En Fitur 2016 tuve un entrañable reencuentro con Iñaki López. Ahora quiero recordarlo para denunciar, una vez mas, la invasión cultural anglosajona que estamos sufriendo desde la década de los 60 del siglo pasado.

En nuestro encuentro recordamos tiempos pretéritos en Radio Nervión y Telebilbao.

Y es que hace mas de 30 años Iñaki comenzó a hacer radio en Radio Nervión y televisión en aquella primitiva TELEBILBAO, que un grupo de jóvenes estábamos intentando

En nuestro encuentro me habló de una noche. Él estaba haciendo el turno de madrugada en la radio y en el estudio sonó el telefono a las 2 de la mañana… se sobresaltó, mas aún cuando escuchó mi voz.

  • – Buenas noches Antonio ¿que he hecho mal? – asumió directamente Iñaki
  • . ¿Tio has dicho BENY MORR? – le respondí
  • – Claro Antonio eso pone en el disco BENY MORR -Porfió
  • – Iñaki por favor vuelve a leerlo
  • – E Iñaki volvió a leer BENY MORR
  • – Por favor Iñaki, estas presentando al mas grande intérprete cubano de todos los tiempos. Trata de leer, otra vez, en español…
  • ¿BENI MORÉ? – preguntó
  • ¡Hombre, por fín! al final conseguiste aprender a leer en español… no es tan difícil, aunque seas  de Bilbao … jjjjj , si claro, se trata de BENY MORE conel clásico bolerazo COMO FUE…

Y echamos unas risas… al finalizar el tema Iñaki López rectificó en antena…

Lo cierto es que no recordaba la anecdota pero el si la tenía muy presente pues fue la primera «bronca» que su jefe le echó… yo nunca lo tuve como bronca pero ya se sabe que una cosa es lo que tu tratas de comunicar y otra la percepción del receptor… bueno igial si utilicé un tono un poco elevado para las 2 de la madrugada pero es que el tema tenía bemoles…

La invasión anglosajona

En realidad tan solo se trataba de, una muestra mas, de la deformación mental que en nuestros jóvenes, la invasión cultural anglosajona ha producido en nuestra juventud.

Consciente de esa invasión me posicioné siempre en la resistencia. Asumiendo que la guerra sería larga y posiblemente nunca la ganaría. Nunca me importó.

Ahora, 30 años después me siento orgulloso de mi trabajo en la difusión y promoción de nuestra lengua y nuestra cultura.