EEUU prohíbe hacer negocios a empresas españolas en Cuba, mientras se entrega al comercio con China y el gobierno de Rajoy calla

Estados Unidos prohíbe hacer negocios con diez hoteles de Meliá e Iberostar lo que supone una inaceptable intromisión mas en el desarrollo de las empresas turísticas españolas.

Trump endurece las condiciones para los viajes a la isla que autorizó Obama e incluye a una decena de establecimientos de participación española en una lista de 80 empresas vinculadas a los militares cubanos que quedarán vetadas.

Las medidas, que llegan justo una semana después de que 191 de los 193 países de la ONU condenaran el bloqueo impuesto por Washington a la isla hace más de medio siglo. Solo EEUU y su socio Israel votaron en contra de la resolución.

El anuncio de las restricciones ocurre, además, en momentos en los que numerosos sectores económicos, académicos y comerciales de Estados Unidos están interesados en ampliar los vínculos con la nación antillana, y cuando encuestas muestran que la mayoría de los norteamericanos favorecen el fin del cerco.

Los hoteles gestionados por Iberostar o Meliá sancionados por las medidas de Trump son   Iberostar Laguna Azul, Iberostar Playa Alameda, Iberostar Ensenachos, Iberostar Playa Pilar, Meliá Buenavista, Meliá Cayo Santa María, Meliá Las Dunas, Sol Cayo Santa María, Sol Rio de Luna y Mares, y Meliá Jardines del Rey.

La actitud de Trump con Cuba contrasta con la firma multimillonaria de acuerdos comerciales con China y Vietnan, una prueba mas de que a EEUU no le importa en absoluto negociar con estados con régimen político comunista.

Lo que está detrás de las últimas decisiones de Trump es la rabia secular que tienen los EEUU, animados por los cubanos anexionistas, residentes en norteamérica, por no haber obtenido el dominio político de Cuba, con el que sueña desde 1898.

A las clases políticas de EEUU nunca les importó el pueblo cubano, al que desprecia manteniendo un bloqueo que le perjudica gravemente. Tan solo ansía tener el dominio de la isla antillana por su estratégica situación geográfica como ha demostrado a lo largo de la historia. Recordemos que hasta en cuatro ocasiones los EEUU intentaron comprar Cuba a España, a lo que siempre se negó el gobierno de Madrid.