El principal mecanismo responsable de su etiopatogenia es la formación de una placa de ateroma que obstruye el flujo sanguíneo, ya sea por estenosis progresiva del vaso o por obstrucción secundaria a un trombo por ruptura de la misma.