El PP presenta 15 enmiendas a la reforma de la ley que regula la Iniciativa Legislativa Popular

Uno de los puntos que ha generado mayor debate ha sido el del número mínimo de firmas necesario, que el Partido Popular plantea que sea un 0,75% del censo

La portavoz de Presidencia y Justicia del grupo parlamentario popular, Isabel Urrutia, ha defendido las 15 enmiendas que el PP ha planteado para llevar a cabo la reforma de la legislación que regula la Iniciativa Legislativa Popular en Cantabria. En concreto han sido 11 enmiendas de modificación y 4 de adición, destacando la referente a la del número mínimo de firmas necesarias para poder iniciar la tramitación de este tipo de iniciativa.

En el texto que presenta el Gobierno de Cantabria se pasa de las 10.000 necesarias a la actualidad a 5.000, mientras que Podemos ha presentado una enmienda para que sean 4.000. Urrutia ha explicado la propuesta del PP, que pretende fijar un 0.75%, fórmula ya utilizada en otras comunidades autónomas. De esta manera no se fija una cantidad fija de firmas, sino que dependerán del censo que haya en Cantabria en cada momento; es decir, dejar fijo el número a la fluctuación hacia arriba o hacia abajo del censo electoral, “de tal forma, que si nuestro censo electoral se reduce, se reduzca el número de firmas; y si nuestro censo aumenta, se aumenta el número de firmas”.

A día de hoy el censo electoral de Cantabria, según el INE, es de 454.737 habitantes, con lo que aplicando ese el 0,75 % de ese censo serían 3.411, las firmas necesarias para impulsar una ILP. Por ejemplo en noviembre de 2015, el censo era de 464.128 personas, con lo que en ese momento hubieran sido necesarias 3.480 firmas. “Es decir, la diferencia no es mucha pero fluctúa en función de los electores en cada momento”.

Entre otras cuestiones, el PP ha enmendado cuestiones como las competencias en que se queda excluida la iniciativa, “ya que añadimos la de política territorial porque entendemos que debe ser así, ya que hay otros cauces para modificar nuestra estructura”. Otras de las cuestiones que se matizan desde el PP es la necesidad de que los promotores expliquen el objeto y objetivos, las razones de esta iniciativa para no dejar un ápice de duda para la no tramitación. “Entendemos que es más garantista para quien pretende hacer el esfuerzo de comenzar una Iniciativa Legislativa Popular”.

Finalmente se plantean que sean 15 días para que la Mesa del Parlamento revise la documentación y tome un decisión, y se pone plazo a la acreditación por parte de la Mesa del Parlamento de las firmas “aumentando el plazo de la comprobación, ya que entendemos que 45 días para comprobar 5.000 firmas puede parecer poco, teniendo en cuenta que es el Parlamento quien debe hacer esa comprobación y expedir el certificado”.

“En definitiva, hemos querido aportar con estas 14 enmiendas ahora vivas pues diferentes aspectos que entendíamos podían mejorar el texto que el gobierno ha traído a este Parlamento”.