Concebido como una inversión cultural y turística, el vicepresidente ha destacado que también será un motor económico para los valles pasiegos

El vicepresidente y consejero de Universidades, Igualdad, Cultura y Deporte, Pablo Zuloaga, ha presentado el proyecto del Centro de Arte Rupestre de Cantabria, que se ubicará en Puente Viesgo y contará con una inversión de 4 millones de euros y cuya apertura se prevé para finales de 2022.

Esta partida económica, ha explicado, se verá incrementada con un millón más aproximadamente, que es el presupuesto de licitación del proyecto museístico que acogerá el Centro, cuya convocatoria se ha publicado esta semana.

Sobre el Centro de Arte Rupestre de Cantabria, ha señalado que va a tratar de dar a conocer la riqueza del patrimonio arqueológico de la comunidad autónoma, con 10 cuevas Patrimonio de la Humanidad, seis de ellas abiertas al público, 70 yacimientos de arte rupestre y decenas de yacimientos paleolíticos.

Concebido como una inversión cultural y turística, y como una apuesta del Gobierno regional para convertir a este Centro en un motor económico para los valles pasiegos, Zuloaga ha enmarcado este proyecto dentro de una estrategia cultural junto al futuro Museo de Prehistoria de Cantabria que se presentará a los fondos de recuperación de la Unión Europea.

El vicepresidente también ha indicado que este Centro no debe comprenderse como un nuevo recurso cultural, sino que responde a los objetivos de su departamento, con una superación de la dimensión local de los proyectos, con la creación de espacios de oportunidad, con el impulso de un nuevo modelo de desarrollo sostenible y con el fortalecimiento de Cantabria como destino de referencia para el turismo cultural vinculado al conocimiento del legado arqueológico prehistórico.

Acompañado por el director del Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (MUPAC), Roberto Ontañón, y por los arquitectos Miguel Huelga e Iria de la Peña, del Estudio Sukunfuku, encargado del diseño y redacción del proyecto, Zuloaga ha indicado que este Centro de Arte Rupestre de Cantabria será una referencia internacional para la divulgación del patrimonio de la comunidad autónoma

A la presentación del proyecto también han asistido representantes de los siete municipios con cuevas declaradas Patrimonio de la Humanidad, entre los que se encontraban los alcaldes de San Felices, José Antonio González-Linares; Ramales de la Victoria, César García;, Rionansa, José Miguel Gómez; la teniente alcalde de Santillana del Mar, Pilar Alcorta; y el concejal de Cultura de Camargo, José Salmón.

Socializar el patrimonio del arte rupestre

Por su parte, el director del MUPAC, Roberto Ontañón, ha recordado la génesis de este proyecto del Centro Rupestre de Cantabria, que arrancó en 2008 con la incorporación de 9 cuevas a la lista de Patrimonio de la Humanidad (El Pendo en Camargo; La Garma en Ribamontán al Monte; Chufin en Rionansa; Hornos de la Peña en San Felices de Buelna; El Castillo, Las Monedas, Las Chimenas La Pasiega en el monte Castillo en Puente Viesgo; y Covalanas en Ramales de La Victoria), lista en la que desde 1985 se encontraba la cueva de Altamira.

Sobre el Centro, ha indicado que su objetivo es socializar el patrimonio del arte rupestre existente en la comunidad autónoma para transmitirlo, acercarlo y darlo a conocer a la sociedad.

En cuanto a su contenido, ha explicado que contará con una parte expositiva, que incluirá una exposición permanente en un espacio de 500 metros cuadrados bajo el título ‘Cantabria en el origen del arte’, que dará respuesta a todas las preguntas sobre el arte rupestre y hará referencia a las 10 cuevas de Cantabria Patrimonio de la Humanidad.

También tendrá una parte administrativa que acogerá la nueva sede del Centro de Cuevas Prehistóricas de Cantabria, orientado a la gestión y documentación de las cuevas con arte rupestre abiertas al público.

Diseño del edificio

Los arquitectos Miguel Huelga e Iria de la Peña, del Estudio Sukunfuku, ha sido los encargados de dar a conocer el diseño del proyecto, explicando que se trata de un edificio de nueva construcción ubicado en la ladera nororiental del Monte Castillo, en Puente Viesgo.

Dentro de las premisas que han seguido en su planteamiento arquitectónico del edificio han citado la idoneidad del lugar, la funcionalidad, la articulación y usos de los espacios, la flexibilidad de los elementos y la dotación al Centro de un carácter representativo.

Integrado con el paisaje y adaptado a la topografía del entorno, el edificio se estructura en tres volúmenes con una cubierta única. En su interior quedan diferenciadas la zona administrativa, la zona expositiva y la zona de recepción de visitantes.