El visitante (Miniserie de TV): El hombre del saco

*La importancia de la atmósfera

Una de las particularidades de la serie El Visitante (The Outsider), es que va mutando de género a medida que avanzan sus capítulos. Tras los dos primeros que son una excelente muestra de cine policíaco oscuro y sórdido, poco a poco, la serie va incorporando elementos de carácter sobrenatural que terminan por envolver toda la trama en un halo de misterio terrorífico, dándole un sentido distinto y más abstracto que se aleja de la típica búsqueda del psicópata de turno.

Sin duda, la mayor virtud de la serie es su atmósfera. Malsana y absorbente, sus imágenes son tan bellas como perturbadoras. Tampoco hay que pasar por alto el sonido de la serie y su banda sonora. La música es parte fundamental para generar esa sensación de agobio que poseen las mejores secuencias de la serie.

Con un ritmo pausado, pero tenso, El Visitante (The Outsider) huye de los fuegos artificiales gratuitos y basa su fuerza en unos guiones bien elaborados, unos personajes potentes y un misterio que te atrapa como en una telaraña. Aunque tengo que reconocer que no me ha acabado de convencer la caracterización del personaje de Holly, interpretado por Cynthia Erivo.

*Miedo a lo desconocido

El Visitante (The Outsider) juega de forma malévola con nuestro imaginario colectivo. De ese modo, nos plantea una historia sobrenatural basada en la mitología de los sueños que pone a prueba nuestra capacidad para creer en lo que está sucediendo. Le sucede lo mismo a la mayoría de los personajes. Nos habla del miedo a lo desconocido, dando forma a esos terrores nocturnos que nos atormentan en la infancia.

Es un salto mortal arriesgado que la serie sobrelleva a través de la sutileza. Se evita casi siempre confrontar de forma directa aquello de lo que se habla. De hecho, la serie funciona mejor mientras cuando se mantiene en la ambigüedad que cuando se intenta darle una explicación racional a todo.

*Conclusión

El Visitante (The Outsider) es una serie notable que mezcla el thriller policíaco con el terror sobrenatural. Con un diseño de producción muy cuidado en el aspecto visual, mantiene una atmósfera malsana y asfixiante que te atrapa de principio a fin. Sus imágenes son tan bellas como perturbadoras. La serie se compone por 10 capítulos de entre 50-60 minutos.

Tiene unos guiones bien elaborados que ofrecen una gran adaptación de la novela de Stephen King en que se basan. También, cuenta con un gran reparto entre el que para mí destacan especialmente Ben Mendelsohn, Bill Camp, Julianne Nicholson y Marc Menchaca.

Si buscas una serie policíaca que se salga de los términos habituales y te gusta que te lo hagan pasar mal frente a una pantalla, vas a disfrutar mucho con El Visitante (The Outsider). El último capítulo sorprende por un inicio apabullante que tiene luego un estilo mucho más intimista y anticlimático. Además, hay giro final tras los créditos.

Patxi Álvarez