El pasado 13 de julio, la guardia civil montó un dispositivo con una treintena de agentes más propio de la detención de una peligrosa célula terrorista que de una pobre y pacífica familia con dos menores de tres y cinco años.

Gracias a la movilización ciudadana el desahucio fue suspendido, pero a costa de varios  heridos, golpeados, y muchos magullados.

Para denunciar la carga indiscriminada y el uso de una violencia sin ningún sentido ante activistas pacíficos, nos concentraremos ante la Delegación del Gobierno en Cantabria, institución que debería velar por el cumplimiento del estado de derecho.

LA VIVIENDA ES UN DERECHO. ¡¡BASTA DE REPRESIÓN!!
CONCENTRACIÓN VIERNES 17 DE JULIO A LAS 19 HORAS EN DELEGACIÓN DEL GOBIERNO (SANTANDER)