Escándalo en la DOP Dehesa de Extremadura

Escándalo en la DOP Dehesa de Extremadura: certifica solo cerdos 100% ibéricos, pero oculta que admite el cruce

La DOP Dehesa de Extremadura ha modificado su pliego de condiciones en ‘pro’ «de la excelencia». Pero pese a que dicen que sólo certificarán cerdos 100% ibéricos, admiten el cruce

Escándalo mayúsculo en el sector del cerdo ibérico. El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegido (DOP) Dehesa de Extremadura ha decidido modificar su pliego de condiciones, con el objetivo de «afianzar la excelencia» y «proporcionar al jamón y la paleta DOP Dehesa de Extremadura una mayor y mejor diferenciación», para que a partir de ahora sólo se certifiquen cerdos 100% ibéricos; pero en la modificación de dicho pliego ocultan que siguen permitiendo el cruce con la raza duroc-jersey.

De esta manera, venderán presumiblemente como ibérico de pura raza (con tarifa y distintivo DOP) lo que no lo sea y con la aprobación de todos los estamentos administrativos implicados, incluyendo la Comisión Europea, que hasta ahora no ha formulado oposición alguna a esta adulteración.

Para ubicar la historia desde el principio hay que remontarse al 13 de abril de 2022. Ese día, la DOP publicó en su muro de Facebook un post en el que anunciaban que, en ‘pro’ de la excelencia, y en reunión celebrada por su junta de gobierno el 25 de marzo de ese año, habían acordado «modificar el Pliego de Condiciones para delimitar su ámbito en Jamones y Paletas amparados únicamente a las producciones 100% Ibérico eliminando las producciones cruzadas al 75%».

Unos meses más tarde, el 13 de octubre del ’22, se publicó definitivamente el nuevo Pliego de Condiciones en el que efectivamente ratifican esta teórica nueva medida de incluir, supuestamente, sólo cerdos 100% raza ibérica. Pese a que su creación data del mes de octubre, no fue hasta el 16 de diciembre del mismo año que fue registrado en la Consejería de Agricultura de la Junta Extremeña.

Sin embargo, en uno de los folios finales del citado texto se recoge de manera literal «que en esta denominación se permite el cruce del ibérico con el 25% de duroc-jersey ya que implica una serie de ventajas que mejoran la producción, destacando: menor mortalidad de los lechones al destete; mayor número de lechones por cerda (2 o más); superior velocidad de crecimiento; mayor porcentaje de magro en sus canales». 

Tras cumplir con los protocolos y procesos administrativos nacionales, (sin recibir ninguna oposición por esta irregularidad) la Consejería de Agricultura de la Junta de Extremadura, (comandada entonces por Begoña García Bernal, actual secretaria de Estado de Agricultura y Alimentación) el día 25 de abril del 2023 a petición de la DOP remitió el expediente al Ministerio de Agricultura, con su consiguiente publicación tanto en el BOE como también en el Boletín Oficial de Extremadura. Así, el 1 de junio del 2023, con la aprobación y validación del MAPA, el documento llegó a la UE.

Una vez recibido y examinado el expediente, el organismo competente de la Comisión Europea advirtió y formuló algunas observaciones que el MAPA registró de entrada el día 22 de agosto y posteriormente notificó a la Junta de Extremadura. Según consta en la documentación oficial emitida escuetamente por el MAPA, la información solicitada fue atendida y trasladada a Bruselas en fecha 11 de septiembre de 2023. Vozpópuli ha contactado con la Comisión Europea para preguntar sobre cuáles eran las observaciones requeridas, pero se ha limitado a responder que «como la tramitación sigue en curso, no pueden hacer comentarios al respecto» e indican que las especificaciones revisadas del producto están disponibles públicamente y se pueden encontrar en la Junta«.

Falta de criterio sobre la alimentación de los cerdos

El escándalo de la DOP Dehesa de Extremadura va más allá. Aparte de certificar materia prima de cerdos cruzados como si fuera presuntamente 100% ibérico, también hay incoherencia en la superficie donde se deben engordar los cochinos. En esa misma publicación de Facebook, al igual que en el nuevo pliego, se recoge que el documento tiene como objetivo «incrementar la excelencia de sus productos amparados sobre la base de una raza autóctona en sistemas extensivos en las dehesas de Extremadura». Pero según se avanza en la lectura del texto recién actualizado, se descubre que tampoco se cumplirá con estos requisitos.

En otro apartado del informe, referencia como «Descripción del producto», explican que «los cerdos [de la DOP Dehesa de Extremadura] se clasifican según su alimentación en: a) Cerdo de bellota y b) Cerdo de cebo de campo«.

