La Policía Nacional detiene a dos individuos que hurtaban tarjetas de crédito en establecimientos comerciales y vaciaban las cuentas

Los detenidos, memorizaban el número pin de la tarjeta de la víctima, observándola cuando ésta pagaba la compra, después le sustraían la tarjeta y hacían uso de ella para retirar todo el efectivo posible

La Brigada de Policía Judicial estableció un dispositivo de vigilancia exhaustiva en los centros comerciales, contando con la colaboración de los Vigilantes del Servicio de Seguridad de los mismos

Agentes de la Policía Nacional han detenido el pasado día 6 de noviembre a dos varones, L.K., de 32 años y , R.E. de 35 años de edad, ambos originarios de países del este de Europa, como presuntos autores de los delitos de hurto y estafa.

El día 2 de noviembre, un ciudadano de Santander se acercaba a  la Jefatura Superior de Policía Nacional, para denunciar que le habían sustraído su cartera cuando realizaba la compra en un supermercado del barrio del Alisal, tras lo cual pudo comprobar que habían utilizado su tarjeta en dos ocasiones, extrayendo un total de 800€.

El día 4 de noviembre, otro ciudadano denunciaba un hecho similar, al descuido en un aparcamiento de un establecimiento comercial de la misma zona, le habían sustraído la tarjeta y realizado dos extracciones por un total de 600€.

La técnica utilizada por los delincuentes se basaba en observar a su víctima cuando marca el número pin de su tarjeta durante el pago de sus compras, y memorizar su número, para más tarde en un descuido, hurtarle la tarjeta y realizar extracciones hasta dejar vacía la cuenta corriente. Entre los métodos utilizados para distraer a la víctima se encontraba “el método del pinchazo”, en el cual los delincuentes deshinchan las ruedas del vehículo de las víctimas, para luego alertarles sobre ello, y aprovechar el momento de confusión para sustraerle las pertenencias.

Las investigaciones policiales, de la Brigada Provincial de Policía Judicial de

Santander, con la colaboración de los vigilantes de seguridad de los establecimientos, culminaron cuando en la tarde del día 6 de noviembre, los agentes de policía nacional fueron alertados, por el Servicio de Seguridad de un centro comercial, de la presencia, en el parking del comercio, de dos individuos en actitud sospechosa.

Las dotaciones policiales, una vez en el lugar, localizaron a los sospechosos. Gracias al estado avanzado de la investigación, fueron capaces de reconocerlos como los autores de los delitos sucedidos. Al identificarse como  policías, uno de los hombres emprendió la huida siendo alcanzado unos metros más adelante por dos de los agentes, quienes procedieron a su detención como presunto autor de los delitos de hurto y estafa.

Mientras que el segundo individuo, se escondió en un comercio cercano y fue perseguido y detenido por los otros dos policías actuantes.

Entre los efectos que se les intervino, había una tarjeta bancaria a nombre de una tercera persona, los agentes localizaron a su legítimo dueño, éste no tenía conocimiento de que se la habían sustraído. Instado por la policía, comprobó sus movimientos, pudiendo percatarse de que le habían extraído la cantidad de 1.200 euros, en dos operaciones.

En la operación desarrollada por la Policía Nacional se recuperaron 2255 €.

Los detenidos, de los cuales L.K. tenía antecedentes por delitos de la misma naturaleza, fueron puestos a disposición judicial, decretando el juez su ingreso en prisión.

Desde Policía Nacional se recuerda la conveniencia de adoptar una actitud de máxima vigilancia a la hora de utilizar las cartillas o tarjetas bancarias, entre los consejos para evitar ser víctimas de delitos, estarían:

– No dejar que extraños tengan acceso visual a la combinación de números que forman el pin de seguridad de nuestras tarjetas.

– No guardar apuntadas las claves de las tarjetas juntas a éstas.

– Configurar la tarjeta con un límite diario de extracción bajo.

– Comprobar, con periodicidad, los movimientos realizados en nuestras cuentas bancarias.

– En grandes aglomeraciones de gente, tener las pertenencias controladas en todo momento.

–  En la vía pública, sobre todo cuando nos aproximemos a nuestro vehículo, ser cautos si se nos acercan extraños con alguna excusa, evitar el contacto físico y controlar nuestras pertenencias.

–  Si nos han hurtado o robado la documentación, lo primero a realizar será contactar con nuestra entidad bancaria para anular las tarjetas sustraídas.