A la largo de la Guerra Civil Española, Juan de Borbón intercambió algunas cartas con el general Franco. La primera de ellas hacía precisamente referencia a su intento de unirse a los generales del bando golpista y decía así:

7 de diciembre de 1936.Excmo. Sr. General Don Francisco Franco. Mi respetado general:

En forma tal vez impremeditada, cuando la guerra de España tenía sólo el carácter de una lucha interna, he intentado tomar parte en ella. Aunque me impulsaban sentimientos bien ajenos a la política, comprendo y respeto las razones que entonces movieron a las autoridades a impedir mi incorporación a las tropas. […] Le ruego en todo caso disculpe el que confíe a su corazón de soldado este anhelo mío de servir a España al lado de mis compañeros. Con mis votos más fervientes por que Dios le ayude en la noble empresa de salvar a España, le ruego acepte el testimonio del respeto con que se reitera a sus órdenes y muy afectuosamente e.s.m. Juan de Borbón.

A primeros de abril de 1939, tras entrar en Madrid los vencedores de la contienda, Juan de Borbón escribe a Franco:

Uno mi voz nuevamente a la de tantos españoles para felicitar entusiasta y emocionadamente a V. E. por la liberación de la capital de España. La sangre generosa derramada por su mejor juventud será prenda segura del glorioso porvenir de España, Una, Grande y Libre. ¡Arriba España! Juan de Borbón.
Juan de Borbón, el abuelo del actual rey Felipe VI, apoyaba así el GOLPE DE ESTADO de 1936 que acabó con el modelo de organización del Estado, que los españoles se habían dado libremente en 1931, la REPÚBLICA.
Juan Carlos, hijo mayor de Juan, sería el encargado por el dictador para regir los destinos de España que, desde entonces, se mantiene regida por una Constitución que fue  «tutelada» por el ejercito, la de 1978. Esta Constitución marca el camino de la transición desde la dictadura hacia el régimen tutelado actual
Así las cosas, el orden verdaderamente democrático y constitucional, no volverá a estar avalado por la historia, hasta que futuras generaciones vuelvan a crear aquel Estado aniquilado por las armas y que se organizaba en forma de REPÚBLICA, con vocación FEDERAL Ese será el fin de la llamada transición española.