El uso del cannabis terapéutico -desde los medicamentos basados en THC hasta los basados en CBD, como el aceite de CBD– cada vez tiene más adeptos tanto entre los médicos como entre los pacientes, aunque sigue siendo un tema peliagudo debido a sus implicaciones legales y a los tópicos que arrastra y que lastran casi cualquier iniciativa que vaya en dirección a la normalización del consumo.

Los derivados de la marihuana medicinal no pueden encontrarse en farmacias, o debidamente envasadas y recetadas, por lo que los enfermos que deciden tratarse se ven abocados a un mundo de legislación dudosa lleno de inconcreción y sin garantías.

Por eso urge tanto una solución, y enfermos de cáncer o fibromialgia, dos de las dolencias que más recurren a esta alternativas, reclaman una regulación.

Helena  y Antonio, enfermos que se tratan con marihuana, acuden a clubes cannábicos de Aragón (inscritos como asociaciones) donde pueden encontrar la cantidad que necesitan.

El Código Verde, asociación ubicada en Zaragoza, es uno de estos clubes pero específicamente terapéutico. Allí, el paciente debe tener un diagnóstico “susceptible de ser tratado con cannabis” explica Mario de los Santos, uno de los fundadores, que también afirma que “(…) son 3 casos en los que no hay duda de que funciona: para el dolor neuropático, para el insomnio y como elemento paliativo en la quimioterapia”. A estos se suma el tratamiento para migrañas, con bastante literatura al respecto de su eficacia pero sin demostración clínica por ahora.

Así, cuando llega un nuevo paciente a la asociación, los dos médicos que colaboran con El Código Verde proponen una dosificación para cada caso, e incluso han creado una app para que los usuarios puedan indicar de forma telemática su evolución en base a una serie de indicadores. A todos les interesa una recogida de datos fiables que pueda ayudar a legalizar una situación que ya existe y no da motivos de alarma, pero también los involucrados son conscientes de que juegan con fuego ya que recomendar claramente marihuana podría acarrear la pérdida de licencia de los médicos.

Por ello, se ha solicitado en la Comisión Mixta para el Estudio del Problema de las Drogas una ponencia sobre el cannabis y su posible regulación desde la pura evidencia científica. La información sobre el cannabis es esencial en este camino hacia la legalización y la apertura de mentes.