En cualquier portal de Cantabria, cualquier día, durante las campañas electorales, este es el aspecto que nos podemos encontrar, cada día, junto a los buzones, cosa que no habla bien de los habitantes del mismo pues bien podrían recogerse la propaganda y sobres electorales, subirlos cada uno a su domicilio para luego, utilizarlo o tirarlo a la basura, pero la realidad es la que muestra la fotografía tomada en un portal de la calle Vargas

Todo el trabajo que realizan los militantes de los partidos en las sedes electorales, rellenando sobres y distribuyendo papeletas, según el censo es completamente baldío. Este tipo de acciones están totalmente desfasados y debería de sancionarse por la ley electoral. Cada partido tiene sus papeletas en los colegios electorales y los ciudadanos somos ya mayoritarios para elegir sin estas practicas invasivas.

Ademas esta distribución indiscriminada de buzoneo atenta contra las decisiones de las comunidades de vecinos que han colocado en la calle receptáculos para folletos y demás propaganda no dirigida a los vecinos con el nombre y la dirección correcta y personalizada.

Cómplices de los partidos, en estas estrategias, son las agencias de publicidad que aconsejan estos anti diluvianos y contaminantes métodos

Pero lo verdaderamente deleznable es que en definitiva este gasto excesivo y absurdo de papel lo pagamos los ciudadanos a través de las subvenciones que estamos obligados a dar por voto obtenido.

¿Llegará el día en que los partidos se den cuenta de estas desfasadas estrategias y respeten a los votantes y sus viviendas?