Buruaga pide a Revilla que diga alto y claro si va a respaldar el cambalache presupuestario de Sánchez con los separatistas y Bildu

Advierte de que el Presupuesto de 2021 puede ser la voladura definitiva del papeluco

Ve irrenunciable que los presupuestos recojan al menos 44 millones para Valdecilla y todos los proyectos de infraestructuras pendientes

La presidenta del Partido Popular, María José Sáenz de Buruaga, ha pedido hoy a Miguel Ángel Revilla que diga alto y claro si está dispuesto a respaldar con su voto un acuerdo presupuestario de Pedro Sánchez con los separatistas y Bildu, porque hasta ahora su silencio sobre ese cambalache está siendo atronador.

“Tiene que decir alto y claro a los cántabros si las líneas rojas del PRC a la investidura de Sánchez son ahora un semáforo en verde, si todo vale, si ya no hay escrúpulos y puede respaldar alegremente un acuerdo presupuestario del PSOE y Podemos con separatistas y Bildu a costa de España”, ha dicho.

La dirigente popular ha hecho estas afirmaciones en una rueda de prensa en la que lamentado que Sánchez no haya presentado el proyecto de ley en el Congreso, porque es signo de la profunda inestabilidad política del país, al tiempo que ha mostrado su preocupación por el modo espera en el que permanece Miguel Ángel Revilla ante una negociación a puerta cerrada que ya ha empezado.

Según la presidenta del PP, que Revilla esté parado es preocupante puesto que las prioridades de Sánchez están muy lejos de Cantabria y si es por Pedro Sánchez, a Cantabria no llega nada. “Y no llega nada, ha añadido, porque hasta ahora ni el acuerdo de coalición ni la presencia de los regionalistas en las Cortes ha servido para nada”.

Después de recordar los incumplimientos de Pedro Sánchez con Cantabria y su larga lista de agresiones a la comunidad, la presidente ha advertido de que o las cosas cambian mucho o lo tenemos crudísimo.

“Tan crudo que vamos a tener que tragar no solo con los separatistas y los indultos del procés, sino también con la voladura definitiva del papeluco”, ha añadido Buruaga, quien ha hecho hincapié en que es obvio que lo de Revilla con Sánchez está fracasado porque el papeluco es papel mojado desde el minuto uno.

PROYECTOS IRRENUNCIABLES PARA EL PP

La presidenta ha advertido de que para el Partido Popular es irrenunciable que los Presupuestos Generales del Estado recojan todos los proyectos de infraestructuras que son una deuda pendiente con esta tierra: el  AVE a Reinosa, la duplicación de la vía Santander-Torrelavega y la mejora de las cercanías; el Desfiladero de la Hermida, el tercer carril de la A-67 y de la A-8 desde Laredo- Bilbao, el Puerto de los Tornos y la Variante de la Nestosa o la autovía Aguilar-Burgos.

Además, ha reclamado la implicación del Gobierno de la Nación en un plan de reindustrialización del Besaya, así como en la financiación de infraestructuras culturales de la envergadura del MUPAC y el Museo Reina Sofía.

También es irrenunciable la financiación de Valdecilla si no es con los 66 millones que hasta la fecha el Estado debe a Cantabria, al menos con 44 y no con los 22 que promete  el  diputado del PSOE, Pedro Casares, según Buruaga, convertido en los últimos tiempos en un hombre anuncio.

Buruaga ha afirmado que el PP está deseando ver para creer, porque nada se puede esperar de un Gobierno socialista que no ha puesto un solo euro para el hospital, que siempre que ha gobernado ha cerrado el grifo a Valdecilla.

Y ha recordado que toda la financiación de los presupuestos para Valdecilla, también la partida de 22 millones de 2018 de la que los socialistas presumen, ha sido consignada por un Gobierno del Partido Popular, que ha destinado al hospital 285 millones frente a cero del PSOE.

La presidenta ha advertido de que el PP tampoco apoyará un presupuesto que suba los impuestos o recorte los beneficios fiscales a los ciudadanos, las cotizaciones sociales a los autónomos ni congele el sueldo a los funcionarios o las pensiones a nuestros pensionistas.

Según Buruaga, Revilla cuenta con el apoyo del Partido Popular para exigir todas estas partidas a Pedro Sánchez, un presidente que ya no tiene excusas posibles toda vez que se ha suspendido la aplicación de las reglas fiscales de 2020 y 2021, lo que permitirá a todas las administraciones públicas un margen mucho más amplio para movilizar sus recursos.

Pero para la presidenta del PP, hay algo que está por encima de todos estos proyectos, mucho más importante que un tres o dos, y que la negociación de estos presupuestos está poniendo en jaque: el modelo de país, el régimen constitucional y la unidad y la integridad de España y del Estado de las autonomías, también de la de Cantabria.

Según ha recordado, en siete días, el Gobierno ha pactado acercar presos etarras y tramitar indultos a presos independentistas, ha impedido al Rey ir a Cataluña y tres de sus ministros atacan a la monarquía y Sánchez se calla y deja que se diluyan los pilares del Estado.

Con estos argumentos, ha pedido a Revilla que diga qué va a hacer el PRC, si va a renunciar a sus principios para sumarse a este cambalache con los enemigos de España; si va a seguir entregado y sometido al Partido Socialista hasta el extremo de que aquellas exigencias y aquellas líneas rojas que justificaron su ruptura con Sánchez han dejado de tener valor.

Y le ha dicho que no vaya entregado a esas negociaciones presupuestarias; que no regale su apoyo al Gobierno defraudando su compromiso con los cántabros y que utilice su condición de coaligado para defender, además de los intereses de Cantabria, los fundamentos de nuestro sistema democrático, la unidad de España y la igualdad entre los españoles.