Por segundo año en puente San Miguel el colectivo Cantabristas celebró un acto politico-festivo para conmemorar el 28 de julio.

En el acto intervino Paulu Lobete que fue precedido de la actuación de la Agrupación Folclórica de Camargo.

El colectivo Cantabristas defiende y apoya:

  • La democracia y la soberanía de Cantabria para que la sociedad cántabra sea protagonista en la toma de decisiones que le afectan. Creemos que Cantabria es un pueblo con unas peculiaridades sociales, económicas y culturales y que, por lo tanto, debería decidir libremente sobre todas las cosas que le afectan sin tener que depender de lo que dicten desde Madrid.
  • Construir una Cantabria desde el respeto a la diversidad funcional, de género, sexual, de etnia o de procedencia. Queremos una Cantabria que avance en el respeto hacia todos los colectivos, valorando y reivindicando la diversidad como aspecto necesario y positivo para nuestra sociedad.
  • La necesidad del movimiento feminista para construir una nueva sociedad en la que exista plena libertad y no haya ningún tipo de discriminación ni violencia contra las mujeres.
  • Los derechos laborales y sociales y los servicios públicos (sanidad, educación, infraestructuras…). Somos una fuerza política nacida para defender los intereses de las clases populares: pensionistas, estudiantes, personas trabajadoras del entorno rural o urbano, desempleadas o autónomas y pequeño comercio; frente a los intereses de la banca y de las grandes empresas que hacen y deshacen según su conveniencia. Apostamos por un modelo de sociedad donde la economía esté al servicio de estas necesidades humanas y de la democracia, y no al revés.
  • El territorio y el medio ambiente. Cantabria cuenta con una biodiversidad, una naturaleza y unos modos de vida que es necesario preservar. Frente a las “políticas del hormigón” de los partidos tradicionales, Cantabristas busca representar a esa mayoría social que quiere preservar el medioambiente de manera consecuente.
  • Promover nuestra cultura popular, así como de nuestro patrimonio en todos sus ámbitos: cultural, artístico, lingüístico, etc. Queremos una Cantabria en la que vivir nuestras manifestaciones culturales sea la norma y no la excepción y donde nuestro patrimonio se valore como merece.