Con motivo de las circunstancias surgidas recientemente en las prácticas no laborales que se desarrollan en las empresas, para los alumnos de Formación Dual, y que es un sistema que hasta la fecha ha gozado de un muy buen prestigio entre alumnos, institutos de formación y empresas, AEDIPE Cantabria  (Asociación Española para el Desarrollo y Gestión de Personas en el ámbito empresarial), desea poner en conocimiento de la sociedad en general la actuación de las Administraciones Públicas competentes, ya que puede poner en peligro la subsistencia de este importante sistema formativo práctico.

En fechas recientes, y sin información ni explicación previa, la Inspección de Trabajo ha enviado a las empresas unos requerimientos, con el fin de que sean dados de alta en seguridad social los alumnos de Formación Dual que realizan las prácticas en empresas. Además se solicita el alta, con los consiguientes recargos y la supresión de las bonificaciones que la empresa haya generado, con efectos retroactivos desde 2013.

Esta actuación contrasta con los informes jurídicos de la Consejería de Educación del Gobierno de Cantabria en 2011, donde se fijaron las condiciones en relación con las altas en Seguridad Social de estos alumnos. De acuerdo con los requisitos exigidos en esos momentos, estos alumnos cubiertos por el Seguro Escolar de Sanidad, no tenían que estar dados de alta en Seguridad Social, a diferencia de otras prácticas no laborales en donde desde el primer momento se exige su alta en el sistema, extremo que así se efectúa en los casos exigidos.

Las empresas en Cantabria vienen ejerciendo su responsabilidad social empresarial,  esforzándose en colaborar en el proyecto por el que los alumnos de FP completan su formación teórica con unas prácticas muy tuteladas en las empresas. Este sistema ha demostrado en países europeos, con las mismas condiciones que las impuestas en España, un alto grado de eficiencia y de inserción laboral de personas menores de 25 años. El sistema es altamente positivo para todos: Administración – ALUMNOS- Empresas. Todos, a medio y largo plazo salen favorecidos. Los alumnos perciben una beca de la empresa, adquieren experiencia y conocimiento de los ritmos y hábitos de trabajo, y además están cubiertos por el Seguro de Salud Escolar.

Aedipe Cantabria, y quienes la forman, somos conscientes de que una vez incorporados al proyecto de Formación Dual, cada agente, debe de asumir sus respectivas obligaciones y responsabilidades. Así, del alumno se espera involucración y compromiso; de la empresa esfuerzo organizativo, el mejor tutor y el más eficaz funcionamiento en la seguridad y salud para tales personas; y de la Administración, que favorezca el proyecto, lo facilite y, desde luego, que establezca un marco jurídico que, con claridad y transparencia, regule las condiciones para que no se produzcan situaciones de inseguridad jurídica, porque, al final, en todo caso, hablamos de personas.

Los cambios normativos en las regulaciones que organizan las prácticas no laborales en nuestras empresas, deben pivotar sobre conceptos claros y seguros, no sujetos a variaciones por incumplimientos concretos de una empresa. No se  puede elevar a general, lo que es un caso particular, por muy grave que este sea, ni dinamitar un sistema formativo por los incumplimientos puntuales de los requisitos y condiciones que lo protegen. Las Administraciones Públicas poseen los medios sancionadores precisos para castigar conductas irresponsables o abusos normativos.

Ante  esta situación, y los hechos descritos anteriormente, las Empresas se están cuestionando muy seriamente el poder seguir participando en los proyectos de colaboración educativa,  requisito indispensable para que los ALUMNOS obtengan su título académico, cuanto menos en tanto no se ofrezca esa mínima seguridad jurídica demandada. El malestar de los responsables de RRHH en las empresas es tan notorio y fundado que ha propiciado que, por primera vez en su larga trayectoria,  AEDIPE Cantabria salga a la opinión pública con esta nota de prensa.

Desde AEDIPE Cantabria solicitamos que se analice, se valore y se aclaren las razones y los criterios de actuación que dan lugar a los requerimientos, que se haga una ponderación de la situación acorde con los requisitos exigidos por las Administración en cada momento antes de proceder, sin más, a requerir y/o sancionar –y más de forma retroactiva-, y se informe con claridad a las empresas de sus obligaciones y requisitos para el próximo curso en relación con las obligaciones de alta en seguridad social. Estimamos prudente que se  mejoren y se perfeccionen cuantos otros aspectos sobre el tema sean necesarios para dotar a la Formación Dual de un marco de la máxima seguridad jurídica y de credibilidad.

Nuestra Asociación es una firme defensora de este sistema de Formación Dual, que consideramos necesario en un país, y en una Comunidad Autónoma, con tan alto porcentaje de desempleo juvenil.