Hemos asistido durante los últimos días a la declaración de Correa. Pero amigos lectores, correas hay muchos. No afirmo esto solo por las declaraciones del Correa pillado.

Hay correas en cada provincia. Existen correas en cada Comunidad Autónoma. Hay correas en cada partido. Eso declaró el Correa al que pillaron.

Lo cierto es que en mis 60 años he conocido a correas locales. Empresarios que aportaban fondos a los partidos en bolsas de basura, en sobres e incluso sin continente, a pelo.pebo. Conocí a todos cuando la financiación, ahora ilegal, de los partidos, era legal en España. De eso no hace mucho.

Que hay y ha habido muchos correas es la principal razón razón de que todos los partidos políticos pasan de puntillas, estos días, sobre las declaraciones del Correa pillado.

¿Todos? Si todos.

Pues hay muchas formas de “apañar” dinero para un partido y obtener financiación. El último partido que llegó ha aportado las “asesorías” en países extranjeros como Irán o Venezuela como nuevas formulas correísticas.

Y es que para llegar al poder todo vale. La administración es una bicoca que le soluciona la vida a muchos mediocres que no saben o pueden vivir como el común de los mortales. La justificación de prestar un servicio a la comunidad es una falacia mas en este entramado, por regla general.

Y digo, por regla general; pues al igual que he conocido a muchos correas, conozco también a varios políticos “de profesión” que son muy honestos y han demostrado en su vida laboral, lejos de la política, que tienen capacidad para administrar y gestionar correctamente y con éxito.

Por desgracia estos políticos acaban “colgando las botas” o apartados de los órganos de decisión de sus partidos. No interesan al mediocre secretario de organización de turno, que ha vivido siempre del partido, por el partido y para el partido. Y nada es sin el partido.

Si, hay muchos correas Muchos empresarios financiadores y beneficiados por los partidos y muchos políticos vividores a costa de los partidos. Esta es la realidad y Correa lo ha puesto de manifiesto de una forma meridiana “mis gestiones nada tenían que ver con mi ideología, eran solo negocios”