El Grupo de Ciudadanos en el Parlamento ha calificado de nefasta la gestión del dinero público por parte del Gobierno cántabro con el contrato de alquiler de su oficina de Bruselas.

Así lo ha declarado el portavoz de Ciudadanos, Rubén Gómez, quien señaló que en más de 400 metros cuadrados trabajan tres empleados y dos becarios. “Es un gastos absurdo, teniendo en cuenta que las embajadas cuentan con profesionales para desarrollar este trabajo”, incidió Gómez.

El diputado de Ciudadanos reclama explicaciones sobre la productividad de esta oficina que cuesta a los cántabros 100.000 euros al año y además está firmado hasta el año 2020.

 “Es perjudicial para los intereses de los cántabros, tal y como está la economía en nuestra Comunidad y además no se puede rescindir el contrato. Se han negociado de forma fatal las condiciones”, comentó Gómez.

Ante esta situación, y teniendo en cuenta que el contrato finalizará en 2020, Ciudadanos exige a este gobierno o al que venga en 2019 que no continúe con estas prácticas tan negativas para la economía de Cantabria.

Para finalizar, Rubén Gómez señaló que este tipo de hechos demuestra que la labor del interventor es buena, “aunque se le debe dotar de medios y sobre todo se deben seguir sus recomendaciones y no inventar una Oficina Anticorrupción para desviar la atención”.