Digitalizarse o desaparecer

Digitalizarse para sobrevivir. De la misma forma que la revolución industrial cambió nuestro modo de vida, la revolución digital ha alterado por completo los modelos de negocio y sectores de actividad en todo el mundo. Nos encontramos ante un cambio eminentemente cultural, en el que la tecnología y la innovación son máximas de cumplimiento para las empresas.
Aquellas compañías aún resistentes a la transformación deben tener presente que la introducción de tecnologías digitales en nuestro modelo socioeconómico mejora la eficiencia, aporta flexibilidad y optimiza los recursos. Asimismo, una de las grandes ventajas de la digitalización radica en la eliminación de fronteras físicas, un hecho que afecta de forma directa a las estrategias de internacionalización. El potencial de acceso a nuevos mercados, en tiempo real y con costes menores, está creciendo a ritmos vertiginosos.

En un contexto como este, las empresas han de contemplar la posibilidad, nada ficticia, de digitalizarse o desaparecer. Tal como sostiene Ignacio Pérez Dolset, fundador de Pyro Studios  e Ilion Animation Studios, “especialmente en el ámbito digital, al contrario del físico, los mercados digitales e internacionales no son solo una posibilidad de crecimiento, son una necesidad. Vivimos en una industria global”.

Esta transformación supone por tanto un gran reto para las empresas y en concreto para las pymes, las cuales constituyen el 99% del total en España. Es necesario que afronten el desafío digital a través de un diagnóstico de sus fortalezas y debilidades tecnológicas. Solo así podrán aprovechar al máximo todos los beneficios que acompañan a la revolución digital.

¿Vamos hacia una cuarta revolución industrial?

Para avanzar en esta transformación, España ha impulsado iniciativas como la Industria Conectada 4.0, puesta en marcha por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo. Este nuevo concepto hace referencia a la cuarta revolución industrial, caracterizada por el uso de tecnologías digitales en los procesos de producción. El reto es obtener un modelo de industria inteligente y conectada.

La Industria 4.0 constituye una oportunidad única para mejorar la competitividad de las manufacturas españolas en un mercado globalizado. Resulta necesario que este proyecto se amplíe a todos los sectores de nuestra economía, pues corremos el riesgo de quedar rezagados a escala internacional.

Esta nueva concepción de industria supone la aplicación de tecnologías digitales en toda la cadena de valor del producto: desde el proceso de producción hasta su posterior modelo de negocio. La Industria 4.0 permitirá optimizar los procesos ya existentes y generar innumerables nuevas oportunidades en el sector.

Niveles de impacto de la Industria 4.0 y ejemplos

Ampliar imagen / FUENTE: MINISTERIO DE INDUSTRIA, ENERGÍA Y TURISMO

César Tello, subdirector de Adigital, asociación española de economía digital, así lo sostiene: “La estrategia digital ha de ser el centro del desarrollo económico de cualquier país. Para lograrlo, las instituciones públicas deben dar a esta transformación la importancia que realmente merece”.

¿En qué situación se encuentra la transformación digital en el mundo?

Hoy es posible afirmar que la economía mundial es una economía digital. Sin embargo, “es muy difícil calcular un impacto global, pues la digitalización no es algo que se pueda medir” apunta Tello. “Todas las empresas deben adaptarse y los resultados que obtengan tienen mucho que ver con el proceso de transformación digital”.

Según el Índice de la Economía y la Sociedad Digitales (DESI, en sus siglas en inglés), publicado por la Comisión Europea, cada vez son más los países comunitarios que realizan progresos en cuanto a conectividad, competencias digitales o adaptación de los servicios públicos. El documento -a partir de datos obtenidos en 2015- destaca que nuestro país escala dos posiciones en elranking, pasando del puesto 17 al 15 entre los 28 Estados miembros.

No obstante, la UE aún está lejos de alcanzar a Japón, Estados Unidos o Corea del Sur. Como sostiene Andrus Ansip, vicepresidente responsable del Mercado Único Digital, “todavía son demasiados los Estados miembros que se enfrentan a problemas tales como una falta de cobertura de Internet de alta velocidad o una administración electrónica transfronteriza, así como dificultades en la compra y venta transfronteriza”.

Los diferentes niveles de desarrollo digital en la UE

Ampliar imagen / FUENTE: COMISIÓN EUROPEA. DESI 2016

En un contexto como este, el comercio electrónico es una oportunidad perdida para las pequeñas y medianas empresas. Según señala el DESI, el 65% de los internautas europeos compra en línea, pero solo el 16% de las pymes tiene presencia en mercados on-line, y únicamente el 7,5% de las mismas realiza ventas transfronterizas.

“La situación de la industria digital tiene ganadores y perdedores… El ganador absoluto e incuestionable es Estados Unidos”, confirma Pérez Dolset. “Europa es clarísimamente la derrotada en estos momentos. Tenemos una brecha inmensa y es necesario hacer algo para meternos en la pelea”.

