Señor presidente, señorías, quisiera que las primeras palabras que voy a pronunciar desde esta tribuna, mi primera reflexión, sea un homenaje a la figura humana y política de Rafael de la Sierra, un hombre que tuvo la difícil y extraordinaria virtud de concitar la unanimidad de todos los que le conocieron en el trabajo que desarrolló, desde su ideología, por los intereses de Cantabria. Reitero mis condolencias sentidas y sinceras a su familia, a sus amigos y a los compañeros del PRC. Descanse en Paz.

Pero vayamos al tajo. Señor Revilla, vamos a votar que no a su investidura por numerosos motivos.

Voy a explicarle estas razones partiendo de lo general a lo particular, de lo nacional a lo autonómico, de lo que nos trasciende, aunque nos influye y nos afecta de manera directa, a lo que es competencia exclusiva de Cantabria.

Mire señor Revilla, usted ha llegado a un pacto con el PSOE en Madrid en el que se compromete, a cambio de ciertas condiciones y exigencias, sobre todo en infraestructuras que luego analizaremos, a votar a favor de la investidura del señor Sánchez.

Y su diputado, el señor Mazón, el único diputado del PRC, no el único diputado cántabro -que parece que nunca ha habido diputados cántabros en el Congreso-, no va a ser ni decisivo ni influyente ni necesario para que el señor Sánchez sea investido presidente de España, no va a ser ni influyente ni necesario ni decisivo para algo tan importante, tan fundamental, no sólo para Cantabria, sino para todo el país, como son los presupuestos generales del Estado.

Tengo que recordar que los últimos presupuestos generales presentados por el señor Sánchez hubiesen supuesto, de haber sido aprobados, un recorte en las inversiones públicas del 10% para nuestra región.

Desde Ciudadanos llevamos tiempo advirtiendo de que el señor Sánchez ya ha elegido a sus socios, que son los mismos con los que en mayo del año pasado llegó a la Moncloa; y usted señor Revilla -yo no pongo en duda su compromiso con España y con la Constitución del 78- va a formar parte del bloque que va a permitir a Sánchez ser el presidente del Gobierno. Bloque formado por los populistas de Podemos, que si consiguen tener influencia en la economía de este país Dios nos coja confesados y con la mano agarrada a la cartera; bloque en el que se encuentra el PNV, que lleva tiempo pareciendo que es el paradigma de la progresía, cuando es una formación ranciamente conservadora que permite que los etarras cuando salen de la cárcel sean recibidos en los pueblos de Euskadi al ritmo del aurresku y con toda la clase de fanfarrias y celebraciones; bloque en el que, por activa o por pasiva, votando a favor o absteniéndose, se encuentra ERC, que tiene a su líder en la cárcel por dar un golpe de Estado, por querer subvertir el orden constitucional y poner en peligro la unidad de España; bloque en el que va a estar, para dolor de nuestra democracia, aquellos que no han condenado el atentado de Hipercor, del que hace unos días se ha cumplido 32 años, de los herederos de ETA. Insisto, no pongo en duda ni su compromiso con España, ni con la Constitución y le reconozco su posicionamiento, manifestado muchas veces con vehemencia, contra la banda asesina ETA.

Pero esta es la realidad: su diputado no va a ser ni decisivo ni necesario, ni en la investidura ni en los presupuestos, y el PRC va a formar parte de este bloque, junto a populistas, nacionalistas e independentistas, cuya razón de ser es romper España, y que van a investir al señor Sánchez como presidente de nuestro país.

Y usted, con todo el derecho, faltaría más, ha vinculado unos compromisos para Cantabria con la investidura de un señor que ya ha demostrado quienes son sus socios preferentes. Y esto no es una opinión, ni siquiera un juicio de valor, son hechos contrastados. Se vio en la moción de censura, en los nueve meses de gobierno socialista, en la llamada a Bildu para pedirles su apoyo para aprobar el Real Decreto Ley sobre alquileres, en la entrega de Navarra al PNV con el indiscutible apoyo de EH Bildu, con el pacto en Baleares del Partido Socialista con los independentistas, se ha visto en el pacto de gobierno que ha consumado el PSOE en Valencia con los independentistas.

