«Es el mismo discurso de todos los años: promesas incumplidas, proyectos que no arrancan nunca y tratar de apuntarse los éxitos de los demás, porque en esta región solo funciona lo que no depende de él».

Ese es el balance que hace el Partido Popular de Cantabria del discurso navideño del presidente del Gobierno regional, Miguel Ángel Revilla, que «un año más ha vuelto a prometer los mismos proyectos del año pasado y del anterior, todos ellos absolutamente paralizados por la falta de gestión de sus consejerías».

Según Íñigo Fernández, portavoz del PP de Cantabria, «el discurso vacío, repetitivo y falto de credibilidad de Revilla es la consecuencia de su falta de gestión y su falta de trabajo». «Si nadie trabaja, si no se hace nada… difícilmente los proyectos se pueden poner en marcha», sostiene Fernández.

Según Fernández «es curioso que, a falta de proyectos propios, Revilla se atribuya a sí mismo los éxitos de los demás». «Si en Cantabria hay menos parados que hace cuatro años, se debe a que gracias al gobierno del PP en España ha mejorado la situación económica y se han creado dos millones de empleos. Lo que no dice Revilla es que en Cantabria se crea menos empleo que en el conjunto del país debido a que por parte del Gobierno regional no se hace nada», dice.

También se sorprende por «la capacidad de Revilla para atribuirse éxitos que no son suyos: la recuperación económica nacional, el incremento de las actividades en el Puerto de Santander, la Universidad de Cantabria, el Instituto de Hidráulica, el Centro Botín… todo lo que no depende de él». De hecho «en Cantabria solo funciona lo que no depende de Revilla», sentencia Fernández.

El portavoz regional del PP concluye su valoración advirtiendo que «las promesas de Revilla son las mismas de todos los años», pero «desgraciadamente nada avanza porque el presidente no gestiona, no trabaja y lleva cuatro años de vacaciones». Según Íñigo Fernández «el proyecto de Revilla está vacío, está agotado, está caduco».