Créditos rápidos: una opción a tener en cuenta en tiempos difíciles

Los créditos rápidos se están convirtiendo en una de las formas más populares de obtener préstamos de una manera rápida y sencilla

Hemos visitado distintas webs de empresas que ofrecen esta cómoda forma de financiación. A continuación te presentamos los aspectos más importantes acerca de los créditos rápidos, el producto financiero de moda sobre el que debes estar bien informado.

El auge de los créditos rápidos

También conocidos como microcréditos o micropréstamos, los créditos rápidos fueron aumentando su presencia en el mercado de préstamos personales con gran rapidez, en los años previos a la crisis de 2008.

Contrariamente a lo esperado, bajaron su capitalización durante los primeros años desde el estallido de la burbuja financiera que sacudió el mundo. Sin embargo, en 2014 comenzaron a remontar, siendo a día de hoy una de las opciones preferida por aquellos que requieren liquidez urgente y permitiendo saltarse las excesivas restricciones impuestas por la banca tradicional.

¿Qué es un crédito rápido?

Un crédito rápido es, principalmente, una forma de obtener una cantidad de dinero que oscile entre los 50 y los 1000 euros, de forma casi inmediata y con unos requisitos prácticamente nulos, se puede acceder a cantidades monetarias mayores, pero la mayoría de solicitudes oscilan en la horquilla que hemos dicho, siendo casi inexistentes las condiciones para acceder a uno.

¿Cuáles son los elementos más importantes de un microcrédito?

Inmediatez

Como decíamos, el acceso a estos créditos es casi inmediato, sabiendo el cliente si se le concede el préstamo en un intervalo que va desde menos de 1 minuto en las webs más rápidas, hasta los 15 minutos en las menos ágiles.

La concesión de estos préstamos suele aprobarse de manera tan rápida debido a que las empresas de crédito cuentan con sistemas de verificación automatizados, que procesan, mediante algoritmos ya definidos, si se le concede el crédito al cliente.

Estas corporaciones de crédito rápido utilizan la tecnología para acelerar los procesos y dar mayor servicio al usuario final. Se engloban dentro del Sector Fintech, siendo firmas que utilizan la información y la comunicación para ofrecer servicios financieros de forma más eficaz y menos costosa.

Requisitos nulos

Las empresas que ofertan microcréditos pueden proceder, como indica el nombre del producto, de forma rápida y ágil, debido a que la gran mayoría no requieren que el solicitante tenga nómina ni presente un aval (como por ejemplo bienes propios o terceras personas) elementos que prácticamente siempre son necesarios si nos dirigimos a una entidad bancaria tradicional.

Precisamente es esta una de las causas principales de la bonanza y el crecimiento de este tipo de empresas, ya que desde que estallara la última gran crisis económica, se han impuesto condiciones bastante restrictivas a la hora de obtener créditos en las corporaciones financieras.

Las entidades que ofrecen créditos rápidos normalmente no están sujetas a las regulaciones del Banco de España, ni de otras instituciones financieras, estatales o europeas, haciendo que las condiciones necesarias para la concesión de sus préstamos suelan reducirse en la mayoría de casos a los siguiente requisitos:

  • Número de DNI o NIE en el caso de extranjeros.
  • Teléfono móvil
  • Dirección
  • Número de cuenta
  • Forma recurrente de ingreso de dinero, que puede ir desde una prestación por desempleo a una nómina, pasando por una pensión por jubilación o incapacidad, ingresos como autónomo, etc.
  • Si no se dispone de un ingreso habitual, no debemos preocuparnos, ya que seguimos teniendo la posibilidad de acceder a un crédito rápido.

Para este último caso es importante tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Disponer de un saldo medio en cuenta suficiente para hacer frente a la deuda
  • No tener deudas pendientes muy elevadas. Algunas compañías exigen que el solicitante no tenga ningún tipo de deuda.
  • No tener gastos fijos elevados.

Gratuidad para nuevos clientes

En una gran mayoría de casos se ofrece el primer crédito gratis, es decir, sin cobro de intereses, para los nuevos clientes que se registren. Este primer préstamo suele estar en un máximo de 300 a 500 euros y debe ser devuelto en un plazo de 1 a 62 días, aunque en la mayoría de los casos han de ser amortizados en el tiempo máximo de un mes.

Aspectos importantes a tener en cuenta

Por último, compartiremos detalles que consideramos de vital relevancia antes de solicitar un crédito rápido. Para ello indicaremos algunos consejos que hemos encontrado en el comparador WannaCash.es, una de las empresas más destacadas del sector, y que ha llamado poderosamente nuestra atención:

  • Este tipo de préstamos están pensados para momentos puntuales de falta de liquidez, no para financiarse a largo plazo, pagar otros préstamos, créditos o saldar deudas de juego, por citar algunos ejemplos.
  • Asegúrate de que vas a poder devolver el préstamo. El impago del mismo puede suponer graves consecuencias como gastos adicionales y aparecer en ficheros de solvencia patrimonial, como listas de morosos tipo ASNEF. Aunque no lo creas, el impago es un error bastante habitual.
  • Hay empresas crediticias que conceden sus préstamos rápidos incluso estando en alguna de estas listas de morosos. Recuerda los dos puntos anteriores antes de tomar la decisión final.
  • Antes de confirmar el envío del formulario para la solicitud, sugerimos encarecidamente revisar el coste total del préstamo y el plazo de devolución, además del contrato del prestamista. En caso de no ser localizado, no hay que dudar en contactar con la empresa a través de alguna de las formas que ofrezca su portal. Es fundamental conocer en detalle el contrato que vas a suscribir.