El hijo: La versión oscura de Superman. ¿Qué pasaría si en el pequeño pueblo de Smallville un jovencito Clark Kent, de repente y aunque tuviera el cariño de sus padres, le diera por ahí, se volviera malvado y sintiera la necesidad de matar y acabar con todo? Aunque, no se trate de este personaje, ni estemos en el pueblo de Smallville, los tiros van en esa dirección. Es una especie de Superboy bizarro

Porque de eso va la peli: Es como esos comics en los que en la portada hay una pregunta que empieza con un “What if…” en el que se preguntan cómo sería determinado personaje/superhéroe si tomase otra decisión, otro camino… Y los resultados son muy variables: En algunos casos la historia es cojonuda y otros caen en el olvido,también depende de lo que se pregunte…

En esta ocasión dudo que vaya a caer en el olvido porque la respuesta al “What if…” en esta ocasión es notable y más todavía estando de por medio la loquísima y genial mente de James Gunn, paladín oscuro y caído en desgracia de Marvel (porque menuda putada le hicieron al buen señor… Aunque después el buen señor tuvo los huevazos de aceptar sus disculpas (y una cantidad obscena de dinero) en cero coma dos…), que va a regalarle a la competencia, a DC, un reboot de “Escuadrón Suicida” (a ver si esta vez les sale mejor, manda hue’…) y casi a modo de tarjeta de presentación ha realizado este film que tiene un ojo puesto en todo momento a » El hombre de acerol” (2013), porque las referencias son obvias, descaradas y constantes pero se queda solo en lo que es la infancia/adolescencia del ya legendario Hombre de Acero. También hay cosillas de «Carrie» y «La Profecía» (1976).

También tiene como referentes “Superman: Red Son” (un poco, pero se nota la influencia de esa novela gráfica) y el cine de terror de los 80’s porque los sustos son totalmente “old school” pero, ojo, esto no significa que este mal, es simplemente que el cine de terror de los 80’s era de una determinada manera e intentar homenajearlo es aceptar que los sustos van a ser un poco básicos, basados en giros bruscos de cámara y ruidos y música en crescendo. También se apoya en recrearse en el gore de según qué escenas. Esa es, quizá, la parte donde la película flojea un poco.

Por suerte la idea de la que parte es buenísima porque busca aportar aire fresco al cargado aire que es el genero de cine de superhéroes, que ya esta un pelín manido, ya lo hemos visto todo y necesitamos algo nuevo y esta película tiene la clave: Innovar, combinar el género de superhéroes con otros géneros y ver que sale, “Spider-Man Homecoming”,por ejemplo, ya lo hizo combinando una peli del MCU con las pelis de instituto (o high school si lo preferís) de los 80’s de John Hughes y encima se ahorró volver a contarnos el origen del personaje y el resultado fue ejemplar.

Las actuaciones que quiero destacar son las de Elizabeth Banks como sufrida madre del chaval de otro mundo (a James Gunn le gusta verla sufrir porque ya en «Slither» (2006) se lo hizo pasar canutas…) y el de Jackson A. Dunn como el siniestro Brandon Breyer, menudo monstruito que crea el chaval… Todo un psicópata psycho killer con superpoderes (y unas pinceladas a lo Norman Bates vouyer siniestrísimo al que le pone ver fotos de vísceras (curiosa forma de decirnos que, como Superman, también puede ver dentro de las personas) y acosar a la única chica que ha sido medianamente simpática y amable con él, bueno a ella y a la madre de ella), mal rollo… (Curioso que antes haya interpretado a una version adolescente del buenrollista’ Ant-Man en «Vengadores Endgame» es una escena jodidamente cómica).

Aunque David Denman también hay que reconocerle su trabajo con padre adoptivo de la criaturita, que paciencia tiene el señor.

Esta claro que es del tipo de películas que están hechas por y para las personas que la han creado, sus guionistas y las mentes que apoyaron y dieron luz verde con lo cual la gente que sintonice con esas ideas la va a disfrutar bárbaramente. ¿Es entonces una peli recomendable? Pues sí, yo la recomendaría por lo original y atrevida que es (o que intenta ser), por lo menos se arriesga (aunque sea poco) y eso, tal como esta el patio en lo que a imaginación se refiere, se agradece.

Una de las escenas que más me ha gustado ha sido en la que el padre adoptivo se lleva a la criaturita de «caza» con la intención de sacrificarlo y en la que descubre que las balas rebotan en la piel del muchacho, una muy interesante vuelta de tuerca a las escenas de Superman siendo disparado por matones mientras las balas rebotan en su pecho.

¿Es buena idea dejarla abierta por si hubiese una 2a parte? No sé yo… Es una manía que me gusta muy poco y que me tiene harto…

Hay cameo de Michael Rooker en unas escenas (o flashes) pre-créditos y también un micro-cameo del prota de “Super” (2010), la segunda peli que dirigió James Gunn, justo antes de “Guardians of the Galaxy” (2014), pero no hay escenas post-créditos así que cuando termine podéis tomaros una birra.

Vistosa, bizarra, txunga y malvada; un auténtico placer para amantes del cine de terror contemporáneo y de crápulas sin escrúpulos hartos del “buenrollismo” del cine de superhéroes.

Patxi Álvarez