La presienta del PP dice que lo único que tiene claro el Gobierno es subir los impuestos a los cántabros y congelar los gastos reales

La presidenta del PP de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, ha afirmado hoy que los continuos bandazos en materia educativa y cultural son la demostración de que el Gobierno de Revilla y el PSOE no sabe qué hacer con Cantabria ni tiene proyecto de región, porque lo que un día es estupendo y positivo, al otro se descarta como malo y hay que hacer todo lo contrario.

Buruaga se ha referido así a los cambios de criterio sobre el calendario escolar y la ubicación del MUPAC, unos bandazos que, en su opinión, también revelan que en Cantabria no se gobierna pensando en los ciudadanos y a favor de los ciudadanos, sino siempre en contra de alguien, en este caso, un antecesor en el cargo.

“Lo único que tiene claro este gobierno es subir los impuestos a los cántabros y recortar los gastos reales, ya que la ejecución del presupuesto a noviembre de 2017 muestra que, en comparación con el primer noviembre de la legislatura y descontando la inflación, los ingresos han subido espectacularmente y los gastos son incluso un poco menores, lo que significa que han reducido el déficit a costa de sacar más dinero al contribuyente y cercenar el conjunto del gasto real, sobre todo las inversiones productivas”, ha dicho.

La presidenta del PP ha subrayado que si el Gobierno de Revilla y el PSOE hubieran preguntado a las familias antes de imponer el calendario escolar no tendría ahora que hacer el papelón de lanzar una encuesta a través de Yedra para pulsar la opinión de madres y padres.

“Se ha cambiado el calendario todos los años y ahora se intenta salvar la cara a la hora de dar marcha atrás enfrentando a familias con docentes y generando una crispación donde nunca la hubo en Cantabria”, ha reprochado al Gobierno la dirigente popular.

Además, ha criticado “el baile de sedes del MUPAC, primero por toda Cantabria y ahora por todo Santander, agitando frívolamente a los ayuntamientos y provocando tramitaciones administrativas que luego resultan inútiles y sin sentido, porque se cambia de criterio”.

“Todavía no he oído del presidente de Cantabria, que dice ser regionalista, ni una palabra sobre dónde y por qué cree él que es mejor instalar el MUPAC, que guarda algunos de los principales tesoros de la prehistoria cántabra, de importancia internacional”, ha dicho.

Según Buruaga, lo mismo que no sabe qué hacer con la educación, el Gobierno tampoco tiene objetivos culturales de legislatura. “El modo en que está dejando pasar cuatro años no tramitando expedientes, sino enredando con ellos, no tiene precedentes en cualquier época anterior de la autonomía, incluso en la anterior etapa de esta coalición”, ha añadido.

La presidenta del PP ha hecho hincapié en que Cantabria está viviendo una de las épocas menos fructíferas de la autonomía, con un gobierno sin dirección y una estrategia equivocada de anunciar inversiones que luego no se hacen y de subir impuestos que es una de las causantes de que la comunidad esté a la cola de España en crecimiento económico y empleo.

“Este es el balance del caos de socialistas y regionalistas y sus aliados parlamentarios sucesivos: el empobrecimiento global de la sociedad cántabra, que cada vez se aleja más de la renta por habitante media de España”, ha concluido