Desarticulado un Grupo Criminal Internacional que traficaba con armas de fuego asentado en Cantabria

En esta operación la Guardia Civil ha detenido a 16 personas e investigado a otras 8, incautando cerca de 200 armas de fuego.

Las armas procedían de Francia y tenían como destino

La Guardia Civil, en una compleja operación, ha logrado desarticular un grupo criminal de ámbito internacional dedicado al tráfico ilegal de armas de fuego, realizando 16 detenciones en España, 15 de ellas en Cantabria y una en Vizcaya, a las cuales hay que sumar dos detenciones más en Francia, llevadas a cabo por la Policía Judicial de Bayona, así como la imputación en calidad de investigados de otras 8 personas. Actualmente, 6 de los detenidos se encuentran en prisión provisional.

Durante la operación “Cíclope”, se han incautado;

  • 121 armas cortas entre pistolas y revólveres.
  • 71 armas largas incluyendo escopetas de uno y dos cañones, rifles, carabinas y de avancarga.
  • 4 de armas de
  • Una máquina de recarga de cartuchería junto con un kg de pólvora negra, un millar de pistones para la elaboración de cartuchos y 282 cartuchos de diferentes calibres.
  • Diversos elementos como una mira telescópica, un silenciador, un arma de electroshock “Taser”, un bolígrafo pistola y diferentes armas
  • 350 € en metálico.

El Grupo de Información de la Guardia Civil de Cantabria inció la operación en septiembre del pasado año, tras averiguar que un hombre residente en Riotuerto (Cantabria) podría estar dedicándose a la venta de armas, adquiridas en Francia, para posteriormente distribuirlas en la Región

En un primer momento, se realizaron comprobaciones en una finca de Riotuerto frecuentada por el mencionado, el cual no era poseedor de ningún tipo de licencia de armas, y se observó que existían numerosos impactos de diferentes tipos de municiones en el arbolado, así como latas agujereadas que habían sido  utilizadas como elementos de puntería.

Armas adquiridas en Francia

La Guardia Civil, constató que este individuo viajaba de forma periódica al sur de Francia junto con otras tres personas. Una vez en el país vecino, se acercaban a lugares frecuentados por comerciantes de armas y antigüedades con el objetivo de adquirir éstas y sus municiones.

Estos hechos fueron confirmados por la policía gala, la cual, en estrecha colaboración con los agentes de la Guardia Civil, llevaron a cabo vigilancias operativas sobre los sospechosos mientras se encontraron en suelo francés.

En sus desplazamientos, el grupo tomaba escrupulosas medidas de seguridad, desplazándose  en dos vehículos y utilizando el primero de ellos como “lanzadera” para informar al segundo de la posible presencia policial, el cual escondía las armas y las municiones.

Distribución de armas en Cantabria

Una vez en Cantabria, la organización se dedicaba a poner a punto las armas adquiridas, para posteriormente en la mayoría de casos venderlas a terceros junto con sus municiones.

La venta de armas se estaba convirtiendo en un negocio enormemente lucrativo para el grupo dado el valor de este tipo de armas en el mercado negro.

Ante los indicios obtenidos, se realizaron a lo largo del mes de julio actual un total de 34 entradas y registros en diferentes domicilios, cabañas, locales comerciales y almacenes, situados en las localidades de Riotuerto, Selaya, Saro, Sobremazas, Beranga, El Astillero, Anaz, San Salvador y Solares

Por su parte, la Policía Nacional francesa, llevó a cabo el registro de dos inmuebles en su país, aprehendiendo en los mismos un total de dos armas cortas y 4 armas largas, todas ellas ilegales.

Con esta operación, la Guardia Civil desmantela una de las más importantes redes dedicadas al tráfico ilegal de armas asentada en España en los últimos años, debido al volumen de armas que se introducían en el país y el número considerable de personas implicadas.

En total, la operación se saldó con 18 detenidos, 15 en Cantabria, uno en la provincia de Vizcaya y otras dos en Francia, por los delitos de tenencia, depósito y tráfico de armas y municiones, tenencia de armas prohibidas y depósito de armas de guerra, así como pertenencia a organización o grupo criminal.

Esta operación se enmarca dentro del Plan Integral para el Control de las Armas de Fuego (PICAF) de la Guardia Civil, que es el Cuerpo que a nivel nacional tiene encomendada en exclusiva la competencia sobre el control de las armas y explosivos. Por dicho motivo el Servicio de Información de la Guardia Civil viene realizando un constante esfuerzo para detectar y neutralizar los nuevos procedimientos y canales de distribución ilegal de armas de fuego que van apareciendo; tal y como evidencia que en los últimos 5 años se hallan explotado más de 36 operaciones contra redes de tráfico de armas con el resultado de 335 personas detenidas, más de 3.507 armas de fuego incautadas  (muchas de ellas de guerra) y 383.627 cartuchos metálicos intervenidos.

Esta operación, bajo la dirección del Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción número 1 de Medio Cudeyo, ha sido desarrollada por el Grupo de Información de Cantabria con el apoyo de la Jefatura de Información de la Guardia Civil.

Igualmente, para la fase de explotación se ha contado con la colaboración del SEPRONA de Cantabria, UOPJ de Cantabria y los Equipos Territoriales de Policía Judicial de Santoña y Camargo, USECIC de Cantabria, el Servicio Cinológico Central con sede en Madrid, el Grupo de Información de la Comandancia de Vizcaya y la Intervención de Armas y Explosivos de Cantabria y de Bilbao.

Para más información pueden dirigirse a la Oficina Periférica de Comunicación de la Guardia Civil de Cantabria, al teléfono 942.32.14.00 ext. 2410. Existen imágenes de video a disposición de los interesados en el siguiente enlace: