El Ministerio aún no tiene decidida la ubicación de la nueva depuradora de Vuelta Ostrera

El consejero logra la implicación del Gobierno de la Nación en el Plan Estratégico Ambiental Saja-Besaya 2030 y en la lucha contra las especies invasoras

El consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, se ha reunido hoy con la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, quien le ha asegurado que “aún no ha tomado ninguna decisión definitiva” sobre la nueva ubicación de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Vuelta Ostrera, y que su departamento “sigue trabajando y estudiando las diferentes alternativas que baraja”.

Blanco ha aprovechado el encuentro para informar a Ribera de que los informes técnicos de la Dirección General de Medio Ambiente respecto a la isla de Solvay como posible emplazamiento de la nueva EDAR “sigue siendo desfavorables”.

Tal y como ha explicado el consejero, “nuestros técnicos han vuelto a informar de manera no favorable respecto a la isla de Solvay, al igual que ya hicieran en una primera ocasión con esta alternativa y el resto de propuestas que planteó el Ministerio”.

Además, la adenda planteada por el Ministerio, ha destacado Blanco, “sigue sin resolver las objeciones que el propio Ministerio planteó respecto a la propuesta de la isla de Solvay”.

El consejero ha vuelto a ofrecer “toda la colaboración técnica de su departamento” para que el Ministerio, “que es el único y exclusivo responsable de tomar la decisión definitiva”, decida lo mejor para los intereses de Cantabria y de sus ciudadanos.

“Una vez que sepamos lo que va a hacer el Ministerio con Vuelta Ostrera, daremos nuestra opinión, pero insisto en que no será una opinión vinculante”, ha remarcado Blanco, quien ha recordado el compromiso “claro” del Ministerio de que “la actual depuradora no se derribará hasta que no esté construida y en funcionamiento la nueva EDAR”.

Por otra parte, el consejero ha adquirido el compromiso de la ministra para que el Gobierno de la Nación participe en el Plan Estratégico Ambiental Saja-Besaya 2030 que ha puesto en marcha el Ejecutivo cántabro para orientar la gestión ambiental de ambas cuencas hacia un desarrollo sostenible.

Tal y como ha explicado, el Ministerio que dirige Teresa Ribera “se implicará desde el minuto uno en el diagnóstico de ambas cuencas y en la definición de las diferentes actuaciones que vayamos a llevar a cabo”.

Blanco también ha adquirido el compromiso del Ministerio de colaborar en la lucha contra las especies invasoras que afectan a Cantabria mediante el apoyo económico, la participación en las labores de coordinación de los trabajos que se ejecuten y la implicación con actuaciones concretas en espacios que sean competencia de organismos estatales, a través de la intermediación de la Delegación del Gobierno en Cantabria.

Bitrasvase del Ebro

El consejero ha aprovechado la reunión para expresar que Cantabria no va a renunciar a los 26 hectómetros cúbicos del embalse del Ebro ni a los 4,99 de transferencia anual que aprueba el Consejo de Ministros. “Seguimos avanzando para consolidar estas reivindicaciones con conversaciones que estamos manteniendo con todas las partes implicadas para lograr un acuerdo definitivo”, ha afirmado Blanco.

En este sentido, la ministra ha asegurado que el Gobierno de la Nación va a garantizar el abastecimiento de agua a Santander y al resto de Cantabria.

Blanco también ha reclamado a la ministra una mayor celeridad en los plazos o la búsqueda de alternativas para que se reanuden las obras del subfluvial de Santoña dentro del saneamiento de las marismas de Santoña, Victoria y Joyel porque, en su opinión, “se trata de una obra muy importante que lleva demasiado tiempo parada”.

La ministra ha informado de la situación al consejero y le ha dicho que las obras tendrán que esperar a que el juez dicte resolución, después de que una de las empresas implicadas haya recurrido la decisión.

Igualmente, han abordado la problemática de la conservación de los cauces de los ríos de Cantabria y, en este sentido, Blanco ha informado a la ministra de la reunión que el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, mantuvo la semana pasada con la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) y los alcaldes de los municipios afectados para evitar daños como los provocados por las inundaciones del pasado mes de enero.

Ribera le ha emplazado a una mesa de trabajo que tendrá lugar el próximo 10 de octubre para abordar las diferentes acciones que se pretenden llevar a cabo, y en la que, además del consejero Blanco, estarán presentes el consejero de Obras Públicas, Ordenación del Territorio y Urbanismo, José Luis Gochicoa; el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, y los alcaldes de los municipios cántabros afectados.

Finalmente, han analizado la situación de los diques de las playas de La Magdalena, tal y como se comprometió el consejero con la alcaldesa de Santander, Gema Igual, en la reunión que ambos han mantenido recientemente.

Ribera ha señalado que “tanto el Ministerio como el Ayuntamiento de Santander son los que se tienen que poner de acuerdo, evaluando de manera conjunta lo que tienen que hacer”. Una postura ante la que el consejero se ha limitado a señalar que el Gobierno de Cantabria “poco más tiene que decir que instar a las dos administraciones implicadas a que se pongan de acuerdo”.

En la reunión también han estado presentes el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, y el director general del Agua, Manuel Menéndez.

Posteriormente, el consejero ha participado en la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente y en el Consejo Consultivo de Política Medioambiental para Asuntos Comunitarios.