La estafa política y  el chantaje de Pablo Iglesias. Según el Diccionario Jurídico del Español «Es posible apreciar la existencia del engaño propio de la estafa cuando uno de los contratantes, que no tiene desde el inicio intención de cumplir aquello a lo que se obliga, oculta su propósito a la otra parte, logrando así de ella el cumplimiento de la prestación que le corresponde, incumpliendo la propia y enriqueciéndose en esa medida a su costa»

En un sistema democrático como el español es voto es un contrato entre el votante y la persona elegida, en función de sus propósitos que esboza públicamente antes de las elecciones.

No quiero que se vea en este artículo una focalización del concepto ya que son muchos los estafadores políticos desde hace muchos años. Lista a la que entra por la puerta grande Pablo Iglesias, simplemente otro estafador mas en nuestro sistema de representación.

El tiempo acaba colocando a cada persona en su lugar, independientemente de lo que a lo largo de la vida halla declarado o prometido. Independientemente de las «ideas de salón», por sus obras les conoceréis.

Quiero resaltar las excepcionales dotes de orador e embelesador de serpientes que ostenta Pablo Iglesias. Estas dotes le han convertido en una especie de mesías para las personas excluidas, desencantadas o críticas con nuestro sistema y las clases dirigentes. Pablo Iglesias recoge así el testigo de Felipe Gonzalez que fuera lider socialista destacado tambien por su capacidad dialectica, antes de convertirse en asesor de multinacionales y millonario vividor gracias a su actividad política «en defensa de las clases mas desfavorecidas de la sociedad».

Esta lista la podríamos completar con otros muchos lideres de toas las siglas y colores pero agotariamos el espacio de este artículo.

Las demagógicas palabras que Pablo Iglesias ha utilizado para encumbrarse en lo mas alto de la política española lo dicen todo.

Quizá sea la política la que mejor saque a la luz a los farsantes estafadores de ideas. Una nueva saga de estafadores que no cumplen con lo que dicen y se organizan la vida, a costa de los impuestos de los españoles, en contra de sus postulados «éticos»

La estafa y el chantaje

Ahora la estafa a sus votantes la complementa con el chantaje político al «maldito partido socialista» y pretende obtener prebendas no ganadas en las urnas y fuera de todo lo razonable en vida parlamentaria en contra de todas las opiniones de la izquierda que consideran como un momento histórico la posibilidad de que un gobierno de Pedro Sanchez pudiera iniciar muchas medidas solicitadas por los colectivos sociales.

La compra del lujoso chalé a las afueras de Madrid por parte del Pablo Iglesias, cuyo precio ronda 600.000 euros, ha generado una intensa polémica tanto dentro como fuera de Podemos.

Son muchos los que han criticado la doble vara de medir que aplican los líderes de la formación morada, después de criticar durante años el alto nivel de vida de la denominada «casta», pero también extraña que se puedan permitir semejante inmueble si, en teoría, tan sólo pueden cobrar como máximo 3 salarios mínimos interprofesionales (SMI), una cuantía equivalente a 2.576 euros al mes en 12 pagas (extras incluidas).

¿Le concederian a usted una hipoteca de 540.000?

No en vano, tal y como han reconocido públicamente a través de un comunicado, la pareja ha solicitado una hipoteca de 540.000 euros a 30 años, a tipo variable (1,5% el primer año y 1,25 los siguientes más Euribor), cuya cuota superará los 1.600 euros al mes, de modo que tendrán que pagar algo más de 800 euros al mes cada uno. La entrada de la hipoteca, los gastos de constitución y la reforma de la casa la han sufragado tirando de ahorros, mientras que Montero ha solicitado un préstamo a su padre.

Partiendo de este nivel de ingresos, la compra en sí podría parecer algo arriesgada a primera vista si se tiene en cuenta el volumen del crédito solicitado, el elevado coste de mantenimiento de la casa, que dentro de poco van a tener mellizos o que, si bien nadie duda de que sus cargos están garantizados, su empleo como diputados ha de ser renovado cada cuatro años en las urnas.

