El sótano de Ma: Una opera bufa. A veces ocurre que los trailers nos dan una idea acerca de una película y después acaba siendo otra totalmente distinta. En mi caso eso fue lo que me pasó con esta película.

Cuando le eché el ojo por primera vez a su avance me hizo creer que sería terror psicológico, de ese que te hace pensar y que se diferencia del cine de terror tradicional con sustos y demás. Fue todo un espejismo, ya que esa idea que me transmitió no tiene nada que ver con el producto que he visto.

La historia del sótano de Ma es bastante simple, sencilla de ver, pero nada del otro mundo. Una mujer adulta les compra alcohol a un grupo de jóvenes y, buscando su amistad, les invita a su sótano para beber y no quedarse a la intemperie.

¿Es una idea con fondo para una película?

No mucho, pero lo malo es que no le han sacado jugo en absoluto. Aunque no se hace aburrida, se deja ver, pero no convence. No suceden cosas lo suficientemente interesantes como para pegarnos la vista a la pantalla.

A Tate Taylor se le apareció la Virgen en 2011 con Criadas y señoras, pero el resto de su carrera la verdad es que no es gran cosa, y este pseudo intento de terror demuestra que no sabe muy bien hacia dónde va.

Para resumir, podría decirse que El sótano de Ma es una especie de remake no declarado de Misery, pero con adolescentes en vez de un escritor, y con un punto de partida que no hay quien se crea.

¿De verdad que nos tenemos que creer que un grupo de quinceañeros querrían pasar sus días en la casa de una señora cincuentona, por mucho que les compre alcohol? ¿Y que seguirían yendo allí cuando la buena mujer empieza a dar muestras de estar como una cabra y ser una psicópata de tomo y lomo? No es creíble, simple y llanamente.

Además, hay una manía muy grande por justificar a la protagonista, por querer que los espectadores sintamos lástima por ella. Por supuesto, su psicopatía tiene una explicación, claro, y un drama adolescente que justifica todo su comportamiento.

Pamplinas. No me digan que no hubiera sido mucho más interesante, malsano y aterrador todo (porque miedo da bastante poco) si sencillamente Ma hubiera sido una auténtica Annie Wilkes.

Pero no. Lo que queda es un intento fallido de serie B sangrienta y de escaso terror que, repetimos, no está a la altura de la actriz que es Octavia Spencer.

De los actores jóvenes mejor no hablamos, porque los pobres no tienen personajes siquiera, sino simples esqueletos andantes llenos de clichés baratos.

Insuficiente.

Cuando se trata de cintas cuyos protagonistas son adolescentes, en la mayoría de casos, el apartado interpretativo es algo casi secundario.Luke Evans es la otra cara conocida, pasa sin pena ni gloria.

El sótano de Ma no es de terror

Algo en lo que me gustaría hacer hincapié, por si le sirve a alguien de guía, es que la película no es de terror.

De hecho ignoro la razón de catalogarla como tal, ya que no va por ese camino en ningún momento.

Tiene un par de escenas contadas donde intenta sorprender, pero se queda en eso, en un intento tan nimio que ni cuenta. Ni terror convencional, ni psicológico, ni tampoco de sustos baratos; aquí vemos un thriller y poco más.

En resumen »El sótano de Ma» es una película que no recomendaría. Prometía ser una idea interesante, pero se ha quedado en nada.

Puede servir como pasatiempo si no tenéis nada mejor a mano(en estos tiempos de confinamiento puede valerte…), pero como producto cojea mucho y es más propio de una tarde de fin de semana en televisión.

pd: Quédate en casa!!
Abra mas Semanas santas que disfrutar.

Paxti Álvarez