Gol número 100 de Torres en el Atleti y un ¡zas! en toda la boca a Simeone @miatleties

Hoy el “niño” Torres consiguió el gol número 100 con el Atlético de Madrid, un auténtico “zas” en toda la boca para Simeone con quien Torres no ha sintonizado desde su vuelta al Vicente Calderón, como el lunes dejó entrever Torres al anunciar su retirada.

“la relación – con Simeone – es normal, ni buena ni mala; no es día para reproches”

El lunes Frenando Torres se despidió, así lo contaba MARCA: Aprovechar la oportunidad para decir que ésta va a ser mi última temporada en el club. Es una decisión que no ha sido sencilla, ha costado mucho tomarla. Viendo la realidad, las circunstancias, quizás sea lo mejor. Me sentía en la obligación de decírselo a la afición. No había un buen momento, porque siempre tenemos un partido más importante que el anterior, pero éste es un mensaje a la afición. Nos queda un mes y un poquito juntos. Yo, que nunca les he pedido nada, les pido que me acompañen y que estén conmigo. Que entre todos lo hagamos lo más llevadero posible. Dicen que las cosas bonitas tienen un principio y un final. El principio se vivió hace muchos años y para el final queda poco. Que la afición esté con el equipo y que el final llegue levantando un trofeo.

Compromiso del club. Tenía que llegar antes o después. Tenía el compromiso del club de estar hasta que yo decida. Es un gesto que he agradecido y que agradezco. Tanto ellos como yo sabíamos que el momento iba a llegar cuando la situación así lo pidiera. Acepto la realidad que me está tocando vivir y el protagonismo que estoy teniendo, que es muy poco, así que quizás es momento de dejar paso a otros. Tengo la sensación de que puedo jugar y quiero seguir haciéndolo. No hay un único motivo, sino sensaciones que uno va percibiendo.

Declaraciones del entorno. El entorno no existe. Son personas con nombres y apellidos que expresan una opinión. Yo he convivido con la crítica, buena y mala, desde hace muchos años. Somos todos profesionales. No ha tenido que ver con esto y no hay reproches. Quiero explicar lo que siento a la afición. Nunca he tenido nada que ocultar.

Futuro. Para mí es muy difícil decir adiós por segunda vez, porque mi idea era retirarme aquí, pero las cosas no siempre salen como uno desea. Me siento con físico y mentalidad para seguir jugando. Me encuentro muy bien y lo buscaré en otro sitio. (Blanco y en botella)

Simeone. Mi relación con Simeone es normal, no es buena ni mala ni regular. Hemos sido compañeros y ahora él es entrenador y yo jugador. Siempre he dicho que no voy a participar en una división. En el Atlético somos poquitos en comparación con otros y tenemos que estar juntos. Todo lo que se habla para crear fisuras es perjudicial. Lo que he tenido que hablar con él lo he hecho de puertas hacia dentro, no de cara a los medios. No hay ningún problema con el entrenador, ésta es una decisión exclusivamente mía.

Formas utilizadas. Me veo para jugar, pero la realidad de la temporada es que no está siendo así y tengo que buscar lo que sea mejor para todos. Yo en el Atlético siempre he unido, nunca he buscado una división. Siempre que me ha tocado jugar he intentado responder en el campo. La línea va hacia un sitio que no quiero vivir en este club, pero mientras esté aquí lucharé. No me he rendido nunca. Las declaraciones de Simeone no tienen nada que ver con esta decisión. Si no se contara conmigo para la temporada que viene me habría gustado un comentario previo, porque creo que es la manera de hacer las cosas, pero no tengo ningún reproche. Esta segunda etapa ha sido magnífica. He vivido momentos mágicos y queda aún alguno por vivir.

Regreso. Estoy demasiado ligado al Atlético para que esto no se produzca tarde o temprano. Aún me siento futbolista, pero ojalá tuviera la oportunidad de volver para aportar todo lo que se puede mejorar en este club, que es mucho. He visto estructuras que permiten crecer de forma rápida y global, son experiencias que ojalá sirvan para ayudar al Atlético.

Conciencia tranquila. No cambiaría nada de las cosas que pasan. Si cambias algo del pasado quizás no ocurra lo que viene después y han sido años muy positivos. He conseguido ganarme un sitio, menos esta temporada, y me he sentido importante en este Atlético. He vuelto en un perfil bajo, he aceptado las decisiones deportivas, más o menos justas, y cuando no venían de cara lo he utilizado como motivación para conseguir lo que quería. Tengo la conciencia tranquila y el compromiso va a ser el mismo hasta que el árbitro pite el final el último día.

Gestión del club. Hay episodios en los que he podido tener opiniones diferentes y se han podido hacer mejor las cosas, pero no es día de reproches. Lo fundamental es mi relación con la afición: el cariño que me muestran lo compensa todo. Olvido todo lo que ha pasado y lo que menos me ha gustado, porque merece la pena. Estar donde siempre he querido compensa lo demás.

Renovaciones año a año. No ha habido un momento concreto. Sabeis que he ido renovando año a año y ha habido procesos en los que uno se plantea muchas cosas. He visto que cuando me ha tocado jugar me ha salido bien, pero eso no me lleva a tener más opciones de jugar. Quiero disfrutar de mi equipo. Mañana entrenaré lo mejor posible para tener minutos el jueves, y si no es así entrenaré el viernes lo mejor posible para jugar el domingo.

Ofertas. No tengo ningún equipo, ninguna competición… desde que hemos tomado la decisión la manera de afrontar el futuro cambia. Ahora sí escuchamos propuestas, hasta ahora no era un escenario que me planteara. Habrá que sentarse, revisar y emplear tiempo en esto, aunque no inmediatamente.

Solo lo sabía Gil Marín. Es una decisión que conoce el propietario y nada más. Estaba tomada casi al cien por cien, pero hasta hace días no decidimos anunciarla y lanzar este mensaje a la afición. Creo que mis compañeros lo afrontarán con naturalidad. Pasa cada mercado, las personas van y vienen, queda el equipo y la afición que permanece años, décadas y siglos. Los demás estamos de paso.

A diferencia de lo que ocurrió con Sansón parece que Simeone ha perdido sus poderes tras implantarse pelo. Aquel Simeone de sus dos primeras temporadas en el Atlético de Madrid poco tiene que ver con el actual. Tras perder la primera final de Champions contra el Real Madrid con claros errores tácticos intentó “crecer” y con este adjetivo el Atlético dejó de trabajar la presión axfisiante que atemorizaba a los rivales.

Desde ahí los logros del Cholo en el sistema defensivo han quedado empañados casi siempre por un ataque muy romo para el que no contó habitualmente con Torres. En escasas ocasiones lo utilizó de primer delantero y nunca supo potenciar las virtudes del “niño” al que hizo trabajar en labores defensivas que impedían al delantero estar en el área.

Y es que el sistema con el que Simeone juega, provoca que los delanteros puros no ofrezcan su mejor versión. Así ha ocurrido con todos los delanteros que han pasado en estos años por el Atlético.