Creo que no sorprendo a nadie si digo, desde una posición centrista y liberal, que un gobierno del señor Sánchez con la influencia en la economía de los populistas de Podemos, es muy malo y grave para España. Mire señor Revilla, no es posible que España vaya mal y Cantabria vaya bien. Sencillamente es imposible. Y nosotros creemos, estamos convencidos, de que un gobierno presidido por el señor Sánchez, un gobierno Frankenstein, que ya se está fraguando, va a ser nefasto para España y por extensión para Cantabria.

Y de estas razones surge nuestro primer no.

Y ahora vayamos con los compromisos eternos del Gobierno Central con Cantabria en infraestructuras. Venimos oyendo estos compromisos desde principio de siglo. Se repiten como una letanía. Son 16 años, señor Revilla, 16 años en los que ha habido gobiernos centrales del PSOE, débiles y fuertes; gobiernos del PP, con mayoría absoluta y en minoría, y ahora otra vez un gobierno del PSOE extremadamente débil, con sólo 123 escaños. Y de esos 16 años, el PRC y el PSC hangobernado en Cantabria, 12 años.

Vino usted de Madrid hace ya algún tiempo, con lo que ya se conoce como el papeluco, con unos compromisos que fueron agua de borrajas, que no se cumplieron. En 2010 incluso amenazó, después de la paralización de las obras del tren Santander-Madrid, con romper el bipartito con el Partido Socialista si no se ponían en marcha de forma inmediata. Incluso recuerdo a la entonces vicepresidenta, la señora Gorostiaga, disculpando esa paralización por los problemas económicos que estábamos atravesando en España, pero que no se iría más allá de 6 meses en recuperar el proyecto. Han pasado 9 años.

Y ahora nos trae otro “papeluco”, firmado por el señor Ábalos, sin ninguna validez jurídica, que no pasa de ser otra nueva declaración de intereses. Supongo que entenderá nuestra incredulidad. Porque son eso, papelucos. Y nos pide usted, después de 16 años otro acto de fe. Mire, desde la llegada del ministro Ábalos a Fomento lo que se ha producido es una paralización del tren entre Palencia y Reinosa. Hemos perdido otro año que Cantabria no puede permitirse. Lo que han hecho ustedes con la firma de ese pacto en Madrid, me recuerda, haciendo un símil futbolístico, las primas a terceros, que no es otra cosa que pagar a los futbolistas por hacer lo que tienen que hacer, que es ganar. Lo que tienen que hacer el gobierno de España, me da igual quién gobierne, es cumplir con los compromisos que tienen con nuestra región. Lo otro, lo haga quien lo haga, que en Madrid lo han hecho gobiernos socialistas y del Partido Popular, es una falta de respeto a nuestra región.

Supongo que entenderá nuestra decepción en la exclusión de Cantabria del Corredor del Atlántico. Exclusión que nace del gobierno del señor Zapatero y que mantiene el señor Rajoy. Y este asunto es tremendamente grave. Esta es una de las grandes oportunidades perdidas para nuestra región. Porque Castilla y León, Asturias y Galicia, que también fueron excluidas de este corredor, del programa “Conecta Europa”, financiado por la Unión Europea tuvieron la osadía de hacer frente común para conectar sus puertos con el Corredor del Atlántico, y lo consiguieron: Vigo, Coruña, Avilés, Gijón, Bilbao van a estar enganchados a Europa

¿Dónde estábamos nosotros, señor Revilla?

