Ana Belén Álvarez se ha comprometido a seguir avanzado en la consolidación de los servicios sociales como derechos de ciudadanía, “caminando de forma decidida hacia su universalización” y anuncia un Plan de Empleo Juvenil y nuevos incentivos para la contratación en sectores estratégicos

La consejera de Empleo y Políticas Sociales señala que ya se está trabajando en un Mapa de Servicios Sociales que permita una “planificación racional” de los recursos y en una Ley de Vivienda

La consejera de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno de Cantabria, Ana Belén Álvarez, ha anunciado este viernes en comisión parlamentaria la puesta en marcha de un Plan para la Mejora de la Empleabilidad Juvenil, así como medidas para “recuperar derechos laborales y combatir el abuso de la contratación temporal”, nuevos incentivos al tejido empresarial en sectores estratégicos y una Ley de Vivienda con el consenso de todos los agentes implicados.

Asimismo, ha apuntado que su equipo ya está trabajando en la elaboración de un Mapa de Servicios Sociales que permita una “planificación racional” de los recursos y la “imbricación” de las políticas sociales y las políticas activas de empleo con el objetivo de tratar de “romper el círculo vicioso de la exclusión social” en la que se hayan las personas más vulnerables.

Álvarez, que ha intervenido en el Parlamento para exponer los objetivos de su Consejería en esta legislatura, ha explicado que todas las acciones tendrán como guía “tres principios fundamentales: la concepción del empleo como bien social; la universalización de los servicios sociales como derecho de ciudadanía y la vivienda como fin social y no especulativo”.

Ha incidido, además, en la importancia del Diálogo Social, que constituye, “uno de los activos más importantes en un proceso de consolidación de una sociedad que aspira a una mayor cohesión socioeconómica y territorial”.

De esta forma, Álvarez ha subrayado que apuesta “por un diálogo continuo y permanente” con las organizaciones sociales y empresariales, “que mire siempre por el bien común y el interés general”. En esta misma línea, ha tendido también “la mano” a los grupos de la oposición para trabajar conjuntamente en mejorar la calidad de vida de los cántabros y cántabras.

En materia de Empleo, ha presentado los planes de la Consejería con ocho líneas de actuación que tienen por objeto recuperar derechos laborales. Álvarez se ha comprometido a impulsar medidas que “combatan el abuso de la contratación temporal, las horas de trabajo no remuneradas y el incumplimiento de las condiciones de trabajo pactadas en los convenios colectivos”, intensificando en los planes anuales de objetivos de la Inspección de Trabajo la vigilancia de la normativa laboral.

Ha indicado que “los comportamientos ilícitos de las empresas infractoras perjudican gravemente a las trabajadoras y los trabajadores, pero también a las empresas que cumplen sus obligaciones, que son la enorme mayoría, y a las que las infractoras hacen competencia desleal”.

Igualmente, la titular de Empleo ha enviado un mensaje de apoyo a las empresas “a las que el Gobierno de Cantabria seguirá ayudando en su crecimiento, para que este se traduzca en la generación de empleo estable y de calidad.

A este respecto, Álvarez ha manifestado que se continuará prestando “especial atención” a aquellas personas que tienen mayores dificultades para acceder al mercado de trabajo como son las personas jóvenes, las personas en desempleo de larga duración y las mujeres mayores de 45 años.

Así, ha anunciado un Plan para la Mejora de la Empleabilidad Juvenil, “para que las personas jóvenes trabajen y vivan aquí, y para que perciban Cantabria como un territorio propicio para su desarrollo profesional y personal”. Dicho Plan incluirá, entre otras medidas, un mecanismo que garantice la Garantía Juvenil, “una primera experiencia laboral en aquello en lo que se han formado”, ha apostillado.

Ana Belén Álvarez también ha garantizado que se apoyarán las iniciativas del emprendimiento del trabajador autónomo, con medidas dirigidas tanto a la implantación del negocio, como la consolidación y relevo generacional, y ha anunciado nuevos incentivos en sectores innovadores y de alto potencial.

Nuevo modelo de atención

La consejera ha anunciado la transformación de las actuales oficinas de empleo en una red de centros de empleo que presten servicios de alto valor añadido tanto a personas como a empresas. Se trata de un “nuevo modelo de atención” con personal técnico de orientación que proporcione un servicio personalizado y que cuenten con la figura del “prospector empresarial que asesore a las PYMES”, ha explicado.