«Para Pablo Iglesias es cuestión de supervivencia financiera aferrarse a su cargo para poder seguir pagando esta hipoteca»

Sin embargo, la famosa y tan cacareada cifra de los 3 SMI como sueldo máximo lleva a engaño. En realidad, el gran chalé en la sierra está en perfecta sintonía con el nivel real de ingresos que ostenta la pareja. Por un lado, efectivamente, según marcan los estatutos de Podemos, la retribución neta (descontado el pago de impuestos) que ingresan sus cargos electos es, como máximo, 3 veces el SMI, que en 2018 hace un total de 2.576 euros al mes –siempre en 12 pagas–.

Sin embargo, a esta cuantía se le añade medio SMI adicional por cada hijo (dos en este caso), de modo que tanto Iglesias como Montero pasarán a ingresar otros 858,5 euros extra al mes en cuanto amplíen la familia. Es decir, ganarán unos 3.434 euros al mes cada uno. Lo que supere esta cuantía lo donan al propio partido o a proyectos sociales vinculados a su formación.

Dietas

Pero a ello hay que sumarle, por otro lado, las dietas e indemnizaciones propias de su cargo. Según el reglamente del Congreso, los diputados se embolsan 879,29 euros al mes en caso de que sean electos por la circunscripción de Madrid y 1.842,10 euros los que son de fuera, en concepto de manutención, alojamiento y desplazamientos.

Podemos también establece aquí ciertos límites. En concreto, sus cargos electos tan sólo pueden disponer de un máximo de 850 euros al mes –el resto se dona–, siempre y cuando ese dinero se destine «a cubrir gastos finalistas inherentes al cargo de representación que desempeñen», según las fuentes consultadas del partido morado. Es decir, tienen que justificar esas dietas, hasta un máximo de 850 euros al mes. Los gastos de manutención, alojamiento o desplazamiento incurridos exclusivamente en actos de partido estarán excluidos de esta consideración y no podrán, por tanto, ser financiados por fondos públicos [corren a cuenta el partido], explican desde la formación.

En resumen, pueden disponer hasta un máximo de 850 euros al mes para gastos justificados. Durante el pasado año, Pablo Iglesias dispuso de 550 euros al mes extra en dietas hasta junio de 2017, último dato publicado por el portal de Transparencia de Podemos, mientras que Irene Montero rozó el máximo permitido, con 848 euros al mes. Entre los dos hacen una media de 700 euros adicionales, que, una vez sumados a los 3.434 euros de sueldo, harían un total de 4.134 euros en cuanto se estrenen como padres.

Sueldo de presentador

Y, por último, pero no menos importante, hay que contar los ingresos percibidos al margen de su actividad política. Así, tal y como recordaron en su comunicado sobre el chalé, «Pablo, además del sueldo como diputado una vez hecha la donación correspondiente, presenta Fort Apache y Otra Vuelta de Tuerka y recibe derechos de autor por los libros que ha escrito». ¿Cuánto cobra por estas actividades privadas? Según la declaración actualizada de bienes y rentas que entregó hace escasos días al Congreso, sus ingresos como presentador y escritor ascendieron a 41.211 euros netos en el último ejercicio presentado (otros 3.434 euros al mes).

En definitiva, según los últimos datos disponibles y contando el incremento de sueldo que recibirán por su próxima paternidad, Iglesias ingresaría una media de 7.568 euros al mes en 12 pagas, mientras que Montero recibiría los 4.134 euros citados anteriormente. En total, unos 11.700 euros al mes entre ambos, una cuantía más que suficiente para costear tanto el pago de las cuotas hipotecarias como el mantenimiento de su nuevo y lujoso hogar.

Estos datos públicos los he recogido de https://www.libremercado.com publicación de la derecha que recoge los datos publicados en las páginas de transparencia, tanto en Podemos como en el Congreso.

No todos son iguales

Por último reitero que el caso de Pablo Iglesias, al que hoy dedico este artículo de opinión, no es el único caso pues la casuistica define a la mayoría de la clase política. Y digo la mayoría, no TODA la clase política, pues doy fe de que existen y han existido muchos políticos honestos.

Termino afirmando que la estafa y el chantaje político, no define a la clase política, sino a individuos concretos, que utulizan el noble acto de la acción política en España, para su enriquecimiento personal, como muchos políticos y lideres latinoamericanos a los critican abiertamente.