Me dirá usted que el trazado que proponían estas comunidades autónomas no era el ideal para nosotros. Quizás, pero sí que nos podíamos haber sumado a esa plataforma para incluir el Santander-Bilbao. Y no se hizo. Fueron ustedes la Orquesta del Titanic, siguieron tocando el violín, mientras nuestras esperanzas de incluir el trazado ferroviario hasta Bilbao se hundían en las gélidas aguas de la ineficacia y la incompetencia.

Y esto es muy serio. Hablamos de futuro. Hablamos de la posibilidad de que nuestras empresas puedan seguir creciendo. De que haya nuevas empresas que se instalen en Cantabria o de que se vayan a Euskadi, o a Asturias, o a Castilla y León donde sí van a tener esa conexión con Europa.

El día 11 de abril se publicó en la prensa regional que el director general de Transporte, en definitiva, el gobierno regional, es decir, su gobierno, estaba reclamando en Bruselas la inclusión de Cantabria en el Corredor del Atlántico, concretamente el trazado, tanto de pasajeros como de mercancías, entre Santander y Bilbao en los nuevos proyectos que se aprobarán en 2023 en la Red Transeuropea de Transporte, pero hay que decirlo todo, porque si no estamos engañando a los ciudadanos.

Estos proyectos que se aprueben en 2023 no se van a empezar a financiar hasta 2028 y a los cántabros hay que decirles la verdad, aunque no nos guste la realidad, y dejo en este diario de sesiones mi predicción: no veremos el tren Santander-Bilbao hasta como mínimo 2033, y ojalá me tenga que comer estas palabras, como dijo Churchill, siempre son una dieta equilibrada.

¿Y qué aparece en el acuerdo firmado con el señor Ábalos en Madrid? Más de lo mismo, pero más tarde, un año y medio más tarde; casi las mismas obras, casi los mismos proyectos, porque han desaparecido algunos plazos como la variante Sierrapando-Barreda, o el acceso directo al puerto cuyas obras tenían que haber empezado y no aparecen.

Y en cuanto al Santander-Bilbao no aparece nada relevante. Se incluye un estudio informativo. Nada más. Todo a la espera de que este tramo se incluya en la Red Transeuropa de Transporte, porque si no, no se va a ejecutar.

Por estos motivos, en cuanto a las infraestructuras, reitero nuestro voto negativo a su investidura.

Pasemos ahora a los asuntos de los dineros, a la economía.

Mire, es indiscutible que la economía de Cantabria ha mejorado. Lo que faltaba. Ante un panorama estos años anteriores de recuperación nacional, también nosotros mejoramos. Y por este motivo hay datos estadísticos que son buenos. Faltaría más, pero hay otros datos que son muy preocupantes. En un escenario de desaceleración económica, con muchísimas incógnitas, como usted dijo en su intervención de ayer (la inestabilidad política nacional, el Brexit, el petróleo, la presumible subida de intereses del BCE, la guerra comercial entre EEUU y China, etc.) hay datos que señalan la debilidad de la economía de Cantabria. Es la herencia recibida de ustedes mismos.

Y no me vale que cuando los datos son buenos se apunten el tanto, y que cuando son malos, la culpa sea del entorno, del ecosistema, de alguien que pasaba por aquí.

Hay cuatro comunidades autónomas en España, tan sólo cuatro, que todavía no han alcanzado los niveles de PIB anteriores a la crisis, donde se produjo una caída media en todo el país del 10% de este PIB. Tan sólo cuatro: Asturias, La Rioja, Valencia y Cantabria.

Cantabria en la pasada legislatura, con la consejería de Economía en manos del PSOE, igual que en esta legislatura que hemos comenzado, aumentó su deuda pública, a fecha de 31 de diciembre de 2018, en más de 740 millones de euros, a lo que habría que sumar el aumento que se haya producido en estos 6 meses, que se ha producido, pero no tenemos datos oficiales.

Con la gestión del bipartito PRC-PSOE los cántabros hemos pasado a deber por cabeza 5.500 euros; es decir más de 1.300€ de lo que debíamos hace 4 años.

