El PP lamenta que el Gobierno de Cantabria renuncie a elaborar el Plan de Movilidad Productiva que va a crear en el resto de España entre 860.000 y 1.460.000 empleos en 10 años

Para el diputado regional Vidal de la Peña “el Parlamento ha vivido hoy el reconocimiento de un fracaso de Gobierno”

“Las renuncias del Gobierno no tienen por qué ser las renuncias de los cántabros”

El Partido Popular ha valorado como “el reconocimiento de un fracaso de Gobierno” la renuncia anunciada por el consejero Francisco Martín a la elaboración del Plan de Movilidad Productiva que atraería a Cantabria parte de los 54.000 millones de inversión que las empresas del sector van a dedicar a realizar la transición verde y fijaría en la comunidad autónoma una parte de los entre 860.000 y 1.460.000 empleos que el sector va a crear en España en los próximos 10 años.

El diputado del PP Lorenzo Vidal de la Peña, que ha preguntado hoy al consejero en comisión parlamentaria por el Plan de Movilidad Productiva, ha manifestado su decepción porque “con un proyecto ambicioso y potente, que articule el territorio productivo entre comunidades, vinculado al sector que aporta el 11% del PIB, sostiene el 9% del empleo y es el mayor exportador del país, Cantabria tendría una oportunidad; pero con el proyecto aldeano que ha anunciado el consejero, Cantabria solo tendrá la oportunidad de mirar como crecen las comunidades vecinas y rezar para que se vendan muchas entradas para Cabárceno”.

Según Vidal de la Peña, las organizaciones del sector de la movilidad y la automoción en España esperan un crecimiento de entre el 7% y el 12% al PIB en las comunidades que apuesten por las industrias y las empresas que inviertan en transformación verde.

En cambio, tal y como ha señalado el diputado popular, “hoy el Gobierno de Cantabria ha decepcionado a 529 empresas y 5.563 trabajadores del sector de la automoción en Cantabria, pero también a  quienes financian vehículos, a quienes los venden o los aseguran, a quienes trabajan desarrollando nuevas tecnologías y software, y a quienes investigan nuevos combustibles”, porque todos ellos “esperaban un plan que apuntalase los empleos industriales y desarrollase los que pueden crecer en sectores vinculados y han visto como el Gobierno de Revilla le dice a más de 20.000 trabajadores que se conformen con lo que tienen, que no hay un plan de futuro para ellos”.

Vidal de la Peña ha señalado que “las renuncias del Gobierno no tienen por qué ser las renuncias de los cántabros” y ha instado a las empresas y trabajadores de la comunidad “a no conformarse con una Consejería de Industria que se da por satisfecha con carriles bici y estaciones de carga de vehículos eléctricos cuando debería aspirar a fábricas y laboratorios”.