Según los cálculos, las elecciones en EE.UU. alcanzará un récord de 14.000 millones de dólares.

En estas fechas hemos tenido la oportunidad de acercarnos a la sociedad de los EEUU. Una sociedad donde no impera el sentido común en el día a día. El afán libertario llega a permitir el matrimonio infantil, en función de los colectivos que asi lo contemplan. La corrupción absoluta en el sistema de gobierno reglamentada a través de los grupos de presión en el Congreso y el Senado. El poder absoluto de las grandes empresas armamentisticas… etc etc etc una sociedad desestructurada y con un bajo nivel cultural. Una sociedad vacía donde el dinero y los grandes intereses económicos imponen su ley. La  ética solidaria no existe. Los grupos con conciencia social son minoritarios…

La actual campaña electoral de los Estados Unidos (EE.UU.) es la más costosa de la historia al alcanzar el nivel récord de 14.000 millones de dólares,  destacó este viernes la organización Center for Responsive Politics, encargada de contabilizar las donaciones y gastos políticos.

El nuevo monto, equivalente a una quinta parte de todo el presupuesto del Departamento de Educación de EE.UU., supera con creces los alrededor 6.600 millones de dólares gastados en la campaña electoral de 2016, en la que se enfrentaron el republicano Donald Trump y la demócrata Hillary Clinton.

Según los datos ofrecidos este viernes, la nueva cifra eleva sustancialmente las estimaciones previas de 11.000 millones de dólares. La principal causa es el influjo de donaciones en los últimos meses de campaña.

Los momentos clave para aumentar sus recursos fueron tras el anuncio de que la senadora Kamala Harris sería la candidata a la vicepresidencia por parte de Biden, el día del cierre de la Convención Nacional Demócrata en agosto y en septiembre, un día después de la muerte de la juez del Supremo Ruth Bader Ginsburg.

Las cifras también reflejaron que los demócratas han recaudado más fondos para sus candidatos que los republicanos. Joe Biden lleva la delantera en dinero reunido por su equipo de campaña, mientras que Trump se ha estancado desde el mes de julio.

El origen de esta alza monetaria también se divide geográficamente: Biden obtiene más recursos en los estados de las costas este y oeste, mientras que Trump consigue fondos de los estados del centro del país.

Ambas campañas han cambiado su forma de gastar estos recursos obligados, en parte, por el avance de la pandemia del coronavirus. Los dos candidatos han disminuido sus facturas en viajes para aumentar el gasto en anuncios en medios de comunicación y estrategias en línea.

Recogido en https://www.telesurtv.net/