Infiltrado en Miami: Una perdida de tiempo…

¡Cuidado incautos! que, como yo, vayan a ver esta película sin tener apenas información de ella.

Pues sí, caí como el ratón más idiota en la trampa más obvia posible, y ¿lo peor? arrastré a mi familia conmigo.. en estos días de confinamiento…..todavía no he podido mirarles a la cara, no creo que puedan perdonármelo en esta vida.

Omar Sy alcanzo su máxima popularidad en la excelente Intocable, pero a partir de allí solo realizo obras menores y de escaso interés (quizás solo se podría rescatar a Samba).  Lógicamente este film no es la excepción, continuando un camino cuyo maestro seria Nicolas Cage.

Pareciera que el director puso en una licuadora los guiones de Para o mi mamá dispara (que ni Stallone se debe acordar que la filmó) y Un detective suelto en Hollywood (con el gran Eddie Murphy) saliendo este producto híbrido que no deja sabor a nada.

Aquí encarna a un policía que por la muerte de un amigo decide investigar a unos traficantes de heroína, trasladándose junto a su madre a Miami. Junto a otro policía (un aburrido Luis Guzmán) intentarán desbaratar la operación.

El film incurre en muchos errores. No solo se basa en películas anteriores sino que tampoco la sacan a flote sus actores. Omar Sy piensa que riéndose todo el tiempo o diciendo frases remanidas va a causar comicidad al espectador consiguiendo en realidad lo opuesto.

La primera escena, de vergüenza ajena, ya me aseguró que había tomado la peor decisión de mi vida tras mi decisión de invertir en acciones recomendado por el director de mi entidad bancaria.

Apostaría mi brazo derecho a que los diálogos eran improvisados la mayor parte del tiempo, improvisados sin ganas.

Ver al bueno de Omar correr tras un delincuente gritando cosas como «¡para, me vas a hacer resbalar!» ya me dio sudores fríos. Vamos a ver, me sentía responsable del entretenimiento de mi familia! Y fracasé.

Al minuto 5 había intercambiado 10 miradas de «pero qué mierda es esta» con mi padre….ya se me había acercado a preguntarme si esto seguiría así, mi madre miraba la película tapándose la boca como si presenciase un asesinato infantil. Yo solo pude susurrarles un quebrado «lo siento». Eso en el minuto 5.

Iba a continuar con la crítica pero sé que nada de lo que escriba va a reflejar lo asquerosamente pésima que es esta película. Diría que es culpa del humor francés, puede que no esté hecha para nosotros… pero entonces, ¿para quien está hecha?

Ni los adolescentes, ni los adultos, ni los ancianos van a reírse con esto… ¿Por qué existe?

Creo que no puedo continuar, yo… lo siento. Si alguien lee esto, que le diga a mi familia que no fue mi intención, que les diga que les aprecio….quizá haber apostado sobre seguro con John Wick no era tan mala idea (quizá sacarse los ojos con cuchillos de mantequilla no era tan mala idea)… Diganles que les quiero.

Patxi Álvarez