Cayla, la muñeca espía, prohibida y quemada en Alemania

La Agencia Federal de Redes ha señalado que no actuará contra los padres porque asume que serán «responsables» y que desactivarán la muñeca. La OCU de España también advirtió de sus «graves» fallos de seguridad.

Un micrófono y una conexión bluetooth convierten un juguete en un instrumento perfecto para espiar .La muñeca Cayla está prohibida en Alemania y se supone que tampoco se vende en España. La OCU advirtió en diciembre de los fallos de seguridad a cuenta de la privacidad. Un equipo de laSexta Noticias ha tardado dos minutos en hacerse con una.

Aunque la venden como una mejor amiga, Cayla se ha convertido en la peor enemiga de la seguridad de los más pequeños.

«Graba todas las conversaciones que se tienen en la intimidad familiar, datos muy significativos que pueden usarse de una manera torticera y pueden causar daño», afirma Ileana Izverniceau, Portavoz de la OCU.

Motivo por el que Alemania, donde la muñeca fue un éxito total de ventas, ha ordenado retirarla del mercado y ha pedido a todos los compradores que sean responsables y que la desactiven inmediatamente y las quemen.

Su micrófono y la conexión bluetooth convierten a este juguete, supuestamente apto para niños y niñas de más de cuatro años, en un posible instrumento de espionaje contrario a la ley y que permitiría a cualquier persona escuchar y grabar la conversación que se mantenga con ella sin necesidad de estar presente.

«Es muy probable que sea una falta de inversión en seguridad o una excesiva prisa por sacarla al mercado con esta funcionalidad», comenta Pablo San Emeterio, CSA en Elevenpaths (Telefónica)

Desde la distribuidora en España aseguran que hace ya un año no trabajan con ella, que se devolvieron porque fue un fracaso y que es prácticamente imposible comprarla. Pero en Internet bastan dos minutos para encontrarla.

En solo unas horas, el equipo de laSexta Noticias consigue tener a Cayla en sus manos, y precisamente, podría haber grabado todo lo que han dicho.

Según la OCU, es un producto que debería estar prohibido en toda Europa, no sólo por las condiciones que te obliga a aceptar, sino porque vulneran dos directivas comunitarias: la de contratos y la de protección de datos

La Agencia Federal de Redes de Alemania ha prohibido en el país la muñeca «Cayla», al considerar que el micrófono y la conexión de bluetooth integrados en el juguete lo convierten en un posible instrumento de espionaje no permitido por la ley. «Objetos que ocultan cámaras o micrófonos y que pueden transmitir datos de forma inadvertida amenazan la esfera privada de las personas», ha manifestado en un comunicado el presidente de la Agencia, Jochen Homann.

La entidad ha pedido a los comercios que retiren la muñeca, pero ha dejado claro que no actuará contra los padres aunque la ley alemana de telecomunicaciones prohíbe la posesión de ese tipo de dispositivos, además de su fabricación y distribución. La Agencia ha especificado que su misión es informar del peligro que supone «Cayla», pero que no ha pedido a las jugueterías ningún dato para identificar a los compradores; asume que los padres serán «responsables» y que desactivarán la muñeca.El problema de «Cayla» radica en su conexión por bluetooth, que permite a cualquier persona escuchar y grabar la conversación que se mantenga con la muñeca sin necesidad de estar presente.

La prohibición se ha hecho pública después de que el diario Saarbrücker Zeitunginformara del caso, impulsado por un estudiante de Derecho de la Universidad del Sarre que envió un informe a la Agencia denunciando que la muñeca violaba la legislación nacional.

El pasado diciembre la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) de Españatambién advirtió de «graves» fallos de seguridad para la privacidad en «Cayla», disponible en jugueterías y en Internet. La OCU se basaba en un estudio realizado por el Consejo de Consumidores Noruego (Forbrukerradet), que detectó «preocupantes fallos en torno a la seguridad y la privacidad de los menores a los que están dirigidos». La Agencia alemana ha explicado que está analizando otros juguetes: «Se trata de proteger a los más débiles de la sociedad», ha recalcado su presidente.

Información extraida de http://www.lasexta.comhttp://www.elmundo.es