Las empresas públicas han incrementado su deuda con el ICAF, en tan sólo tres años, de 2015 a 2017, en más de 61 millones de euros.

Tenemos una precariedad y temporalidad laboral por encima del 90% en los nuevos contratos. Son miles de cántabros los que trabajan dos, tres, cuatro meses al año, lo que les impide tener un proyecto de vida decente.

Insisten ustedes en la primera página de su pacto de legislatura en que se ha reducido en 20.000 personas el número de parados, pero esconden la realidad de la naturaleza de esa bajada. En los últimos años la población activa de Cantabria ha descendido en 15.000 personas. Y no me vale, señor Revilla, que excuse usted estos datos diciendo que pasa en toda España. Mire, pasa en algunos lugares con más intensidad que en otros, que el mal de muchos no nos consuele.

Por esta herencia que ustedes han recibido de ustedes mismos, vamos a votar que no a su investidura.

Otro asunto que afecta directamente a la economía y al bolsillo de los cántabros. Los impuestos.

Nosotros creemos que hay margen para bajar los impuestos a la clase media trabajadora, que se puede eliminar de manera definitiva, sobre todo por injusto, el impuesto de sucesiones y donaciones, que a día de hoy está bonificado al 100% para los tramos I y II, entre cónyuges y padres e hijos gracias a la exigencia de Ciudadanos para la aprobación de los actuales presupuestos de Cantabria.

Pero somos conscientes de que para poder bajar los impuestos, es decir, los ingresos, hay que bajar el gasto público, y creemos que hay margen más que suficiente si se abordase la reestructuración del entramado público y fundacional.

Y de esto no sabemos nada. Ni en el pacto que han firmado ni en el discurso de ayer ha hecho usted referencia a los impuestos o a una posible bajada del gasto público sin que esto, evidentemente, afecte a servicios públicos esenciales. Creemos que se derrochan muchos millones en el sector público.

Todo lo contrario. Muchas de las cuestiones que usted ayer planteaba implican, intrínsecamente, aumento del gasto, y en cantidad.

¿Va usted a subir los impuestos? Como le gusta al PSOE.

¿Los va a mantener, los va a bajar?

¿Qué va a ocurrir con el impuesto de sucesiones y donaciones?

¿Hay algún plan para optimizar los recursos que se destinan al entramado público fundacional, sin que esto afecte, repito, a los servicios públicos esenciales (educación, sanidad, dependencia, etc)?

¿Es posible tener una economía saneada cuando los intereses y la amortización de la deuda supone la tercera partida de los presupuestos generales de Cantabria?

Y por cierto, no ha dicho nada de los autónomos. Ni una sola palabra para los más de 40.000 autónomos que son una fuente de riqueza y de creación de empleo fundamentales para nuestra región.

¿Alguna medida concreta para favorecer la dura y difícil tarea de ser autónomo en Cantabria? ¿Va a mantener la tarifa plana? ¿La va a aumentar como es nuestro deseo? ¿Qué va a hacer con los autónomos?

Porque estamos seguros de que estas respuestas no nos van a gustar, ya que no responden a nuestro modelo económico, vamos a votar que no a su investidura.

Vamos con la educación: Y una pregunta clara y concisa, ¿qué va a hacer usted, ahora que lleva esta consejería, con el calendario escolar? Un asunto que ha cabreado a los profesores, ha enfadado a los padres y que ha descentrado a los niños.

Y dos consideraciones sobre lo que dijo usted en su intervención de ayer:

Primero, es cierto que somos la primera o la segunda comunidad autónoma que más invierte por alumno, a la par del País Vasco, usted hablaba ayer de 1.200€ por alumno. No confundamos, como diría Machado, valor con precio. Mire, en 2018 Castilla y León invirtió por alumno 831€, casi 400€ menos por alumno.

