Quiñones indica que Costas sanciona al Ayuntamiento de Santander por “mover arena sin autorización”

La delegada del Gobierno en Cantabria ha acusado al Consistorio de “tratar de confundir a la ciudadanía”

La delegada del Gobierno en Cantabria, Ainoa Quiñones, ha indicado que la Demarcación de Costas en la Comunidad Autónoma ha sancionado al Ayuntamiento de Santander por “mover arena sin autorización” algo que el Consistorio “sabe perfectamente que no puede hacer”.

Quiñones ha lamentado que el Consistorio santanderino gobernado por PP y Ciudadanos “esté tratando de confundir a la ciudadanía” al acusar a Costas de sancionarle por intentar garantizar la seguridad “cuando sabe que la sanción es por actuar sin permiso”.

“¿Qué hace el Ayuntamiento cuando un santanderino hace algo sin permiso o autorización, por ejemplo una obra? Pues le sanciona”, ha explicado la delegada del Gobierno, quien ha señalado que “a la práctica totalidad de los ciudadanos les sorprenderá la cantidad de la sanción interpuesta por Costas al Ayuntamiento”.

“El Ayuntamiento ha incumplido la normativa de Costas y es por esa razón por la que se establece una sanción de 300 euros, que es simplemente testimonial ante un ejercicio de irresponsabilidad al no cumplir las leyes como están obligadas todas las administraciones, quieran hacer lo que quieran hacer”, ha añadido Quiñones.

Además, esa sanción de 300 euros “puede reducirse en un 20% si el Ayuntamiento admite su responsabilidad y otro 20% por pago voluntario” lo cual “evidencia aún más que al equipo de Gobierno en el Consistorio santanderino le importa más la confrontación entre instituciones que trabajar de forma leal y conjunta en beneficio de los intereses de los santanderinos”.

En cualquier caso, la delegada del Gobierno ha indicado que “no me sorprende” la forma de proceder del Ayuntamiento y ha criticado que el equipo de gobierno encabezado por Gema Igual “no pidió autorización a Costas para mover arena en las playas sino que se limitó a remitirle un escrito anunciando que lo iba a hacer, sabiendo de antemano que no podía”.

“Han tratado de confundir a los ciudadanos diciéndoles que iban a redistribuir arena en las playas y, al recibir la contestación de Costas indicándoseles que no podían aunque era algo que ya sabían, salir a los medios de comunicación como si fuesen víctimas de una injusticia”, ha criticado la delegada del Gobierno, que ha insistido en que “Costas solo ha hecho su trabajo: sancionar al que modifica el estado de la playa sin autorización”.

“Aquí nadie desprecia a los santanderinos, nadie hace asumir gastos al Ayuntamiento que no le corresponden ni impone multas por imponer. Se hacen cumplir las leyes como ocurre con cualquier ciudadano o con cualquier administración”, ha apostillado.

Quiñones ha asegurado además que el escrito de Costas al Ayuntamiento  remitido el 1 de julio, solo 24 horas después de recibir el del Consistorio, “era muy claro”.

El escrito indicaba al Ayuntamiento que solo podía hacer “pequeñas actuaciones” para resolver, por ejemplo, descalces en los accesos a los arenales con “pequeños movimientos de arena”, y que cualquier otra actuación de mayor envergadura requiere de “estudios” técnicos y ambientales, así como una reflexión sobre “cómo puede condicionar a la estabilidad futura de la playa en aras a un uso más cómodo en el corto plazo”.

Por ello, la delegada del Gobierno ha indicado que “la sanción al Ayuntamiento de Santander, además de ser de muy pequeña cuantía, es justa porque se actuó a pesar de saber que no podía hacerlo porque carecía de autorización para ello”. Y, sabiendo lo que podía hacer y lo que no, Quiñones ha señalado que el Ayuntamiento “no movió una pequeña cantidad de arena sino 220 metros cúbicos, o lo que es lo mismo 220.000 litros de arena”.

“El Ayuntamiento de Santander sabe perfectamente lo que puede hacer y lo que no en las playas de la ciudad, entonces ¿por qué hace lo que no puede?”, se ha preguntado la delegada del Gobierno, que cree que el Consistorio “solo quiere confrontación política con el Gobierno de España” algo que ha lamentado.