Álvarez: “El PSOE no puede echar la culpa en Sanidad a la herencia recibida porque es la propia”

El portavoz de Cs recuerda en la comisión de Sanidad los numerosos problemas que salpicaron al sector sanitario en la anterior legislatura

“El PSOE no puede echar la culpa en Sanidad a la herencia recibida porque es la propia”. Así lo ha señalado el portavoz parlamentario de Ciudadanos (Cs) Cantabria, Félix Álvarez, en la comisión de Sanidad que se ha celebrado en el Parlamento y en la que ha comparecido el titular de este departamento del Gobierno de Cantabria, Enrique Ruiz. “Tiene por delante un trabajo ingente en una Consejería muy compleja, salpicada por numerosos problemas durante toda la legislatura. Confiamos en que pueda sacarlo adelante por el bien de todos”, ha señalado.

Entre los problemas a los que la Consejería de Sanidad hizo frente en la anterior legislatura, Álvarez ha destacado las huelgas de los médicos, el malestar del personal de enfermería, los procesos judiciales que se saldaron con la dimisión de varios altos cargos de la Consejería y los informes sobre irregularidades en la gestión del SCS que llegaron a la Fiscalía. “Le voy a dar una buena noticia: no se puede hacer peor de lo que se hizo la pasada legislatura”, ha lamentado.

Álvarez ha cuestionado al consejero acerca de los problemas que afectan a la sanidad cántabra, como el control del gasto farmacéutico, la descoordinación de las compras, el aumento de las listas de espera en cirugía, la falta de pediatras o las quejas ante la escasa asistencia sanitaria en las zonas rurales. En este sentido, ha solicitado la realización de una auditoría de los servicios que se ofertan en los centros de salud para conocer “las deficiencias y procurar soluciones”.

Asimismo, ha preguntado sobre la tarjeta única sanitaria y el estado de las pesquisas sobre los presuntos incumplimientos de la empresa adjudicataria del transporte sanitario. Por último, ha indicado que desde Cs “presentamos una enmienda a la totalidad” a la anterior gestión sanitaria pero, ante el trabajo “inconmesurable” que el consejero tiene por delante “le ofrecemos el beneficio de la duda y la confianza” para poder desarrollarlo”.