En el primer tipo, recogen expresamente que aquellos cerdos que estén alimentados únicamente de bellotas en periodo de montanera, tendrán que tener «una estancia mínima en la dehesa de más de 60 días»; en el segundo tipo, en cambio, no se establece ninguna formalidad que obligue a estos cochinos a pisar la dehesa, aunque sea un solo día. Así, de acuerdo con este requerimiento, los cochinos de categoría comercial cerdo de cebo de campo ibérico, en ningún caso tienen que ser pastoreados, cebados y engordados obligatoriamente «en las dehesas de Extremadura».

Además, este apartado revela una tercera incoherencia. Aparentemente, no todos los animales son de raza 100% ibérica y alimentados con bellota, tal y como presumen constantemente en las redes y demás documentos de tráfico mercantil. Por último, también se advierten otras incoherencias en diversas comunicaciones vertidas por la DOP Dehesa de Extremadura, con respecto a la superficie destinada al pastoreo y engorde de los cochinos con el fruto estacional de las bellotas. En su página web, hablan de hasta 6 hectáreas por cerdo, aunque diverso material promocional sitúa dicha exigencia entre las 2 y 3 hectáreas por cabeza.

Críticas de los industriales de la DOP Dehesa de Extremadura

También hay discrepancias internas sobre estos asuntos. Algunos industriales pertenecientes a la citada DOP han hecho visible la problemática encuadrada en el nuevo Pliego de Condiciones. El presidente de la empresa Señorío de Montanera, la industria elaboradora que más cochinos de raza 100% ibérica certifica anualmente, bajo la denominación comercial de bellota y con la vitola acreditativa de la D.O.P. Dehesa de Extremadura, Francisco Espárrago criticó públicamente la inclusión de alguna de las categorías comerciales por el Consejo Regulador y con ello la desconfianza y el desprestigio que se procurará al consumidor, en unas declaraciones que sorprendentemente fueron compartidas por la propia DOP.

Según consta registrado en una publicación de la cuenta oficial de Facebook de la D.O.P. Dehesa de Extremadura, publicada en fecha 27 de enero 2023, Espárrago atacó duramente a la Junta de Gobierno de la mentada D.O.P. por admitir e incluir entre sus producciones certificadas la categoría comercial de cebo de campo ibérico.

Textualmente afirmó que «teniendo en cuenta que se trata de un sello de máxima calidad y confianza para el consumidor, sería necesario limitar la certificación exclusivamente al jamón ibérico de bellota y eliminar la del cebo de campo. El primero me parece excelso y el segundo del montón, y además creo que desprestigia a la marca D.O.P. Dehesa de Extremadura. En mi opinión, ese producto de cebo de campo debería estar fuera de la Norma de Calidad del Ibérico (R.D. 4/2014) y lo quitaría de la D.O.P.».

De igual modo, y más recientemente (11 de marzo de 2023, una vez concluidos todos los trámites de los servicios administrativos autonómicos) este empresario volvió a arremeter contra el Consejo Regulador de la referida D.O.P. «Dehesa de Extremadura» por la admisión de cochinos cruzados (75% Raza Ibérica y alimentados con bellotas). Y no solo eso, ya que también puso en entredicho las exigencias en el apartado de calidad y en los reglamentos certificadores manejados por el equipo técnico.

A la pregunta de «¿Por qué se considera la D.O.P. Dehesa de Extremadura la más exigente de todas las denominaciones de origen?», Espárrago literalmente respondió que «la D.O.P. Dehesa de Extremadura permite cerdos del 75% ibérico (precinto de color rojo). Otras D.O.P. son mucho más exigentes que la nuestra y no permiten estos cerdos y tampoco etiquetan sus productos. Por ejemplo, la de Jabugo». «La D.O.P. Dehesa de Extremadura controla, certifica y etiqueta productos de cebo de campo de cerdos híbridos (Ibérico por Duroc) que creo que no contribuyen en nada al prestigio y a la diferenciación de la D.O.P. del resto de productos ibéricos», continuó diciendo.

Parte de la entrevista a Francisco Espárrago en la que arremete contra la DOP compartida en Facebook por el propio organismo

Las declaraciones de Espárrago (divulgadas en la cuenta de Facebook de la propia DOP Dehesa de Extremadura) evidencian la incoherencia de este sello comunitario de calidad diferenciada, que ahora, con su nuevo pliego de condiciones, destapa un verdadero escándalo en el sector.

Publicado en VOZPOPULI