La inevitable guerra civil española. «Esa gentuza política, esos hijos de la gran puta, la pedían a gritos y estaban arrastrando a los españoles a la guerra por medrar, por intereses particulares, cainitas, de una forma irresponsable y vil. Por trincar estaban arrastrando a un país entero a la barbarie, lean por favor los discursos politicos de los periodicos de la época…»

Arturo Perez Reverte ofrece una interesante visión sobre una «inevitable» guerra civil que si no se hubiera producido por el levantamiento de una parte del ejercito, inspirados por la derecha, se hubiera producido por el levantamiento de otra parte del ejercito inspirado por socialistas, anarquistas o comunistas.

La retórica de todos los líderes políticos llamaban a la aniquilación de los rivales. El odio atávico que se asienta entre los españoles se exacervó por todos los movimientos sociales y políticos.