La @policia detiene a tres personas por homicidio. El delegado del Gobierno destaca que la colaboración ciudadana ha permitido a los agentes identificar al autor de una llamada hecha el día siguiente del crimen y difundida en septiembre

El análisis del pasaporte vocal ha permitido definir el perfil del locutor y ubicar su situación en una posible área geográfica, siendo identificado mediante un análisis comparativo de habla

El móvil del crimen es el robo y el fallecido fue maniatado, amordazado y abandonado al sufrir un asalto en un local donde acudía todas las mañanas a cuidar sus pájaros

El delegado del Gobierno en Cantabria, Pablo Zuloaga, el jefe regional de Operaciones en Cantabria, Miguel Ángel Ramos Vázquez, y el jefe de la UDEV de la Comisaría General de Policía Judicial, Enrique Juárez Martín, han presentado hoy en rueda de prensa el dispositivo policial que ha permitido la detención de tres hombres como presuntos autores del homicidio de un hombre de 81 años en Santander, ocurrido el 4 de febrero de 2017.

Pablo Zuloaga ha destacado “el trabajo sin descanso de los agentes”, de los que ha dicho que “no dejan un caso sin investigar hasta su resolución a pesar del tiempo transcurrido”, tal y como viene a demostrar el arresto de estas personas dos años después del crimen.

También ha destacado que la colaboración ciudadana ha sido una “pieza clave” en la resolución de este caso tras la difusión de la grabación de una llamada telefónica realizada por uno de los autores del homicidio, lo que ha permitido detener a los tres presuntos autores del crimen.

Por ello, el delegado del Gobierno ha felicitado a los agentes de Policía Nacional que han participado en la investigación de este crimen y ha declarado que “gracias a vosotros podemos sentirnos seguros y saber que ninguna acción ilícita queda sin castigo”.

Tras estas palabras, los representantes de Policía Nacional han recordado las circunstancias del crimen, ocurrido en 2017 en Santander, cuando un hombre de 81 años, murió asfixiado tras ser maniatado, amordazado y abandonado al sufrir un asalto en un local de la ciudad.

Después de cometer el crimen, los ahora detenidos se trasladaron  hasta su domicilio donde, presuntamente, sustrajeron joyas y dinero de la caja fuerte.

Más de 300 informaciones ciudadanas

Los agentes especializados en la investigación de muertes violentas, dirigidos por el Juzgado de Instrucción número 4 de Santander, han realizado un intenso trabajo hasta identificar a los presuntos autores.

Entre ellas, destaca la difusión realizada por la Policía Nacional el 26 de septiembre del pasado año, solicitando la colaboración ciudadana para identificar el audio anónimo y facilitando un número de teléfono donde aportar los datos, garantizando en todo momento la confidencialidad y el anonimato.

La Policía recibió como respuesta  más de 300 informaciones ciudadanas que fueron tratadas de forma individualizada y especializada, aportando señas que facilitaron a los agentes el reconocimiento de la voz del autor de la llamada.

Detención de los tres presuntos autores

Tras su identificación, los agentes detuvieron al autor de la llamada el pasado 10 de octubre en Vitoria como presunto autor de un delito de homicidio y otro de robo con violencia e intimidación en el interior de morada habitada.

Se trata de un hombre de 66 años de edad con numerosos antecedentes por delitos contra el patrimonio y robos con violencia. Durante el registro en un trastero propiedad se localizaron prendas de vestir idénticas a las que portaba uno de los autores del homicidio.

Tras la primera detención la Policía Nacional continuó con las gestiones para identificar al resto de implicados y centraron la investigación en el vehículo que los presuntos autores utilizaron para desplazarse al lugar de los hechos.

De este modo, identificaron a un varón de 58 años que utilizaba habitualmente un turismo con unas características coincidentes con las del vehículo sospechoso, procediéndose a su detención el pasado 5 de febrero en su domicilio de Santander.

El tercer implicado, hermano del primer detenido, fue arrestado el pasado día 18 de febrero en Bilbao. En el registro de su domicilio se hallaron una pistola inutilizada y otras dos réplicas de dos armas cortas, munición diversa, un chaleco anticorte y prendas de vestir similares al que vestía uno de los autores de los hechos.

Todos los detenidos fueron puestos a disposición de la correspondiente autoridad judicial, quien decretó su ingreso en prisión a disposición del Juzgado de Instrucción número 4 de Santander.

Crimen en Santander

Los hechos ocurrieron el 4 de febrero de 2017, cuando se localizó el cadáver de un hombre de 81 años que había fallecido en un local donde acudía cada mañana a cuidar unos pájaros.

Los investigadores comprobaron que el móvil de los hechos fue el robo y que el objetivo de los presuntos autores eran el dinero y las joyas que la víctima guardaba en una caja fuerte. El anciano fue maniatado y amordazado, falleciendo por asfixia tras ser abandonado en el local.

Los autores se desplazaron hasta el domicilio de la víctima que se encontraba en las inmediaciones. Allí estaba la pareja sentimental del fallecido a la que también maniataron, consiguiendo sustraer las joyas que se encontraban en el interior de la caja fuerte.

A las 9:02 horas de la mañana del día siguiente, y desde una cabina sita en la calle Paula Montal de Vitoria (Álava), un hombre que no se identificó llamó a la Cruz Roja de Madrid para informar de lo sucedido, alertando que había dos personas de avanzada edad que podían estar heridas e indicando como llegar hasta ellas.

Complejas técnicas de estudio del sonido y del habla

La investigación ha sido muy dificultosa. Para poder identificar plenamente al autor de la llamada, especialistas en acústica forense han puesto en práctica técnicas de especial complejidad relacionadas con el estudio del sonido y del habla.

Los expertos efectuaron estudios del pasaporte vocal del locutor a fin de definir su perfil y ubicar la posible área geográfica de su base de articulación, identificando definitivamente al arrestado tras realizar un análisis comparativo de habla que resultó positivo.