El próximo 10 de septiembre se conmemora el Día Mundial para la Prevención del Suicidio. Como cada año, el Teléfono de la Esperanza se suma a esta iniciativa con una Campaña dirigida a la población en general, acercándonos así a esta realidad para despojarla del estigma que la rodea (se adjunta como Anexo los actos previstos), bajo el slogan:

YO TAMBIÉN SOY VULNERABLE.

Porque hablamos de prevención, no queremos fijarnos en cifras o en datos. Reducir el sufrimiento, de la naturaleza que sea, es una tarea que nos incumbe a todos. Creemos que, cuando hablamos de prevención del suicidio, es necesario tener en cuenta que todos los seres humanos somos vulnerables, sensibles al sufrimiento psicológico. Las más recientes técnicas psicoterapéuticas, enfatizan la importancia de reconocer el impacto que las experiencias difíciles de la vida tienen en nuestro psiquismo y, la importancia de abordarlas desde su reconocimiento y aceptación como paso previo para el cambio o la transformación.

La literatura científica especializada en la materia, habla de vulnerabilidad en este tema, relacionándola, entre otras circunstancias, con determinadas enfermedades mentales. Sin embargo, los datos estadísticos que manejamos en adolescentes y jóvenes nos indican que, en la mayoría de los casos, dentro de esta población, el deseo de morir surge como respuesta a una crisis vital, sin que haya un trastorno identificado de base. Dentro de la población en general, muchas personas pierden las ganas y el sentido de la vida cuando deben enfrentarse a una situación de dolor emocional intenso, vivido como intolerable y aparentemente interminable.

Porque Yo también soy vulnerable pretende movilizarnos, sensibilizarnos hacia el carácter universal del sufrimiento humano, destacar la importancia de reconocernos vulnerables como paso previo para pedir ayuda, para recibirla y para que suceda, cuando tenga que suceder, el proceso de cambio o transformación. En ocasiones, lo que nos queda es sostener y apoyar al que sufre cuando el impacto de las circunstancias no le permiten actualizar los recursos necesarios para hacerles frente.

Tras esa idea general, la campaña pretende trasladar a la población en general la importancia de trabajar juntos para paliar el sufrimiento psicológico.

  • El que se encuentra en una situación de vulnerabilidad, necesita sobreponerse a la dificultad y superarla, en alguna medida, en el acto de pedir ayuda.
  • El que no se encuentra viviendo un momento de dificultad, necesita superar su individualismo y prestar ayuda.

DATOS DE LA OMS

  • Cerca de 800 000 personas se suicidan cada año.
  • Por cada suicidio, hay muchas más tentativas de suicidio cada año. Entre la población en general, un intento de suicidio no consumado es el factor individual de riesgo más importante.
  • El suicidio es la segunda causa principal de defunción en el grupo etario de 15 a 29 años.
  • El 79% de todos los suicidios se produce en países de ingresos bajos y medianos.
  • La ingestión de plaguicidas, el ahorcamiento y las armas de fuego son algunos de los métodos más comunes de suicidio en todo el mundo.

DATOS DEL INSTITUTO DE ESTADÍSTICA

  • En España se producen 10 suicidios al día.
  • Se comete 1 suicidio cada 2.5 horas.
  • 3 de cada 4 suicidios los cometen los varones.
  • En España fallecen por cada suicidio el doble de personas que por accidentes de tráfico, 11 veces más que por homicidios y 80 veces más que por violencia de género.
  • Los expertos hablan de más de 8.000 personas que intentan quitarse la vida cada año, y que como consecuencia de ello sufren secuelas psíquicas y físicas, siendo una población del alto riesgo.
  • El mayor número de suicidios se producen entre los 40 y los 59 años (40% del total).
  • Casi 1.000 suicidios se producen entre mayores de 70 años.
  • El riesgo de suicidio aumenta con la edad, siendo la mayor tasa en varones de más de 79 años.
  • En edades tempranas, el riesgo de suicidio está en aumento.
  • El ahorcamiento es el método utilizado en casi la mitad de los suicidios por influencia de los varones que lo utilizan en el 52% de los casos.
  • Las mujeres utilizan como método más frecuente saltar desde un lugar elevado (40%)
  • Las mujeres lo intentan 3 veces más que los hombres, pero los hombres lo consuman 3 veces más que las mujeres.
  2017 2016 2015 2014 2013 2012 2011 2010
Muertes por suicidio 3.679 3.569 3.602 3.910 3.870 3.539 3.180 3.158
Hombres 2.718 2.662 2.679 2.938 2828 2725 2.433 2.471
Mujeres 961 907 923 972 1.042 814 747 687

