La crisis económica ha golpeado con fuerza a muchos hogares españoles. Gran cantidad de familias han visto menguados sus ingresos, hasta el punto de tener que acudir a diferentes sistemas de financiación para hacer frente a sus deudas, imprevistos y demás. Unos sistemas que han tenido como principales protagonistas a los créditos rápidos online.

Este tipo de créditos rápidos, en realidad, son préstamos a corto plazo que se solicitan a través de internet de manera rápida y sencilla. Su solicitud y aprobación apenas requiere de unos minutos. Un método de financiación, por tanto, muy sencillo y que en muchos casos ha sustituido a los bancos y otras entidades crediticias.

No en vano, con los créditos rápidos online una gran cantidad de personas ha vuelto a tener acceso a financiación después de no poder ya cumplir con los requisitos que solicitaban los bancos para conceder préstamos. De esta manera, los créditos urgentes se han convertido en la actualidad en la tabla de salvación de muchos usuarios.

Qué son los créditos rápidos online

Lo que precisamente define y caracteriza a este tipo de créditos rápidos online ya lo podemos ver en su propio nombre: créditos que se solicitan y se conceden casi de manera instantánea a través de internet. Un proceso fácil y cómodo que simplifica mucho las gestiones que se llevaban a cabo tradicionalmente en este tipo de operaciones de préstamo.

La mayoría de empresas de este tipo suelen conceder sus préstamos apenas unos minutos después de su solicitud. Una gran diferencia, pues, con el sistema que emplean los bancos y otras compañías, ya que en estos casos pueden pasar varios días e incluso semanas hasta que el cliente recibe la aprobación de solicitud de su préstamo.

Hay que añadir también que el carácter online de este tipo de créditos hace que podamos obtener dinero por internet en cualquier momento (24 horas al día los 365 días del año). Lo único que se necesita es tener conexión a internet y acceder a la web de cualquier empresa de créditos urgentes para solicitar el préstamo.

Cómo solicitar un crédito rápido online

Tal y como venimos comentando, solicitar un crédito rápido online es francamente muy sencillo. Tan solo tenemos que escoger la entidad que deseemos y rellenar la solicitud. La elección de la entidad dependerá de los servicios y las ofertas que nos brindan. Y en este campo hay múltiples posibilidades.

Hay entidades que nos ofrecen la posibilidad de pedir diferentes cuantías de préstamo, distintos plazos de devolución, intereses, etc. En este sentido, habrá que estudiar cada una de estas variables para decidirnos por la que más se ajuste a nuestras necesidades.

Una vez tengamos claro con qué compañía solicitaremos nuestro crédito rápido online, accedemos a su web y nos registramos para rellenar el formulario de solicitud. En él nos pedirán nuestros datos personales, la cantidad de dinero que deseamos pedir y el plazo de devolución al que haremos frente (generalmente de un mes).

A partir de aquí, la entidad estudia nuestra solicitud y en unos minutos nos ofrecerá el resultado. En caso de aprobación (suele suceder en la mayoría de los casos), se enviará de manera rápida el dinero a nuestra cuenta para que podamos hacer uso de él de forma instantánea.

Préstamos con ASNEF

En este sentido, hay que resaltar que muchas de estas compañías de créditos online ofrecen la posibilidad de solicitar préstamos con ASNEF. Estas siglas se refieren a la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito, lo que en resumidas cuentas viene a ser un fichero de morosos en el que se inscriben a personas y empresas que presentan deudas.

Las entidades bancarias no conceden préstamos a los usuarios que se hallan en la lista ASNEF. Sin embargo, buena parte de las empresas de créditos rápidos sí brindan este servicio.

El auge de los créditos rápidos online

Los créditos rápidos online están sustituyendo en los últimos años a otros métodos tradicionales de financiación. Sobre todo porque no requieren de ningún tipo de papeleo y las cantidades que se prestan no son elevadas, algo que resulta ideal para aquellas personas que requieren de pequeños importes para ciertos imprevistos.

Es por esto que desde hace un tiempo estamos asistiendo a un verdadero auge de los créditos rápidos. La posibilidad de conseguir dinero sin salir de casa es un gran reclamo. Aunque en este punto siempre hay que recalcar que antes de solicitar un préstamo de este tipo debemos comprobar si tenemos la suficiente solvencia para afrontar su devolución en el plazo acordado.

De ser así, este tipo de créditos se convierte en una gran alternativa y una fórmula más que interesante para muchas familias. Una solución puntual a la que podemos acudir para disponer de liquidez y hacer frente a los gastos e imprevistos que hayan podido surgir.