También ha anunciado que, desde el Servicio Cántabro de Empleo, se impulsará la implantación de planes de igualdad con medidas dirigidas a “remover los obstáculos” que dificultan la igualdad efectiva de mujeres y hombres en el trabajo. Y, respecto a la formación para el empleo, ha indicado que se continuará apostando por la formación dual a través de las escuelas taller o los talleres de empleo, entre otros.

Asimismo, la consejera ha señalado que desde el Instituto Cántabro de Seguridad y Salud en el Trabajo (ICASS) inculcarán la “cultura preventiva” en la salud y seguridad laboral, realizando campañas específicas e impulsando la formación en materia de prevención de riesgos laborales, todo ello con el objetivo de mejorar las condiciones laborales de los trabajadores y las trabajadoras.

Mapa de Servicios Sociales

La consejera ha manifestado que se dará una clara prioridad a “una política social de calidad, de carácter integral, que proponga la cohesión social y territorial, y la universalización de los derechos”. Así, se ha comprometido a seguir avanzado en la consolidación de los servicios sociales como derechos de ciudadanía, “caminando de forma decidida hacia su universalización”.

Ana Belén Álvarez ha anunciado que se extenderá la red pública de plazas residenciales y de centros de día en base a un Mapa de Servicios Sociales que permita la adecuada planificación de los recursos y garantice la igualdad de los cántabros y las cántabras en el acceso a los servicios sociales.

Las actuaciones de la Consejería, ha señalado, irán dirigidas a la reducción de los tiempos de respuesta en la valoración de la situación de Dependencia y al proceso de asignación de la prestación, así como a fortalecer los servicios de proximidad “para que las personas puedan envejecer en su entorno y de una manera activa”.

Según ha apuntado, uno de los grandes retos de la legislatura será establecer una “conexión directa” entre las políticas sociales y las políticas activas de empleo -“hasta ahora inédita en nuestra Comunidad”- para favorecer que las personas más vulnerables transiten de la protección social pública al mercado de trabajo, evitando su cronificación dentro del sistema. “Este engranaje puede suponer una revolución, un cambio para estas personas”, ha resaltado, al mismo tiempo que ha anunciado que se crearán nuevos incentivos a la contratación de los que estén percibiendo la Renta Social Básica.

Fortalecer los servicios sociales de Atención Primaria, implementar mecanismos de detección precoz de índole social como la soledad, desarrollar la Ley de Discapacidad, fijar un plan de formación continua para los profesionales o ejecutar el Plan Director del CAD de Sierrallana son otros de los compromisos enunciados por la consejera.

Ley de Vivienda

En materia de vivienda, Ana Belén Álvarez ha destacado en su intervención la indiscutible función social que cumple la vivienda, “un elemento vertebrador” desde todos los puntos de vista, social y territorial, de ahí que la misión esencial de la política pública de vivienda en esta legislatura, ha explicado, será facilitar el acceso a una vivienda digna, sostenible, asequible, y accesible a las personas que no pueden disponer de ella en el mercado libre.

Ana Belén Álvarez ha anunciado que su departamento se propone elaborar en esta legislatura una ley de vivienda para Cantabria que regule de forma integral y dé cobertura global a las políticas de vivienda. Ha explicado que para ello se van a reunir con todos los colectivos y agentes sociales, en un proceso de participación que garantice “la mejor de las leyes posibles y el mayor consenso”.

La consejera ha señalado la plena vigencia del Plan de Vivienda 2018-2021, que lleva 8 meses de implantación, y la intención de la Consejería de hacer un evaluación y seguimiento de las medidas puestas en práctica, con el objetivo de modificar aquellas que no respondan a lo previsto e implementar otras nuevas en caso necesario.

Como preocupaciones de su departamento, ha indicado la movilización eficiente de las viviendas vacías, incentivar el alquiler como modo preferente y el incremento del parque público de vivienda en alquiler.

Así mismo se ha propuesto mejorar la calidad del parque edificado en Cantabria con la promoción de la rehabilitación, la renovación y la regeneración urbana, como elemento dinamizador también de los cascos urbanos y zonas rurales, y la eliminación de barreras arquitectónicas y la mejora de la eficiencia energética.

Con relación a la Oficina de Emergencia Habitacional e Intermediación Hipotecaria ha explicado que seguirán apoyando y mejorando los recursos que se destinan a las familias en riesgo de exclusión social.

La consejera también ha explicado que seguirá activo el Observatorio de la Vivienda, como herramienta indispensable para conocer en todo momento la situación del mercado y la situación socioeconómica de la ciudadanía, y poder evaluar correctamente las acciones del Plan de Vivienda