Buruaga: el acuerdo de Revilla con Sánchez queda totalmente en el limbo

“Se ha visto que el escaño del PRC no es relevante ni decisivo para nada”, afirma la presidenta del PP

Advierte de que de la investidura fallida de Sánchez el único responsable es Pedro Sánchez

La presidenta del Partido Popular, María José Sáenz de Buruaga, ha afirmado hoy que, tras la investidura fallida, el acuerdo entre Revilla y Pedro Sánchez queda totalmente en el limbo y los hipotéticos y ficticios compromisos con Cantabria, si es que alguna vez existieron, se seguirán retrasando en el mejor de los casos.

“A Cantabria le toca seguir esperando”, ha dicho la dirigente popular, quien ha afirmado que se ha visto que, haya o no Gobierno, el escaño regionalista no es relevante ni para nada decisivo en el contexto nacional y en aquellas cosas importantes que tengan que ocurrir en la política española.

Según Buruaga, el diputado José María Mazón está haciendo ahora equilibrismo político para justificar que los regionalistas han ido en dirección contraria y que son el único partido político de España que confía en un presidente en quien nadie, ni a derecha ni ha izquierda, confía.

“Él sabe mejor que nadie que lo que avanza es la tramitación que dejó en marcha el Gobierno del PP y que lo único que ha hecho el PSOE ha sido levantar el pie del freno en el que lo ha tenido puesto un año por conveniencia política”, ha añadido.

La presidente del PP ha afirmado que la segunda derrota de Sánchez en un proceso de investidura revela que es incapaz de generar una confianza mayoritaria en torno a un proyecto de nación y que solo ha podido llegar a la Presidencia de España uniendo fuerzas negativas en una moción de censura.

“Pedro Sánchez es hoy sinónimo de inestabilidad para España y además motivo de preocupación para muchos millones de españoles, porque con él siempre cobran un excesivo protagonismo las fuerzas políticas más radicales y extremas de nuestra democracia”, ha advertido.

Buruaga ha defendido que España necesita partidos que sean capaces de pactar para mejorarla y seguir construyéndola, no para destruirla, y necesita un presidente de Gobierno, no un mercader, porque lo que se ha visto en los últimos días ha sido un espectáculo lamentable de mercadeo de sillones y la falta de un proyecto de nación y un proyecto para construir España.

La presidenta del PP ha hecho hincapié en que de la investidura fallida de Sánchez el único responsable es Pedro Sánchez, que se ha demostrado incapaz de negociar, de cumplir con la obligación constitucional que tenía encomendada y de articular una mayoría suficiente para gobernar España.