“El 2018 ha sido un año político marcado por los escándalos del PSOE”. Es lo que ha afirmado el portavoz autonómico de Ciudadanos (Cs) Cantabria en el balance efectuado hoy, donde ha destacado casos como el del Servicio Cántabro de Salud (SCS), acerca del que ha manifestado que “la responsabilidad política” de la consejera de Sanidad, la socialista Luisa Real, “le acompañará a lo largo de toda su vida política”; Sogiese y el ICAF, que afectan al consejero de Economía, el también socialista Juan José Sota, o el más reciente ‘caso Casares’ en el seno de la Universidad de Cantabria (UC).

En relación al candidato del PSOE a la alcaldía de Santander, Álvarez ha subrayado que “no es discutible” el hecho de que, en tres convocatorias para programas de investigación, con un tribunal compuesto por el decano de la Facultad de Económicas, Pablo Coto, el profesor Manuel Agüeros y el propio Pedro Casares, éstas fueran adjudicadas a quien “era pareja de Casares”, por lo que “debería haberse inhibido del tribunal”.

El portavoz de Cs ha hecho un llamamiento a la Fiscalía para que investigue “los datos llamativos” en torno a un asunto que merece, a su entender, que se abran “las diligencias previas necesarias”. “Hay nepotismo y tráfico de influencias porque el señor que está en el tribunal le adjudica tres proyectos a su pareja”, ha manifestado Félix Álvarez, que ha insistido en que Cs “no va a permitir que esto se quede así” porque se pone “en tela de juicio” el trabajo que desarrolla la UC.

Según sus palabras, el 2018 ha sido “un año difícil y engañoso” debido al uso de las estadísticas “de forma torticera”, en las que se afirma que “Cantabria crece de manera importante cuando no es cierto”, puesto que “lo único que crece es la deuda”, que ya alcanza los 3.100 millones de euros “y subiendo”. “Esto deja a Cantabria en una situación de extrema debilidad”, ha indicado Álvarez, por lo que “los políticos no podemos seguir sin ver más allá de nuestro reflejo”.

Un motivo por el que ha pedido a los diferentes partidos que “vean más allá de las siglas” para “afrontar el tren del futuro que está llegando”, y así “nuestros hijos no se vean en la obligación de irse fuera para tener un futuro”. “Nos encontramos en un momento complicado”, ha dicho, en el que “la aritmética parlamentaria quizá requiera de pactos a dos o tres bandas”, por lo que un Gobierno “no puede estar únicamente a la política doméstica del día a día”, sino que “necesitamos una visión más amplia de la política y del futuro de Cantabria”.

“Lo más fácil es estar en la trinchera y no hacer nada”, ha apuntado el portavoz autonómico de Cs en referencia a la reciente firma de apoyo de cara a aprobar los Presupuestos Generales de Cantabria para 2019. “Lo que hace Cs es política útil”, ha enfatizado, ya que a través de la aportación de Cs a los PGC “hemos mejorado la vida de decenas de miles de cántabros”.