formada esta, en su mayoría, por los STV socios del Club de Tenis de Santander, donde se han recogido la mayoría de las firmas.

Junto a ellos estaban habitantes del entorno de las playas de la Magdalena y Los Peligros (casas construidas en primera línea de playa y en reconstrucción, en la actualidad) y algunos vecinos de Santander.

La principal queja, expresada públicamente, era la «pérdida de patrimonio paisajístico», o sea de «sus» privilegiadas vistas a la bahía.

Las escolleras que se construían, para asegurar a todos los santanderinos y visitantes el perfecto estado de las playas, molestaba a los STV (Santanderinos de Toda la Vida).

Estas minimanifestaciones llevaron a la suspensión de la obra, que esperemos pronto se finalicen según el proyecto de estabilización del sistema de playas Magdalena-Peligros previsto para desarrollarse en 9 meses y que beneficiaba a la inmensa mayoría de los usuarios de estas playa santanderinas una vez realizado el informe medioambiental favorable.

Las 146 personas que se concentraron tras la última convocatoria del colectivo que se opone a la construcción de las escolleras y las razones de «patrimonio paisajistico de Santander» define a las claras cual es el problema para esta movilización.

Los STV (Santanderinos de Toda la Vida) no quieren perder las privilegiadas vistas a la bahía que tenian desde sus casas e instalaciones del Club de Tenis de Santander como puede apreciarse en el reportaje fotográfico.

Curiosamente a los STV «conservadores» de esa zona del paisaje de Santander que alegaron definieron como gran patrimonio que la ciudad, poco les importa el patrimonio inmaterial cultural» de la ciudad finalizando el acto con música en inglés, algo muy santanderino en el entorno de los STV.

El Ministerio para la Transición Ecológica, a través de su Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, acordó el pasado 26 de septiembre la suspensión temporal total e indefinida de la obra ‘Estabilización del sistema de playas Magdalena-Peligros’, que prevé la construcción de dos diques, uno ya ejecutado.

Esta suspensión de los trabajos en las playas de La Magdalena y Los Peligros prolonga la ya decretada durante los meses de verano para evitar posibles molestias a los usuarios de estos arenales y que finalizaba este domingo, 30 de septiembre.

El delegado del Gobierno en Cantabria, Pablo Zuloaga, recordó que esta decisión venía promovida por un acuerdo del Parlamento de Cantabria que instaba al Gobierno regional a solicitar la paralización de las obras y su reversión, devolviendo a los arenales su estado anterior al inicio de los trabajos.

Igualmente, ha asegurado que el jefe de la Demarcación de Costas de Cantabria, José Antonio Osorio, ha comunicado al Ayuntamiento de Santander la decisión adoptada por el Ministerio para la Transición Ecológica.

Zuloaga, tras tener conocimiento de esta decisión, ha asegurado que la Delegación del Gobierno establecerá la necesaria interlocución institucional, para evitar nuevos desencuentros entre administraciones en Cantabria.

El acuerdo de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar se produce, además, tras las peticiones de los vecinos STV y asociaciones que han mostrado su malestar por esta obra, ya que considera oportuno analizar en profundidad las mismas.

 Contratos menores

La obra, ejecutada por la empresa Tragsa por un importe de 2.293.749,93 euros y un plazo de ejecución de siete meses, tenía aparejados tres contratos menores, necesarios para la ejecución de los trabajos, que también quedaron suspendidos de manera temporal.

Estos contratos  menores que también quedan suspendidos son los referidos al ‘Seguimiento arqueológico de las obras de estabilización ’, adjudicado a Pablo Saiz Silió por un importe de 13.216,59 euros; la ‘Vigilancia ambiental de las obras de estabilización del sistema de playas Magdalena-Peligros’, adjudicado a Soningeo por un importe de 16.664 euros; y la ‘Coordinación de seguridad y salud de las obras de estabilización del sistema de playas Magdalena-Peligros’, adjudicado a Serpresan por un importe de 7.623 euros.

Ahora que el Ministerio ha informado de la legalidad de la obra espero que la rabieta de los STV por perder algo de sus privilegiadas vistas en pos del beneficio general de los santanderinos y visitantes, lleve a la racionalidad al Gobierno y el Ayuntamiento finalice la obra proyectada.

Tal y como estan las cosas estos ciudadanos molestos con el PP acabarán votando a VOX en las próximas elecciones ya que apuesto a que el nuevo partido se posiciones al lado de los STV y ARCA… todo por la causa electoral