Datos del informe Pisa: La comunidad autónoma mejor valorada por este informe es Castilla y León, y luego Madrid, y luego Navarra, y todas ellas invierten bastante menos por alumno que Cantabria. No se trata de gastar más, se trata de gastar mejor. De optimizar los recursos, de obtener los mejores resultados, los mejores beneficios para los ciudadanos, con el menor coste para los propios ciudadanos que son los que pagan impuestos y mantienen el propio estado.

Segunda consideración: dijo usted ayer que, sacando pecho, que en Cantabria tenemos la segunda tasa más baja de abandono escolar. Eso lleva ocurriendo décadas, señor Revilla, desde que usted gobernaba con el PP, hasta cuando ha gobernado el PP en solitario y ahora que lleva usted gobernando años con el PSOE.

La educación es un asunto muy serio, y no nos gusta lo que ha ocurrido la pasada legislatura y este es otro motivo por el que vamos a votar no a su investidura.

Sanidad. No me negará usted que en este tema la legislatura ha sido, digamos complicada en el Servicio Cántabro de Salud.

Denuncias, fiscalía, juzgados, dimisión de 4 de sus principales gestores, problemas en atención primaria, precariedad y temporalidad de los profesionales sanitarios, también con el personal de enfermería, y lo que usted nos ha contado ayer sobre la sanidad son vaguedades y obviedades.

Pero le voy a dar la razón en una cosa que dijo ayer sobre la sanidad: tenemos un gran hospital, unos profesionales excelentes, una universidad y entidades públicas, como el IDIVAL, de primer nivel. Hay un ecosistema sanitario y de investigación excepcional para hacer de Cantabria una de las regiones punteras en sanidad, no para saltar de escándalo en escándalo.

Y hablando de escándalos en sanidad, quisiera anunciar que en cuánto esté formado el próximo gabinete, vamos a pedir que se abra una comisión de investigación sobre los presuntos sobornos a 6 nefrólogos de Valdecilla. Espero, señor Revilla, que su grupo parlamentario, con el único objetivo de esclarecer los hechos, apoye esta iniciativa.

Otro motivo para votar que no a su investidura.

En cuanto a la cultura, permítame dos apuntes. El primero es que no basta con decir que somos una de las regiones punteras en prehistoria a nivel mundial. Hay yacimientos, vestigios, cuevas que están dejadas de la mano de Dios; no basta con decir que somos una región con un patrimonio histórico y cultural de primerísimo nivel. Estos patrimonios, el arqueológico y el histórico y cultural, hay que catalogarlos, que no lo tenemos catalogado, hay que protegerlos, hay que cuidarlos, hay que restaurarlos y hay que enseñarlos al mundo.

Y con respecto al anillo cultural de Santander y al que ayer se refirió: Centro Botín, Centro asociado al Reina Sofía y archivo Lafuente, la colección del Banco de Santander, añado yo, la Fundación Enaire, el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Santander… En ninguno de ellos, el gobierno de Cantabria tuvo incidencia, en ninguno. Algunos de ellos son iniciativas privadas y otros son iniciativas del ayuntamiento de Santander. Sólo hay un proyecto en Santander que depende del Gobierno de Cantabria, el MUPAC, y años y años después, el MUPAC sigue siendo un solar.

Y no vamos a hablar de la participación que tuvo el anterior consejero de Cultura en el Reina Sofía y Archivo Lafuente porque fue lamentable.

Por estos motivos culturales votaremos que no a su investidura.

Por cierto, señor Zuloaga, será Ciudadanos el que lleve la política cultural en el ayuntamiento de Santander, le tiendo la mano para que haya una colaboración sincera y leal entre la concejalía de Cultura del ayuntamiento y la consejería de Cultura del Gobierno de Cantabria para sacar adelante proyectos culturales que mejoren la ciudad y por extensión Cantabria.

¿Y en dependencia? Hay más de 800 personas esperando una plaza.

