Las relaciones sexuales engloban, en la mayoría de ocasiones, muchos misterios, dudas y preguntas. Sobre todo en lo que concierne a no decepcionar a la otra persona, parecer un completo idiota o no alcanzar las expectativas. ¿Quién no se siente inseguro cuando se trata de sexo, aunque sea solo un poco? Incluso los profesionales del sector adulto como los actores o actrices porno o las escorts de Santander.

Y es que no es fácil. Al menos, en la mayoría de casos. A pesar de todas las aplicaciones y facilidades que hay hoy en día. Por lo que habría que analizar todo el proceso, paso por paso, comenzando, como no, por el conocido deseo o atracción sexual.

¿Qué es?

El deseo y la atracción sexual suele aparecer al principio del proceso pero no es completamente necesario. Depende de cada caso y situación. 

Es importante saber diferenciar y distinguir cada término para comprenderlo e identificarlo.

  • Deseo sexual: se trata sencillamente de las ganas de mantener relaciones sexuales, no necesariamente con alguna persona en concreto si no, de tener sexo, sin más.
  • Atracción sexual: referente al deseo por intimar y acercarse a una o varias personas en concreto y mantener relaciones sexuales con ella. 
  • Líbido: relacionado con las ganas y necesidad de sentir placer sexuales. Tanto solo como acompañado.

Estos tres términos son solo algunos de los que influyen a la hora de tener relaciones sexuales. Ya que son muy diferentes en cada persona y encima van evolucionando y cambiando a lo largo del tiempo y las experiencias. Por lo que es muy difícil identificarlos y medirlos.

¿Por qué existen?

La respuesta radica principalmente en una cuestión puramente biológica y reproductiva. Porque al final, el objetivo de toda especie es sobrevivir, nacer, comer, reproducirse y morir. La naturaleza es sabia.

Aunque si lo unimos al placer que provoca, al final, tener sexo, pues se incrementan las posibilidades. Además, ¿quién tras probar un orgasmo no quiere repetir?

Es importante mencionar también la erotización de las sociedades de hoy en día. En series, anuncios, películas… Antes casarse y tener sexo tenía muchísima más importancia y se reservaba sólo para aquella persona especial. Ahora, sin embargo, tranquilamente se puede tener una noche loca con alguien que se acaba de conocer o con una de las escorts de Barcelona.

También es necesario hablar de las modas y el cánon de belleza. Ya que, es el que, de forma indirecta, define qué es bello, hermoso e incluso sexy. Aunque no a todos, si que a la gran mayoría. Por lo que todo el mundo quiere parecerse a ese ideal para ser deseado y poder seducir y conquistar a más personas.

¿Cómo despertar y mantener la atracción y el deseo sexual?

Siempre se ha dicho y muchos estudios lo confirman que estas cosas los hombres lo tienen más desarrollado en lo que tiene que ver con el físico. Es decir que gracias a los estímulos visuales, los hombres sienten mayor atracción y deseo sexual. Las mujeres, en cambio, tienen un espectro más amplio, no puramente físico.

Es por ello que si la intención es incrementar y potenciar estos tres términos la estrategia y técnicas difieren si se trata de uno u otro género. Siempre se plantea que es el hombre el que debe dar el primer paso siendo el activo del proceso. Mientras que la mujer es la que tiene que ser la deseable, pasiva hasta que alguna persona de género masculino se acerque y de el primer paso. Pero ¿hasta qué punto es esto cierto? 

  • Ambos:
    • Alimentación correcta: afrodisíacos, saludables… 
    • Descanso: Para tener un buen aspecto, estar activo y poder rendir como es debido, es necesario descansar lo necesario ( ocho horas) e ir con la cabeza clara.
    • Ejercicio físico: como el Kegel o de suelo pélvico.
    • Relajación: ¡Fuera preocupaciones!
    • Seguridad en uno mismo: Sin autoestima y un mínimo de seguridad no se llega a un lado. La primera persona que tiene a la que hay que gustar es a uno mismo. 
    • Autoconocimiento: Descubrir aquello que resulta más atractivo y deseable es necesario para identificarlo y buscarlo. Rubios, morenos, de ojos verdes, negro… ¿Cuál es el ideal de belleza de cada uno?
    • Mirada: Es una forma sutil de indicar interés en alguien. No parar de echar miradas, sostener la mirada o recorrer su cuerpo con la mirada. Una de las tres maneras principales de indicarle a alguien que te atrae y el primer paso antes de acercarse a cruzar las primeras palabras.
    • Hacer reír: No hay nada mejor que hacer reir a alguien para gustarle. 
    • Tocamientos: Sin agobiar y de forma casual, aprovecha para rozar su mano, acariciar la cara con alguna excusa y observa su reacción. ¿Se aparta? ¿Sonríe y se mantiene cerca? 
    • Conversación interesante: Sin tartamudeos, monólogos o silencios incómodos. Es importante que fluya la conversación para conocerse mejor y continuar acercándose más.
    • Ponte guapa y sexy: Lo primero que se ve es el físico, con lo que será lo primero que atraiga miradas sobre uno mismo. ¿Quieres llamar la atención de alguien? ¡Potencia los puntos fuertes!
    • Labios: Mientras se entabla conversación con alguien, mirar mucho sus labios o morderse el labio inferior suelen ser indicaciones para dar pie al deseado primer beso. Y de ahí, ¡a lo que surja!

Se trata de algo muy importante y que va a tener mucha influencia a todos los niveles. Amor propio, autoestima, timidez, seguridad, placer… Pero también, a su vez, al deseo y atracción sexual y líbido le afectan muchas cosas, como el estrés, la rutina, las experiencias pasadas o educación sexual entre otras cosas. Por ello las escorts de Madrid recomiendan ser conscientes de todo esto y actuar en consecuencia. Al final el sexo es muy importante, sobre todo cuando se trata de una pareja, y hay que saber adaptarse y comprender a uno mismo y a los demás para disfrutar al máximo.

Fdo: Deborah Salas