DATOS DEL TELÉFONO DE LA ESPERANZA 

Nacional 2018 2017 2016 2015 2014 2013 2012 2011 2010
Ideas suicidas 2.245 1.597 1237 1.170 1.374 1.257 1.320 1.235 987
Crisis suicidas 434 328 248 275 326 274 315 373 331
Acto suicida en curso 85 49 32 37 45 62 50 119 72
TOTAL 2.765 1.974 1.517 1.482 1.745 1.593 1.685 1.727 1.390

 

Llamadas temática suicida 2018-2010
Hombre 42,23%
Mujer 57,77%

 

Llamadas temática suicida 2018-2010
Adolescente (0-18) 3%
Jóvenes (18-29) 12%
Mediana edad (30-45) 46%
Madurez (46-64) 34%
Tercera edad (+65) 6%

 

Llamadas temática suicida 2018-2010
Duración media de la llamada 28,6 minutos

 

LLAMADAS PREVENCIÓN SUICIDIO NACIONAL

 REIVINDICACIONES DEL TELEFONO DE LA ESPERANZA CON MOTIVO DEL DÍA INTERNACIONAL DE SUICIDIO

El Teléfono de la Esperanza con motivo del Día Internacional Prevención del Suicidio esta quiere trasladar a la opinión pública y al Ministerio de Sanidad algunas propuestas para avanzar en el camino de la prevención:

    • Necesidad de un Plan Nacional de Prevención del Suicidio que genere un marco para la creación de planes autonómicos y dotación presupuestaria para su puesta en marcha y ejecución.
    • Asumir los compromisos propuestos por la OMS: “En el Plan de acción sobre salud mental 2013-2020 los Estados Miembros de la OMS se comprometieron a trabajar para alcanzar la meta mundial de reducir las tasas nacionales de suicidios en un 10% para 2020. Además, la tasa de mortalidad por suicidio es un indicador de la meta 3.4 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible: «De aquí a 2030, reducir en un tercio la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles mediante su prevención y tratamiento, y promover la salud mental y el bienestar».
    • Mejora de la Atención Primaria de salud en referencia a la detección de personas en riesgo.
    • Incrementar la calidad de los servicios de Salud Mental hoy colapsados y con escasos recursos humanos y económicos, al tiempo, que se implementan campañas que aminoren el estigma social que acompaña a la enfermedad mental.
    • Plan de formación para sanitarios, profesionales de la enseñanza trabajadores sociales, personal de los servicios de emergencia y de los cuerpos de seguridad, y trabajadores en el ámbito de tercera edad incorporando la prevención del suicidio a los planes curriculares.
    • Solicitar al INE una mejora sustancial en los estudios estadísticos.
    • Apoyo y escuchar a las organizaciones dedicadas a la prevención y a aquellas que aglutinan a los afectados y sus familias.
    • Compromiso de los medios de información para ofertar una comunicación veraz y preventiva, dando visibilidad al problema y a las estrategias preventivas.
    • Plan de actuación en la Redes Sociales para la detección temprana de riesgo de los más jóvenes.
    • Necesidad de planes específicos de prevención para los Cuerpos de Seguridad del Estado.

El Teléfono de la Esperanza, con sus limitaciones, está trabajando en estas líneas de actuación. Institucionalmente, estamos ejerciendo nuestra capacidad de influencia en orden a la creación de un Plan Nacional de Prevención del Suicidio, en el convencimiento, tras más de 45 años de experiencia, de que el suicidio se puede prevenir y de la necesidad de romper el silencio frente a este grave problema de salud pública.

Por todo ello pedimos a la opinión pública que nos preste su apoyo para solicitar al MINISTERIO DE SANIDAD, CONSUMO Y BIENESTAR SOCIAL LA CREACIÓN Y PUESTA EN MARCHA DE UN PLAN NACIONAL DE PREVENCIÓN DEL SUCIDIO.