Alcanzar a los líderes mundiales en digitalización requiere que la UE impulse sus competencias digitales. En este propósito juegan un papel clave la financiación y la educación digital, probablemente la mayor desventaja a la que Europa debe hacer frente. Aunque el número de graduados en ciencia, tecnología o matemáticas aumente progresivamente año tras año, actualmente el 45% de los europeos carece de conocimientos informáticos básicos.

¿Cuáles son las barreras para la transformación digital?

La falta de profesionales es uno de los mayores frenos. El potencial que ofrece la digitalización supera nuestra propia capacidad de crecimiento, una necesidad que Pérez Dolset detectó hace tiempo. De ahí surge su proyecto U-tad, Centro Universitario de Tecnología y Arte Digital  “Estamos promoviendo la transformación digital más grande de la historia. Si no lo hace el sistema tendremos que hacerlo nosotros” reafirma el empresario.

Pero la falta de capital humano no es el único obstáculo. “Mucha gente piensa erróneamente que estar en el ámbito digital es poseer una web o montar una tienda on-line” apunta César Tello. “Esta es la punta del iceberg, hay un trabajo muy exhaustivo que tiene sus costes y que necesita de ese conocimiento para que, al final, todos los canales digitales tengan tráfico”.

¿Cómo afecta a la internacionalización de las empresas?

Este desconocimiento también se traslada a la internacionalización empresarial. Abrir nuestros modelos a mercados extranjeros requiere una gran labor de adaptación, ya no solo de productos o servicios, sino de estrategias digitales. Nos encontramos ante nuevas formas de comunicación y marketing a través de redes sociales o incluso buscadores de Internet.

Asimismo, “existe un elemento idiomático que va mucho más allá que traducir una web” añade Tello, “estamos hablando de adaptar tu cultura y tu compañía a la cultura local digital. Este es un entorno muy amplio, muy diverso, y el reto está en conseguir ese conocimiento”. Por ello, es necesario que las empresas reflexionen sobre la necesidad de impulsar una estrategia digital, adecuada a los mercados donde deseen consolidar su presencia en el exterior.

En este aspecto, uno de los principales pilares del programa ICEX Next consiste en las competencias digitales. Un área que debe estar coordinada con la propia estrategia de financiación e internacionalización, ya que ahora, más que nunca, no es posible aplicar la una sin la otra.

¿Digitalizarse o desaparecer?

Sectores tan dispares como la industria, agricultura, sanidad o turismo se han visto afectados por la tendencia digital. Teniendo esto presente, “Digital Enterprise Show”, que se celebrará los días 24 y 26 de mayo de 2016, se convertirá en una cita ineludible tanto para grandes corporaciones como para pymes europeas que deseen unirse a la nueva revolución.

El evento contará además con la participación activa de ICEX, ya que hoy en día es muy difícil abordar mercados foráneos si no es a través de plataformas on-line. Tal como sostiene César Tello, “las compañías utilizan principalmente herramientas digitales para darse a conocer en otros mercados. La transformación de la empresa es una condición para la internacionalización”.

Las pymes aún rezagadas en esta transformación deben tener en cuenta que “quien haga los deberes, tendrá un inmenso potencial de crecimiento, a unos ritmos muy altos”, apunta Pérez Dolset. De lo contrario, es probable que se encuentren ante la encrucijada de digitalizarse o desaparecer.
REBECA DURÁN

VÍDEO. Entrevista a César Tello, subdirector de Adigital

Adigital es una asociación de empresas innovadoras y transformadoras que trabajan por el desarrollo de una economía basada en Internet, el medio digital y las nuevas tecnologías. Tello nos habla sobre el impacto de la digitalización en la internacionalización, así como de la necesidad de superar las barreras digitales para ser partícipes en esta revolución. El impacto de la transformación digital es difícil de medir, pero está claro que nuestra sociedad es más digital que nunca.

VÍDEO. Entrevista a Ignacio Pérez Dolset, fundador y CEO de U-tad, Ilion Animation Studios y Pyro Studios

Desde su dilatada experiencia como empresario en la internacionalización de compañías digitales, Pérez Dolset hace especial hincapié en la necesidad de fomentar el conocimiento y las competencias digitales. De lo contrario, corremos el riesgo de quedar rezagados a escala internacional.

Documentación

La transformación digital de la industria española
Ed. Ministerio de Industria, Energía y Turismo / Gobierno de España, 120 págs., en español.

Social media for internationalization
Ed. Business Innovation Observatory / European Commission, 21 págs., en inglés.

Dividendos digitales. Panorama global
Ed. Informe sobre el desarrollo mundial 2016 / Grupo Banco Mundial, 41 págs., en español.

Publicado en IBERGLOBAL