¿Qué medidas pretender tomar este gobierno para corregir este desastre?

Mire este es otro ejemplo de cómo no sacar rendimiento a los recursos. Somos la comunidad autónoma que más dinero invierte por dependiente y, sin embargo, en los informes de los directores de centros de dependencia suspendemos con una nota de 4,2 sobre 10. Aquí vuelve a quedar patente que no la gestión no es asunto de gastar más, sino de gastar mejor.

Hace unos pocos días el Defensor del Pueblo ha afeado al gobierno de Cantabria su política en dependencia. Dice concretamente el Defensor del Pueblo que el 40% de personas en situación de dependencia moderada llevan más de tres años sin que se les conceda la atención que les ha sido reconocida por el propio Gobierno de Cantabriapor falta de crédito presupuestario. Y es cierto que es una queja generalizada en España, donde las personas que no reciben la atención que les corresponde es del 19%, pero es que en Cantabria es del 40, algo más del doble.

Entenderá usted que no apoyemos su investidura.

¿Y la ganadería? No ha presentado usted medidas concretas para impulsar la ganadería, más allá de decir que va a promover las explotaciones familiares. Como dice mi compañera, Marta García, sin vacas no hay paraíso.

Suponemos que en esta legislatura se negociará la PAC en Europa, y nos gustaría que nos asegurase que cuando llegue ese momento el Gobierno de Cantabria va a estar donde tiene que estar y no pase como con la Red Transeuropea de Transporte. Le escucharemos atentamente.

¿Y las anchoas? Usted es el embajador de las anchoas en toda España, ¿para cuándo la IGP de la anchoa de Santoña?

Y la última pregunta de esta ronda, ¿qué ha pasado con la mina de Reocín? Que no la ha nombrado usted ayer. Me sorprendió que no mencionara de este proyecto.

Creo que empieza usted a sospechar que vamos a votar que no a su investidura, ¿verdad?

Pero también le voy a decir una cosa con absoluta sinceridad. Desde el grupo parlamentario de Ciudadanos vamos a hacer una oposición firme, pero serena; contundente llegado el momento, pero con todo el respeto y la educación; defenderemos nuestras posiciones, pero siempre vamos a poner por delante el interés supremo de nuestra tierra, de Cantabria.

Y en los asuntos de interés general como el PROT, que es importante que saquemos adelante con el mayor consenso, ahí va a estar Ciudadanos; cuando llegué el momento de discutir y defender nuestro modelo de financiación autonómica para Cantabria, que es el mismo que dijo usted ayer, una financiación basada en el coste de los servicios y no en el número de habitantes, ahí va a estar Ciudadanos con el Gobierno de Cantabria.

Muchas gracias.

Álvarez a Revilla:

“La debilidad de la economía de Cantabria es la herencia recibida del bipartito PRC-PSOE, de ustedes mismos”

El portavoz parlamentario de Cs justifica, en la segunda sesión de investidura, los “numerosos motivos” para votar en contra ante los datos “preocupantes” de la deuda pública, la precariedad laboral o el descenso de la población activa

“La debilidad de la economía de Cantabria es la herencia recibida del bipartito PRC-PSOE, de ustedes mismos”, ha sostenido el portavoz parlamentario de Ciudadanos (Cs) Cantabria, Félix Álvarez, en su intervención en la segunda sesión de investidura que se ha celebrado en el Parlamento.

Una cita en la que ha justificado el voto en contra de Cs Cantabria a la investidura del líder del PRC, Miguel Ángel Revilla, en “numerosos motivos” que ha ido desgranando y entre los que se encuentran los datos “muy preocupantes” relacionados con la deuda pública, la precariedad laboral o el descenso, en 15.000 personas, de la población activa de la autonomía.

 

Así, Álvarez ha subrayado que Cantabria aumentó en la pasada legislatura su deuda pública bajo la dirección del PSOE en más de 740 millones de euros, mientras que las empresas públicas incrementaron su deuda con el ICAF “en más de 61 millones de euros de 2015 a 2017”.

 

Además, el portavoz parlamentario de Cs ha puesto en evidencia que el éxito que trata de vender el bipartito PRC-PSOE en relación al descenso del paro en 20.000 personas “esconde la realidad de la naturaleza de esa bajada”, que es que “en los últimos años la población activa de Cantabria ha descendido en 15.000 personas”.

 

Por otro lado, Félix Álvarez ha manifestado su confianza en que “hay margen” para bajar los impuestos a la clase media trabajadora en el caso de que “se abordase la reestructuración del entramado público y fundacional”. “Creemos que se derrochan muchos millones en el sector público”, ha enfatizado.

 

Álvarez, que ha afeado a Revilla que no haya tenido una sola palabra acerca de los 40.000 autónomos “que son una fuente de riqueza y creación de empleo fundamental”, ha llamado la atención acerca de “es imposible” que España “vaya mal” y Cantabria “vaya bien”, motivo por el que ha criticado que Miguel Ángel Revilla haya alcanzado un acuerdo con el PSOE en Madrid en el que “se compromete, a cambio de ciertas exigencias, sobre todo en infraestructuras, a votar a favor de la investidura de Pedro Sánchez”.

 

En este sentido, el portavoz parlamentario de Cs ha recordado a Revilla que Mazón, “el único diputado cántabro del PRC, no el único diputado cántabro que ha habido en el Congreso de los Diputados”, no va a ser “ni decisivo ni influyente” para que Sánchez sea investido, sino que va a pasar a “formar parte del bloque” formado por “los populistas de Podemos”; el PNV, “que permite que los etarras, cuando salen de la cárcel, sean recibidos en los pueblos de Euskadi al ritmo del aurresku”; ERC, “que tiene a su líder en la cárcel por dar un golpe de Estado” y “de los herederos de ETA”.

 

En cuanto a las “condiciones” impuestas por los regionalistas para apoyar a Pedro Sánchez, Félix Álvarez ha hablado de los “compromisos eternos del Gobierno central”, que “se repiten como una letanía”. “Ahora nos trae otro ‘papeluco’ firmado por el señor Ábalos”, ha señalado Álvarez,  “sin ninguna validez jurídica” y que “no pasa de ser otra nueva declaración de intenciones”. “Venimos oyendo estos compromisos desde principio de siglo”, ha indicado, “y nos pide usted, después de 16 años, otro acto de fe”.

 

Álvarez también ha criticado que Cantabria quedara fuera del Corredor del Atlántico en lo que ha sido “una de las grandes oportunidades perdidas para nuestra región”, ya que “no veremos el tren Santander-Bilbao hasta, como mínimo, 2033”.  También en materia de Educación el portavoz parlamentario ha puesto de relieve que el gasto por alumno no se traduce en mejores resultados, ya que Castilla y León, “que invirtió casi 400 euros menos por alumno en 2018”, fue la comunidad autónoma mejor valorada dentro del informe Pisa.

 

En cuanto al área de Sanidad, Félix Álvarez ha reiterado el compromiso de Cs por sacar adelante una comisión de investigación “sobre los presuntos sobornos a seis nefrólogos de Valdecilla” y ha reseñado que Cantabria cuenta con un ecosistema sanitario y de investigación “excepcional” para hacer de la autonomía “una región puntera”, en lugar de “ir saltando de escándalo en escándalo”.

 

“Vamos a hacer una oposición firme, pero serena; contundente llegado el momento”, ha avanzado Álvarez, que también ha mostrado su disposición a “defender nuestras posiciones” teniendo en cuenta “el interés supremo de nuestra tierra”. “En los asuntos de interés general”, como el PROT o el modelo de financiación autonómica, “ahí va a estar Cs con el Gobierno de Cantabria”, ha concluido.